El Go­bierno pi­de res­pe­to a los ac­tos ju­di­cia­les pe­se a sus con­se­cuen­cias

El Eje­cu­ti­vo ad­mi­te que en­car­ce­lar a sus lí­de­res pue­de alen­tar al so­be­ra­nis­mo

La Vanguardia - - POLÍTICA - Ma­drid CAR­MEN DEL RIE­GO

El Go­bierno es cons­cien­te de que el en­car­ce­la­mien­to de los ex­miem­bros del Go­vern ha pro­vo­ca­do una sa­cu­di­da en el mun­do in­de­pen­den­tis­ta. Y es cons­cien­te tam­bién de que en esa de­ci­sión de la juez Car­men La­me­la el in­de­pen­den­tis­mo ha en­con­tra­do un nue­vo mo­ti­vo pa­ra rear­mar­se tras el mal pa­so pro­vo­ca­do por el des­man­te­la­mien­to del eje­cu­ti­vo ca­ta­lán, la hui­da de Car­les Puig­de­mont a Bél­gi­ca y la fal­ta de res­pues­ta ins­ti­tu­cio­nal a to­dos esos acon­te­ci­mien­tos.

El Go­bierno de Ma­riano Ra­joy es cons­cien­te de ello y, aun­que to­da­vía fal­ta pa­ra la ce­le­bra­ción de las elec­cio­nes –el 21 de di­ciem­bre–, re­co­no­ce que la si­tua­ción po­lí­ti­ca en Ca­ta­lun­ya es muy volátil.

Sin em­bar­go, cree que las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les, la del jue­ves tam­bién, hay que res­pe­tar­las. Lo de­jó cla­ro el mi­nis­tro por­ta­voz, Íñi­go Mén­dez de Vi­go, que no se sa­lió ayer del guion mar­ca­do el día an­te­rior des­de el Go­bierno: “Res­pe­ta­mos y aca­ta­mos las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les. El Go­bierno siem­pre las res­pe­ta­rá y las aca­ta­rá. Las con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas que pue­da te­ner las ig­no­ro –afir­mó el mi­nis­tro– pe­ro siem­pre se­re­mos res­pe­tuo­sos”.

El Eje­cu­ti­vo tra­ta de qui­tar­se de en­ci­ma la res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca en la que pue­de in­cu­rrir si, en esas elec­cio­nes que ha con­vo­ca­do en vir­tud del ar­tícu­lo 155, el in­de­pen­den­tis­mo sa­le re­for­za­do tras el en­car­ce­la­mien­to de los ex­con­se­llers. “Hay se­pa­ra­ción de po­de­res”, pun­tua­li­za­ba Mén­dez de Vi­go en la rue­da de pren­sa del Con­se­jo de Mi­nis­tros, “lo que se de­ci­de en el ám­bi­to de la Jus­ti­cia escapa al ám­bi­to del Go­bierno”.

El Eje­cu­ti­vo re­cuer­da que su úni­ca res­pon­sa­bi­li­dad de­be ser ase­gu­rar la ce­le­bra­ción de las elec­cio­nes del día 21 con ple­nas ga­ran­tías. To­do lo con­tra­rio, en opinión del Go­bierno, de lo que ocu­rrió con el re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre. “Aquí sí ha­brá ur­nas, pa­pe­le­tas, tar­je­tas cen­sa­les, cen­so, una jun­ta elec­to­ral, el con­trol de­mo­crá­ti­co ha­bi­tual, un recuento ofi­cial, ri­gu­ro­so y transparente y con pro­cla­ma­ción de re­sul­ta­dos por par­te de la jun­ta elec­to­ral”.

Unas elec­cio­nes, re­cor­dó Mén­dez de Vi­go, a las que, “mien­tras no ha­ya sen­ten­cia fir­me in­clu­so los en­car­ce­la­dos pue­den pre­sen­tar­se”. To­do con un fin, que el Eje­cu­ti­vo la con­si­de­ra su prin­ci­pal res­pon­sa­bi­li­dad “que con es­tas elec­cio­nes se acabe la eta­pa de ines­ta­bi­li­dad y de­te­rio­ro de la con­vi­ven­cia”. Se­rá por lo que el Eje­cu­ti­vo tra­ba­ja­rá. “Lo que el Go­bierno es­pe­ra de esas elec­cio­nes es “es­ta­bi­li­dad, se­gu­ri­dad y cer­te­za”.

Tras las nu­me­ro­sas ci­tas elec­to­ra­les a las que han si­do lla­ma­dos a las ur­nas los ca­ta­la­nes en los úl­ti­mos años –no só­lo elec­cio­nes ca­ta­la­nas, sino ge­ne­ra­les, eu­ro­peas “y dos con­sul­tas ile­ga­les”, di­jo Mén­dez de Vi­go– “es­tas elec­cio­nes de­ben ser­vir pa­ra dar a Ca­ta­lun­ya esa es­ta­bi­li­dad que ne­ce­si­ta, “y evi­tar las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas” que es­tá pa­de­cien­do la co­mu­ni­dad y que el Go­bierno se en­car­gó de sub­ra­yar tras el de­ba­te en el Con­se­jo de Mi­nis­tros de un in­for­me.

La mi­nis­tra Fá­ti­ma Bá­ñez, al ex­pli­car al Con­se­jo de Mi­nis­tros los da­tos de pa­ro que se hi­cie­ron pú­bli­cos ayer, hi­zo es­pe­cial hin­ca­pié en los de Ca­ta­lun­ya. Por ejem­plo, en cuan­to a afi­lia­ción a la Se­gu­ri­dad So­cial, a par­tir del 10 de oc­tu­bre, mien­tras en el res­to de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas au­men­ta­ba mu­cho –pu­so co­mo ejem­plo 40.000 en Ma­drid y 38.000 per­so­nas en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na–, en Ca­ta­lun­ya só­lo subía en 1.700. El in­cre­men­to del pa­ro, de 1.828 per­so­nas en Va­len­cia, se dis­pa­ró en Ca­ta­lun­ya has­ta al­can­zar los 14.698 tra­ba­ja­do­res.

El im­pac­to del 1 de oc­tu­bre en el tu­ris­mo fue otro ele­men­to des­ta­ca­do por el Go­bierno en su ba­lan­ce. Sub­ra­yó que la ocu­pa­ción ho­te­le­ra ha ba­ja­do de ma­ne­ra preo­cu­pan­te. Co­mo ejem­plo, el puen­te del Pi­lar, cuan­do Ca­ta­lun­ya fue la ter­ce­ra co­mu­ni­dad au­tó­no­ma con me­nos ocu­pa­ción, y en la Cos­ta Bra­va só­lo lle­gó al 77%, mien­tras que lo ha­bi­tual era del 99%, y eso, sub­ra­yó el mi­nis­tro por­ta­voz, pe­se a la ba­ja­da de pre­cios pa­ra tra­tar de atraer a más clien­tes.

Con to­dos esos da­tos, el mi­nis­tro lo tie­ne cla­ro: “Las elec­cio­nes tie­nen que ser un pun­to fi­nal y abrir un pro­ce­so de es­ta­bi­li­dad, se­gu­ri­dad y re­cu­pe­ra­ción”.

El Go­bierno, en el Con­se­jo de Mi­nis­tros or­di­na­rio de ayer, de­ci­dió in­ter­po­ner cin­co re­cur­sos de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad a le­yes de dos co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Tres de ellos con­tra le­yes ca­ta­la­nas y el res­to de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na.

El Ga­bi­ne­te de Ra­joy fi­ja co­mo ob­je­ti­vo de las elec­cio­nes abrir una eta­pa de re­cu­pe­ra­ción, es­ta­bi­li­dad y se­gu­ri­dad

La Mon­cloa sub­ra­ya los ma­los da­tos eco­nó­mi­cos en tu­ris­mo y pa­ro des­de el re­fe­rén­dum del 1-O

CHE­MA MO­YA / EFE

Mén­dez de Vi­go, ayer tras la reunión del Con­se­jo de Mi­nis­tros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.