Diez man­da­mien­tos pa­ra una cri­sis

–y al­gu­nos con­se­llers—es­tu­vie­sen en la cár­cel o en el go­bierno.

La Vanguardia - - POLÍTICA - Fer­nan­do Óne­ga

El diag­nós­ti­co es de má­xi­ma gra­ve­dad. No hay otra for­ma de ca­li­fi­car el te­rre­mo­to pro­vo­ca­do por las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les del jue­ves. No ha­bía­mos vis­to nun­ca en de­mo­cra­cia un au­to de pri­sión tan du­ra­men­te re­ci­bi­do, tan cruel­men­te cri­ti­ca­do ni tan des­pia­da­da­men­te lan­za­do al com­ba­te po­lí­ti­co. Si has­ta aho­ra la con­tien­da se li­bra­ba en el te­rreno del en­fren­ta­mien­to ideo­ló­gi­co en­tre so­be­ra­nis­tas y unio­nis­tas, a pe­sar del ex­ce­so de en­co­mien­das de so­lu­ción a los jue­ces, aho­ra el se­pa­ra­tis­mo apro­ve­cha el mo­men­to pa­ra iden­ti­fi­car jus­ti­cia con re­pre­sión. Unos lo ha­cen por­que se con­si­de­ran víc­ti­mas de la le­gis­la­ción apli­ca­da. Otros, por sim­ple, hu­ma­na y, por tan­to, sa­gra­da so­li­da­ri­dad.

El analista ex­terno y dis­tan­te tie­ne un ojo en el Có­di­go Pe­nal y el otro en la reali­dad so­cial. El có­di­go le di­ce: pon­te, es­cri­bi­dor, en la piel de la juez Car­men La­me­la: si tie­ne an­te sí a un gru­po de que­re­lla­dos que lle­van años vul­ne­ran­do la Cons­ti­tu­ción, in­cum­plien­do le­yes del Es­ta­do, crean­do una le­gis­la­ción pa­ra­le­la, des­obe­de­cien­do a los tribunales, ¿qué de­be ha­cer su se­ño­ría? ¿Mi­rar pa­ra otro la­do? No le pi­dáis eso a nin­gún juez del mun­do. El Es­ta­do de de­re­cho con­sis­te en el im­pe­rio de la ley con ga­ran­tía de jui­cio jus­to y de­re­cho de de­fen­sa.

Pon­te aho­ra, es­cri­tor, en la piel de quie­nes se sien­ten tan he­ri­dos por la pri­sión de sus lí­de­res, llá­men­se Jun­que­ras, Tu­rull o Puig­de­mont. Se com­pren­de su in­dig­na­ción. Se com­pren­de su so­li­da­ri­dad. Y se com­pren­den to­das sus de­nun­cias. La cues­tión del mo­men­to es si se po­dría lle­gar a un equi­li­brio que se­re­ne –no ha­blo de eli­mi­nar—ese cli­ma de aver­sión. Só­lo se me ocu­rre ela­bo­rar un de­cá­lo­go que di­ce así:

Pri­mer man­da­mien­to. Pien­sa que la jus­ti­cia es­pa­ño­la, si tie­ne al­gu­na cua­li­dad, es la de ser ga­ran­tis­ta. Y eso qui­zá no eli­mi­ne, pe­ro re­du­ce drás­ti­ca­men­te la po­si­bi­li­dad de re­so­lu­cio­nes ca­pri­cho­sas o ideo­ló­gi­cas.

Se­gun­do man­da­mien­to. Es muy ten­ta­dor y efec­tis­ta ha­blar de pre­sos po­lí­ti­cos. No los hay. Aun­que re­sul­te po­co ori­gi­nal re­cor­dar­lo, só­lo exis­ten po­lí­ti­cos pre­sos.

Ter­cer man­da­mien­to. Si la juez se ha ex­ce­di­do, lo que hi­zo no es una sen­ten­cia. Quien vea una in­jus­ti­cia en su au­to lo pue­de re­cu­rrir.

Cuar­to man­da­mien­to. El au­to de pri­sión es do­lo­ro­so pa­ra to­dos, pe­ro no im­po­ne la in­ha­bi­li­ta­ción, que nun­ca pue­de ser una me­di­da cau­te­lar. Los pre­sos de hoy pue­den ser can­di­da­tos ma­ña­na y dipu­tados a par­tir del 21-D.

Quin­to man­da­mien­to. Pien­sen es­to úl­ti­mo los ma­gis­tra­dos del Su­pre­mo y la Au­dien­cia Na­cio­nal. Se­ría un es­pec­tácu­lo que una vein­te­na de miem­bros del Par­la­ment

Sex­to man­da­mien­to. Cui­den los po­lí­ti­cos sus pa­la­bras. Cal­cu­len el da­ño que le ha­cen a es­te país si ba­san sus dis­cur­sos en de­nun­ciar ale­gre­men­te, por ejem­plo, que en Es­pa­ña se “en­car­ce­la a los opo­si­to­res”. Eso no es ver­dad, se­ñor Pablo Igle­sias, y us­ted lo sa­be por su pro­pia ex­pe­rien­cia de opo­nen­te al Go­bierno y al sis­te­ma.

Sép­ti­mo man­da­mien­to. Tén­ga­se la ama­bi­li­dad de repartir las cul­pas de la cri­sis de for­ma equi­ta­ti­va. El Es­ta­do, su Go­bierno, la jus­ti­cia y otras ins­ti­tu­cio­nes pue­den ser ma­lí­si­mas, no lo dis­cu­to. Pe­ro al­gu­na cul­pa de­ben de te­ner quie­nes han pro­vo­ca­do es­te in­cen­dio con la vul­ne­ra­ción de las le­yes.

Oc­ta­vo man­da­mien­to. No es cier­to que en Es­pa­ña se per­si­gan las ideas. Jun­que­ras lle­va to­da su vi­da pro­pug­nan­do la in­de­pen­den­cia y nin­gún fis­cal se querelló por eso. Si hoy es­tá en la cár­cel, no es por ser re­pu­bli­cano ni in­de­pen­den­tis­ta.

No­veno man­da­mien­to. No va­le acep­tar la jus­ti­cia cuan­do re­suel­ve a fa­vor y de­ni­grar­la cuan­do re­suel­ve en con­tra. Es­to es vá­li­do pa­ra es­te ca­so y pa­ra los re­cur­sos al Su­pre­mo y al Cons­ti­tu­cio­nal.

Dé­ci­mo man­da­mien­to. Cui­da­do con quie­nes apro­ve­chan el con­flic­to con fi­nes elec­to­ra­les, lo cual es inevi­ta­ble. Y cui­da­do, so­bre to­do, con quie­nes lo apro­ve­chan pa­ra su pro­pó­si­to de li­qui­dar lo que lla­man ré­gi­men del 78. Di­na­mi­tar el pi­lar fun­da­men­tal del Es­ta­do de de­re­cho se­ría un avan­ce his­tó­ri­co pa­ra ellos, pe­ro un desas­tre pa­ra el país.

CON­SE­JO GE­NE­RAL DEL PO­DER JU­DI­CIAL

La juez Car­men La­me­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.