So­le­dad in­ter­na­cio­nal

La Vanguardia - - POLÍTICA - Fran­cesc Gra­nell

Es­ta­mos vi­vien­do mo­men­tos muy in­ten­sos tras la apro­ba­ción de las le­yes del Re­fe­rén­dum y de Tran­si­to­rie­dad de 6 y 7 de sep­tiem­bre, tras los con­tro­ver­ti­dos su­ce­sos del 1 de oc­tu­bre, tras la se­mi­de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia del 27 de oc­tu­bre y tras el tras­la­do de se­des so­cia­les fue­ra de Ca­ta­lun­ya pa­ra evi­tar la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. To­do ello se ha agra­va­do con la hui­da de Car­les Puig­de­mont y va­rios con­se­llers a Bru­se­las tra­tan­do de in­ter­na­cio­na­li­zar el con­flic­to.

La Ge­ne­ra­li­tat es­tá in­ter­ve­ni­da por la apli­ca­ción del ar­ticu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción y, co­mo siem­pre, la ca­lle es­tá mo­vi­li­za­da por la ANC y Òm­nium por unas su­pues­tas per­se­cu­cio­nes ju­di­cia­les irres­pon­sa­bles de la Fis­ca­lía, del Tri­bu­nal Su­pre­mo y la Au­dien­cia Na­cio­nal. Asi­mis­mo bue­na par­te del in­de­pen­den­tis­mo ve mal que el Go­bierno ha­ya con­vo­ca­do pa­ra el 21 de di­ciem­bre elec­cio­nes en cla­ve au­to­nó­mi­ca y no ba­jo el ré­gi­men de su re­pú­bli­ca ca­ta­la­na in­de­pen­dien­te.

Aquí no voy a co­men­tar, sin em­bar­go, to­da es­ta pro­ble­má­ti­ca po­lí­ti­ca y ju­di­cial que es­tá so­bre la me­sa ni tam­po­co la gra­ve pér­di­da de pe­so de Ca­ta­lun­ya res­pec­to a Ma­drid por el tras­la­do de se­des so­cia­les de em­pre­sas ca­ta­la­nas. Aquí voy a cen­trar­me en la so­le­dad in­ter­na­cio­nal y fal­ta de re­co­no­ci­mien­to ex­te­rior al pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta. Es una cues­tión que fui el pri­me­ro en po­ner so­bre el ta­pe­te en sep­tiem­bre del 2013 y que se me cri­ti­có des­de círcu­los in­de­pen­den­tis­tas, pues el Go­vern de­cía que la UE y el mun­do abri­rían los bra­zos a la nue­va Ca­ta­lun­ya.

En es­tas úl­ti­mas se­ma­nas ha que­da­do muy cla­ro que la pre­ten­di­da re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te ca­ta­la­na no se­ría miem­bro de la UE ni se­ría re­co­no­ci­da por nin­gún país ni por las Na­cio­nes Uni­das. La idea de una Ca­ta­lun­ya re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te o “nue­vo es­ta­do de Eu­ro­pa” pre­ten­di­da por la Ge­ne­ra­li­dad –a tra­vés del una su­pues­ta in­ter­na­cio­na­li­za­ción del con­flic­to en­tre Ma­drid y Bar­ce­lo­na me­dian­te com­pli­ci­da­des in­ter­na­cio­na­les– no ha exis­ti­do más que en el ima­gi­na­rio se­pa­ra­tis­ta. La so­le­dad in­ter­na­cio­nal del pro­yec­to in­de­pen­den­tis­ta es ab­so­lu­ta pe­se a los es­fuer­zos des­ple­ga­dos por el aho­ra di­suel­to Di­plo­cat pa­ra bus­car apo­yos ex­ter­nos.

Es­te pre­ten­di­do apo­yo in­ter­na­cio­nal fue una de las men­ti­ras –jun­to al no cos­te eco­nó­mi­co de la in­de­pen­den­cia– ar­gu­men­ta­das por los se­pa­ra­tis­tas pa­ra con­se­guir adic­tos ha­cia el se­pa­ra­tis­mo. Se lle­gó a de­cir que “Eu­ro­pa y el mun­do nos es­pe­ran con los bra­zos abier­tos” fren­te a la opre­sión de un Go­bierno es­pa­ñol su­pues­ta­men­te fran­quis­ta y no de­mo­crá­ti­co.

Con­fir­ma­da la so­le­dad in­ter­na­cio­nal del pro­ce­so lo im­por­tan­te a par­tir de aquí, y con vis­tas a las elec­cio­nes del 21 de di­ciem­bre, es que no se pro­duz­can so­bre­sal­tos ju­di­cia­les ni men­ti­ras in­to­xi­ca­do­ras del elec­to­ra­do y, por otra par­te, que el mun­do, los ca­ta­la­nes y el res­to de los es­pa­ño­les vea­mos cau­ces y so­lu­cio­nes in­ter­nas pa­ra la in­ser­ción de Ca­ta­lun­ya en el con­tex­to de Es­pa­ña que no con­sis­tan ni en la in­de­pen­den­cia ni en el has­ta aho­ra po­co motivador in­mo­vi­lis­mo po­lí­ti­co.

El pre­ten­di­do apo­yo ex­te­rior fue una de las men­ti­ras del se­pa­ra­tis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.