So­bre to­do, re­lax

La Vanguardia - - POLÍTICA -

En Má­la­ga hay po­lé­mi­ca por­que una ma­dre se que­ja de que la es­cue­la de Fuen­gi­ro­la a la que acu­de su hi­jo vi­si­ta­rá El Cor­te In­glés con los alum­nos. Es­tu­dia ahí su hi­jo y se pre­gun­ta si ir a un cen­tro co­mer­cial es una ac­ti­vi­dad ra­zo­na­ble si es­ta­mos a me­nos de dos me­ses de Na­vi­dad. Con­si­de­ra que se tra­ta de pu­ro con­su­mis­mo y mar­ke­ting.

El di­rec­tor del cen­tro edu­ca­ti­vo y la Con­se­je­ría de Edu­ca­ción de la Jun­ta de An­da­lu­cía le di­cen que es una ac­ti­vi­dad ha­bi­tual des­de ha­ce años y que lle­va por tí­tu­lo “Vi­si­to el cen­tro co­mer­cial”. No son los gran­des al­ma­ce­nes los que in­vi­tan al co­le­gio, sino que es el co­le­gio el que va por ini­cia­ti­va pro­pia, igual que van otras ins­ti­tu­cio­nes. Es una vi­si­ta for­ma­ti­va; otras ve­ces vi­si­tan ca­de­nas de ali­men­ta­ción pa­ra que los ni­ños apren­dan el va­lor de las co­sas. Se­gún la so­li­ci­tud de au­to­ri­za­ción que el co­le­gio ha en­via­do a los pa­dres, en es­ta vi­si­ta, que ten­drá lu­gar el pró­xi­mo miér­co­les, ha­brá: “De­sa­yuno en la ca­fe­te­ría, ta­ller de es­cri­tu­ra y vi­si­ta a di­fe­ren­tes de­par­ta­men­tos: elec­tró­ni­ca, ju­gue­te­ría, et­cé­te­ra”.

Am­plia­dos, los mo­ti­vos de la que­ja de la ma­dre: “No me pa­re­ce una ex­cur­sión edu­ca­ti­va ni di­ver­ti­da. Cual­quier fa­mi­lia que re­si­da en Fuen­gi­ro­la co­no­ce El

Con fran­que­za, las vi­si­tas es­co­la­res a mu­seos y mo­nu­men­tos es­tán so­bre­va­lo­ra­das

Cor­te In­glés y no creo que sus ins­ta­la­cio­nes sean un mu­seo pa­ra ir de ex­cur­sión. Me pa­re­ce pu­ro con­su­mis­mo y mar­ke­ting, co­sa de la que me nie­go to­tal­men­te a ha­cer par­tí­ci­pe a mi hi­jo de seis años ha­bien­do mu­chos si­tios bo­ni­tos por vi­si­tar. Pro­cu­ro in­cul­car­le va­lo­res en la vi­da”.

Tie­ne to­do el de­re­cho del mun­do a opo­ner­se. Pe­ro unos al­ma­ce­nes son dig­nos de una vi­si­ta de alum­nos. ¿Qué “si­tios bo­ni­tos” pre­fe­ri­ría? ¿Una mon­ta­ña, un mo­nu­men­to, un mu­seo? Ob­ser­va­do con ojos ana­lí­ti­cos, un cen­tro co­mer­cial es in­tere­san­tí­si­mo. Jo­sep M. Es­pi­nàs pu­bli­có un mon­tón de li­bros so­bre los lu­ga­res que vi­si­ta­ba: el Prio­rat, la Se­ga­rra, Mur­cia, el Alt Maes­trat, Ex­tre­ma­du­ra, el Ma­ta­rran­ya, el País Vas­co, An­da­lu­cía, Ara­gón, la Cos­ta da Mor­te... En­ton­ces, en 1993 de re­pen­te nos sor­pren­dió con un li­bro –Viat­ge pels grans ma­gat­zems– don­de re­la­ta­ba lo que ha­bía vis­to en El Cor­te In­glés de la pla­za Ca­ta­lun­ya, du­ran­te los días que fue co­mo de ex­cur­sión: la vi­da que se cue­ce, los de­par­ta­men­tos, los ven­de­do­res, los com­pra­do­res... A mí, el co­le­gio nun­ca me lle­vó al Se­pu de la Ram­bla. Cuan­do voy a una ciu­dad, lo pri­me­ro que ha­go –an­tes de vi­si­tar mu­seos o “si­tios bo­ni­tos”– es en­trar en al­ma­ce­nes y sú­pers. Se apren­den mu­chas co­sas, in­clu­so aho­ra... Cuan­do vi­ví un tiem­po en Nue­va York, el Red Apple de la Sép­ti­ma Ave­ni­da, que en­ton­ces era una no­ve­dad, se con­vir­tió en mi Gug­gen­heim. Su­pon­go que ya de­be de ha­ber ce­rra­do; el Red Apple quie­ro de­cir, no el Gug­gen­heim. A ver si un día cie­rran El Cor­te In­glés y el ni­ño re­pro­cha a su ma­dre no ha­ber­lo co­no­ci­do bien, co­mo no co­no­cí yo los Al­ma­ce­nes Ca­pi­tol –an­tes Al­ma­ce­nes Ale­ma­nes– de la ca­lle Pe­lai. Los ce­rra­ron y aho­ra no pue­do com­pa­rar­los con los al­ma­ce­nes ac­tua­les. Só­lo sé, por los anun­cios que pu­bli­ca­ban en La Van­guar­dia, que ven­dían con­so­la­do­res con el eu­fe­mis­mo de re­la­jan­tes mus­cu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.