La caí­da del co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo

La Vanguardia - - POLÍTICA -

EL co­mi­sa­rio ju­bi­la­do Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo fue de­te­ni­do ayer por or­den de la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción co­mo pre­sun­to ce­re­bro de una red de blan­queo de ca­pi­ta­les e in­mi­gra­ción ile­gal, jun­to a otro ve­te­rano agen­te, el co­mi­sa­rio Sa­la­man­ca, an­ti­guo res­pon­sa­ble de la co­mi­sa­ría del ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas. La lla­ma­da ope­ra­ción Tán­dem, una in­ves­ti­ga­ción de la uni­dad de asun­tos in­ter­nos de la Po­li­cía, co­no­ci­da vul­gar­men­te co­mo la “po­li­cía de la po­li­cía”, su­po­ne en la prác­ti­ca el fi­nal de tra­yec­to de un po­li­cía sui gé­ne­ris al que se re­la­cio­na con ope­ra­cio­nes tur­bias de la de­no­mi­na­da “po­li­cía po­lí­ti­ca” pa­ra des­acre­di­tar a per­so­na­li­da­des re­le­van­tes, en­tre ellas el juez Bal­ta­sar Gar­zón, di­ri­gen­tes de Po­de­mos o ape­lli­dos na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes co­mo los Pu­jol Fe­rru­so­la o los del exal­cal­de de Bar­ce­lo­na Xa­vier Trias. Va­rios de los in­for­mes en es­ta lí­nea de ac­tua­ción han re­sul­ta­do muy po­co fia­bles o di­rec­ta­men­te fal­sos.

Con­vie­ne re­cor­dar que Jo­sé Vi­lla­re­jo, de 65 años, tie­ne otros dos pro­ce­sos en cur­so: su pre­sun­ta re­la­ción con gra­ba­cio­nes a po­li­cías y agen­tes del CNI pa­ra fa­vo­re­cer al pe­que­ño Ni­co­lás, y la su­pues­ta agre­sión con ar­ma blan­ca de la doc­to­ra Eli­sa Pin­to, re­la­cio­na­da con un al­to eje­cu­ti­vo ma­dri­le­ño. No es­tá mal pa­ra un fun­cio­na­rio po­li­cial que gus­ta de­fi­nir­se co­mo “un agen­te en­cu­bier­to” que ha pa­sa­do las úl­ti­mas tres dé­ca­das ba­jo el pa­ra­guas de la di­rec­ción ge­ne­ral de la Po­li­cía.

La de­ten­ción de Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo, con la de­bi­da pru­den­cia a la es­pe­ra de que la jus­ti­cia si­ga su cur­so, se pres­ta a va­rias in­ter­pre­ta­cio­nes, al­gu­nas pro­pias de la bo­te­lla me­dio lle­na o me­dio va­cía. El co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo man­tu­vo una “gue­rra in­ter­na” con el has­ta ha­ce po­co co­mi­sa­rio y res­pon­sa­ble de la uni­dad de asun­tos in­ter­nos, Mar­ce­lino Mar­tín Blas, con quien ha­bía co­la­bo­ra­do an­te­rior­men­te en al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes po­lé­mi­cas co­mo la lla­ma­da ope­ra­ción Ca­ta­lun­ya. Es­ta ene­mis­tad al­can­zó pro­por­cio­nes alar­man­tes pa­ra el pres­ti­gio del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. Más bien tar­de que pron­to, ha vuel­to el or­den a un de­par­ta­men­to cla­ve de la Ad­mi­nis­tra­ción. La ope­ra­ción Tán­dem de­ja en evi­den­cia el gra­do de im­pu­ni­dad con que se mo­vía Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo, un co­mi­sa­rio cu­yo pa­tri­mo­nio ron­da los 25 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún un in­for­me de la ci­ta­da “po­li­cía po­li­cial”.

Los cuer­pos po­li­cia­les del Es­ta­do es­tán obli­ga­dos a res­pe­tar la ley, pe­ro tam­bién la lí­nea ro­ja de la de­cen­cia, ayer, hoy y siem­pre. Es una bue­na no­ti­cia que ha­ya si­do la pro­pia po­li­cía la que apor­te a la jus­ti­cia ma­te­rial su­fi­cien­te pa­ra de­te­ner a un co­mi­sa­rio au­tó­no­mo (y no pre­ci­sa­men­te en el me­jor de los sen­ti­dos).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.