Frac­tu­ras

La Vanguardia - - OPINIÓN - Ma­nuel Cas­tells

El pro­yec­to in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­lán no ha ter­mi­na­do. La in­ter­ven­ción de la au­to­no­mía y el en­car­ce­la­mien­to del Go­vern por or­den ju­di­cial han pro­fun­di­za­do y agra­va­do la frac­tu­ra del país. Y las pers­pec­ti­vas de so­lu­ción po­lí­ti­ca, me­dian­te unas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas el 21 de di­ciem­bre, no pa­re­cen re­sol­ver la cues­tión pen­dien­te: la ubi­ca­ción de Ca­ta­lun­ya en el Es­ta­do es­pa­ñol y en el con­tex­to eu­ro­peo. El úl­ti­mo ba­ró­me­tro del Cen­tre d’Es­tu­dis d’Opi­nió se­ña­la un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo del apo­yo a la in­de­pen­den­cia. La en­cues­ta, rea­li­za­da tras el 1 de oc­tu­bre y la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia, mues­tra un 47,8% a fa­vor de la in­de­pen­den­cia y un 43,2% en con­tra. Si­gue ha­bien­do una di­vi­sión dra­má­ti­ca en la so­cie­dad ca­ta­la­na, pe­ro aho­ra, tras las ac­cio­nes del Go­bierno y las gran­des ma­ni­fes­ta­cio­nes uni­ta­rias, se acen­túa el apo­yo a la se­ce­sión. Aun­que no su­pera el 50%, es­te re­sul­ta­do mues­tra que sin un diá­lo­go y un pac­to no ha­brá so­lu­ción es­ta­ble de la cues­tión ca­ta­la­na. Por­que los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas de di­ciem­bre que pre­vén di­ver­sas en­cues­tas pa­re­cen con­fir­mar la ac­tual com­po­si­ción del Par­la­ment. Es de­cir, los par­ti­dos so­be­ra­nis­tas vol­ve­rían a ob­te­ner la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Con el aña­di­do de que Ca­ta­lun­ya en Co­mú, que en­tra­rá en li­za por pri­me­ra vez, aun man­te­nien­do su dis­tan­cia con res­pec­to a la in­de­pen­den­cia, pro­po­ne un fren­te co­mún ca­ta­la­nis­ta re­su­ci­tan­do la reivin­di­ca­ción his­tó­ri­ca de “lli­ber­tat, am­nis­tia i Es­ta­tut d’au­to­no­mia”.

Por tan­to, el fu­tu­ro Par­la­ment ten­dría una im­por­tan­te ma­yo­ría en fa­vor de un re­fe­rén­dum le­gal. En con­tras­te con una opo­si­ción par­la­men­ta­ria po­si­ble­men­te li­de­ra­da por un Ciu­da­da­nos en­va­len­to­na­do y más con­tra­rio que nun­ca al diá­lo­go en­tre dos na­cio­na­lis­mos, el ca­ta­lán y el es­pa­ñol. La frac­tu­ra se con­so­li­da­ría y la con­vi­ven­cia se ha­ría ca­da vez más di­fí­cil, tan­to en Ca­ta­lun­ya co­mo en Es­pa­ña. Es más, el au­to­exi­lio del pre­si­dent Puig­de­mont en Bru­se­las, equi­pa­rán­do­se sim­bó­li­ca­men­te a Ta­rra­de­llas, ha in­cre­men­ta­do la in­ter­na­cio­na­li­za­ción del con­flic­to, por más que la Unión Eu­ro­pea ha­ya apo­ya­do a Es­pa­ña. No hay más que exa­mi­nar la opinión pu­bli­ca­da en el mun­do pa­ra cons­ta­tar que la no­ti­cia si­gue aca­pa­ran­do la aten­ción y que ade­más se aso­cia la cri­sis ca­ta­la­na con otras con­tien­das ci­vi­les en Eu­ro­pa o in­clu­so con el ima­gi­na­rio de nues­tra Gue­rra Ci­vil. La in­cul­pa­ción por re­be­lión de los di­ri­gen­tes na­cio­na­lis­tas, in­clu­yen­do la de Puig­de­mont en re­bel­día, in­ten­si­fi­ca­rá la per­cep­ción de re­pre­sión en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal.

Ca­da pa­so en la re­pre­sión, ca­da ac­to de re­sis­ten­cia, en­san­chan el abis­mo que se es­tá crean­do, ha­cien­do aún más di­fí­cil el fu­tu­ro pa­ra to­dos, cual­quie­ra que sea el desen­la­ce. Un desen­la­ce que aún no se per­ci­be en el ho­ri­zon­te. Pe­ro lo que ya se ob­ser­va es la mul­ti­pli­ca­ción de frac­tu­ras po­lí­ti­cas y so­cia­les. Se ex­tien­den las frac­tu­ras por to­do el sis­te­ma po­lí­ti­co. Por­que en to­da si­tua­ción de en­fren­ta­mien­to, se re­fuer­zan las po­si­cio­nes ex­tre­mas y se de­bi­li­tan los par­ti­da­rios del diá­lo­go.

Así, Ciu­da­da­nos po­dría be­ne­fi­ciar­se de su ul­tra­na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol, mien­tras que el so­be­ra­nis­mo ra­di­cal se car­ga de ra­zón, ha­cien­do más di­fí­cil el ten­der puen­tes en­tre los con­ten­dien­tes. Pe­ro la frac­tu­ra más sig­ni­fi­ca­ti­va es la di­vi­sión en­tre PSOE y Po­de­mos, que abor­ta el prin­ci­pio de una es­tra­te­gia co­mún de las dos iz­quier­das que hu­bie­se po­di­do des­pla­zar a Ra­joy con el apo­yo del PNV y los par­ti­dos ca­ta­la­nes. Ra­joy ha ac­ti­va­do há­bil­men­te el na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol de una par­te del PSOE con­tra un Pedro Sán­chez que ha­bía acep­ta­do la plu­ri­na­cio­na­li­dad del Es­ta­do es­pa­ñol. Ra­joy ha ob­te­ni­do el apo­yo de Sán­chez a cam­bio de una fu­tu­ra re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal con­tro­la­da por la ma­yo­ría del PP en el Se­na­do. Pe­ro los tiem­pos se ace­le­ran. La in­ten­si­fi­ca­ción de la re­pre­sión ju­di­cial em­pie­za a frac­tu­rar tam­bién al PSC, en par­ti­cu­lar en el ám­bi­to mu­ni­ci­pal, y agra­va las ten­sio­nes en­tre so­cia­lis­tas ca­ta­la­nes y an­da­lu­ces.

Po­de­mos, por su par­te, se en­cuen­tra con­fron­ta­do a di­vi­sio­nes in­ter­nas en­tre una di­rec­ción de Po­dem que se si­túa en la ór­bi­ta del in­de­pen­den­tis­mo y la re­sis­ten­cia prag­má­ti­ca de al­gu­nos re­fe­ren­tes de Po­de­mos a man­te­ner el apo­yo de prin­ci­pio al de­re­cho a de­ci­dir. Pre­ci­sa­men­te

Nos he­mos ro­to, y la cul­pa es de to­dos por­que no nos cree­mos otra de­mo­cra­cia

que la que nos con­vie­ne

por su cohe­ren­cia ideo­ló­gi­ca, pro­po­nien­do a la vez el de­re­cho de­mo­crá­ti­co a un re­fe­rén­dum le­gal y ar­gu­men­tan­do con­tra la in­de­pen­den­cia, Po­de­mos po­dría pa­gar un al­to pre­cio elec­to­ral en el con­jun­to de Es­pa­ña, al no ser en­ten­di­do ni por unos ni por otros.

La mo­vi­li­za­ción po­pu­lar con­tra el en­car­ce­la­mien­to de los di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas sus­ci­ta­rá pro­ba­ble­men­te una re­pre­sión po­li­cial de ma­yor al­can­ce a la prac­ti­ca­da has­ta aho­ra, en la me­di­da en que se ex­tien­da la desobe­dien­cia ci­vil y las ocu­pa­cio­nes pa­cí­fi­cas de es­pa­cios pú­bli­cos. La As­sem­blea de Cà­rrecs Elec­tes se­rá con­fron­ta­da a su vez por ac­cio­nes de la Fis­ca­lía y en al­gún su­pues­to la in­ter­ven­ción de las ins­ti­tu­cio­nes ca­ta­la­nas po­dría ex­ten­der­se al ám­bi­to mu­ni­ci­pal. Y co­mo las elec­cio­nes de di­ciem­bre re­pro­du­ci­rán una ma­yo­ría en fa­vor del re­fe­rén­dum, el ar­tícu­lo 155 se­gui­ría im­pe­ran­do, se­gún re­cla­ma el PP ca­ta­lán. Es­ta­ría­mos así an­te un blo­queo ins­ti­tu­cio­nal per­ma­nen­te mien­tras no ha­ya un pac­to de Es­ta­do, sin in­ti­mi­da­ción, en­tre to­das las par­tes.

Pe­ro aún más gra­ves son las frac­tu­ras que se es­tán pro­du­cien­do en­tre las per­so­nas, en Ca­ta­lun­ya y en­tre Ca­ta­lun­ya y Es­pa­ña. To­dos co­no­ce­mos amis­ta­des, fa­mi­lias y re­la­cio­nes ro­tas por la di­vi­so­ria crea­da en­tre unos y otros. No se pu­do dia­lo­gar y no se qui­so dia­lo­gar. Y al mo­vi­li­zar a la po­bla­ción en am­bos sen­ti­dos, al ha­cer de las per­te­nen­cias de Es­ta­do una cues­tión exis­ten­cial, se per­dió la ca­pa­ci­dad de con­vi­ven­cia. Ya no se tra­ta de iden­ti­fi­car cul­pa­bles por­que lo que im­por­ta es el re­sul­ta­do. Ni Ca­ta­lun­ya es in­de­pen­dien­te ni Es­pa­ña pue­de se­guir co­mo an­tes, co­mo si no hu­bie­ra pa­sa­do na­da, ni la eco­no­mía pue­de sal­var­se de una pér­di­da de in­ver­sión y con­fian­za, ni las per­so­nas pue­den vol­ver a re­la­cio­nar­se más allá de sus di­fe­ren­cias. Nos he­mos ro­to. Y la cul­pa es de to­dos por­que no nos cree­mos otra de­mo­cra­cia que la que nos con­vie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.