El re­la­tor

La Vanguardia - - OPINIÓN -

Me gus­tó la me­tá­fo­ra de Brunet so­bre el au­to de la juez y la en­tra­da en pri­sión del Go­vern. “Los após­ta­tas se­pa­ra­tis­tas no be­sa­ron el cru­ci­fi­jo”, de­cía, ex­pli­can­do que la pri­sión res­pon­día a la ló­gi­ca ju­rí­di­ca, pe­ro más a la ló­gi­ca po­lí­ti­ca. Y des­de esa ló­gi­ca, los con­se­llers en­tra­ban en pri­sión, no tan­to por sus pe­ca­dos ca­pi­ta­les, co­mo por no ha­ber­se en­men­da­do, ni arre­pen­ti­do, ni pos­tra­do an­te el po­der su­pre­mo. Es de­cir, cas­ti­go y ven­gan­za por osar ame­na­zar a la idea bí­bli­ca de la uni­dad pa­tria. Lo del mar­ti­llo de Thor ca­yen­do so­bre las fuer­zas os­cu­ras, al uso de la mo­da ci­ne­ma­to­grá­fi­ca.

En es­te pun­to, se es­cu­cha el rui­do de fon­do… que la jus­ti­cia es in­de­pen­dien­te, que, si han co­me­ti­do de­li­to, et­cé­te­ra. Bueno, sí, pe­ro con la abu­si­va acu­mu­la­ción de irre­gu­la­ri­da­des, ace­le­ra­cio­nes, exa­ge­ra­cio­nes y un es­cri­to de la Fis­ca­lía que, se­gún los en­ten­di­dos, se­rá es­tu­dia­do, pa­ra mal, en las fa­cul­ta­des de De­re­cho, lo de in­de­pen­dien­te lo de­ja­mos pa­ra otro día. “Una que­re­lla y un au­to in­fa­mes”, ha es­cri­to el ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal Ja­vier Pé­rez Royo, y otros ju­ris­tas, des­de Que­ralt has­ta los abo­ga­dos

Es in­só­li­to que ca­da ac­ción con­tra el in­de­pen­den­tis­mo ten­ga co­mo fun­ción ex­ci­tar­lo y for­ta­le­cer­lo

de los que­re­lla­dos, se han echa­do las ma­nos a la ca­be­za. El pe­rio­dis­ta Car­los En­ri­que Ba­yo ha ido más allá en un ar­tícu­lo don­de re­vi­sa los “10 agu­je­ros ne­gros” de la cau­sa y re­ma­cha: “Si la jus­ti­cia eu­ro­pea re­vi­sa las ac­tua­cio­nes de Ma­za y La­me­la con­tra el Go­vern y el Par­la­ment, a Es­pa­ña se le cae el pe­lo”. No se tra­ta só­lo de que sea una abe­rra­ción de la po­lí­ti­ca in­ten­tar re­sol­ver por la vía pe­nal un pro­ble­ma po­lí­ti­co. Es que, ade­más, pa­re­ce que han ne­ce­si­ta­do una abe­rra­ción ju­rí­di­ca pa­ra per­pe­trar­lo. Po­co, pues, de lo que pa­sa ju­di­cial­men­te des­de que em­pe­zó el pro­ce­so tie­ne que ver con la in­de­pen­den­cia ju­di­cial y mu­cho con la pre­sión po­lí­ti­ca so­bre la su­so­di­cha. ¿Có­mo es el exi­to­so tuit de @Pa­bloMM?: “7 días pa­ra me­ter a la mi­tad del Go­vern en pri­sión. 8 años y con­tan­do pa­ra ave­ri­guar quién es ese ‘M. Ra­joy’ de la ca­ja B. de Bár­ce­nas”. Pues eso.

Pe­ro si fue­ra así, ¿quién es­cri­be el re­la­to? Por­que es in­só­li­to que ca­da ac­ción con­tra el in­de­pen­den­tis­mo ten­ga co­mo fun­ción ex­ci­tar­lo y for­ta­le­cer­lo, con tal pre­ci­sión que pa­re­cen agen­tes in­fil­tra­dos del Go­vern. Ca­da vez que el Es­ta­do da sig­nos de do­mi­nio de la si­tua­ción y no­quea al so­be­ra­nis­mo, le en­vía un de­ta­lle, en for­ma de re­pre­sión bru­tal, que lo vuel­ve a re­for­zar. Por ejem­plo, pa­re­cía que ha­bían en­con­tra­do la sa­li­da elec­to­ral, com­bi­na­da con el 155, y que las aguas se cal­ma­ban, y lle­ga Ma­za, da el ma­za­zo vía La­me­la, y la ga­so­li­na avi­va la ho­gue­ra. O en la Mon­cloa hay más de un re­la­tor, y el pri­me­ro no sa­be lo que ha­ce el se­gun­do, co­mo aque­llo de la mano de Ra­joy, o el se­gun­do le ha­ce la ca­ma al pri­me­ro, o am­bos es­tán en un lío. En to­do ca­so, al­go es­tá cla­ro: re­pri­mir, cas­ti­gar y ven­gar son ver­bos que do­mi­nan a la per­fec­ción. Pe­ro ni uno de ellos sa­be có­mo se con­ju­ga el ver­bo so­lu­cio­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.