Una jus­ti­cia per­fec­ta

La Vanguardia - - OPINIÓN -

Ca­da vez se oye a más gen­te di­cien­do que el sis­te­ma ju­di­cial en Es­pa­ña no fun­cio­na del to­do bien. A raíz de la en­car­ce­la­ción de va­rios miem­bros del Go­bierno ca­ta­lán, es­ta afir­ma­ción ca­da vez es­tá más en bo­ca de to­dos. Pe­ro es que el sis­te­ma ju­di­cial en es­te país fun­cio­na a la per­fec­ción: se apli­can las le­yes a los de­lin­cuen­tes. Pa­ra eso sir­ve la jus­ti­cia en pri­me­ra ins­tan­cia.

Lo que real­men­te pa­sa en nues­tro sis­te­ma ju­di­cial es que fun­cio­na a la per­fec­ción, pe­ro só­lo pa­ra unos po­cos in­tere­sa­dos. Ana Ma­to tar­dó años en ser ci­ta­da a de­cla­rar por la Gür­tel, mien­tras que pa­ra ci­tar al pre­si­dent Puig­de­mont han he­cho fal­ta só­lo 40 días. Es­tá cla­ro que aquí hay al­go que cuan­do in­tere­sa, fun­cio­na a la per­fec­ción.

Só­lo que­da pre­gun­tar­nos si es­ta jus­ti­cia tan per­fec­ta que te­ne­mos real­men­te ha­ce bien su tra­ba­jo, que no es otro que im­par­tir jus­ti­cia.

ADRIÀ CA­LEN­DA­RIO

El Prat de Llo­bre­gat

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.