A pri­sión

La Vanguardia - - OPINIÓN -

Des­pués de con­vo­car un re­fe­rén­dum ile­gal, des­pués de pro­cla­mar la DUI, des­pués de in­cum­plir va­rios artículos de la Cons­ti­tu­ción, des­pués de des­obe­de­cer y sal­tar­se a la to­re­ra ór­de­nes del Tri­bu­nal Su­pre­mo y del Cons­ti­tu­cio­nal, ¿al­guien con dos de­dos de fren­te pen­sa­ba que se iban a li­brar de la cár­cel? Has­ta ellos lo sa­bían. No al­ber­ga­ban la más mí­ni­ma du­da de que ter­mi­na­rían en pri­sión. Y si no era así es que tie­nen unos ase­so­res le­ga­les muy in­com­pe­ten­tes.

He leí­do y es­cu­cha­do por par­te de otros po­lí­ti­cos que es­ta no es la ma­ne­ra de so­lu­cio­nar el te­ma de Ca­ta­lun­ya, que hay que dia­lo­gar y ha­cer po­lí­ti­ca. Na­die ha di­cho que no sea jus­to. ¿Y por qué no es la ma­ne­ra? ¿Es­tán pi­dien­do a la juez que in­cum­pla las le­yes y no ha­ga jus­ti­cia? ¿Aca­so un po­lí­ti­co ha de ser tra­ta­do di­fe­ren­te que yo o cual­quier otro ciu­da­dano?

Ha­blan de po­si­ble cris­pa­ción. Sí, cier­to, pue­de ha­ber­la. Por­que a es­tas al­tu­ras del pro­ble­ma la ma­yo­ría de los po­lí­ti­cos con sus ser­mo­nes si­guen in­ci­tan­do al en­fu­re­ci­mien­to de los ciu­da­da­nos ca­ta­la­nes. De cual­quier ma­ne­ra ten­go mis du­das so­bre la jus­ti­cia es­pa­ño­la y po­si­ble­men­te den­tro de po­co los vea­mos en la ca­lle, en plan vic­ti­mis­mo, dan­do otra vez ser­mo­nes, mí­ti­nes, pre­pa­ran­do las elec­cio­nes del 21 de di­ciem­bre. Oja­lá me equi­vo­que. CAR­LOS FRÍAS PÉ­REZ Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.