Arri­ma­das y Al­biol

La Vanguardia - - OPINIÓN -

No es nin­gu­na no­ve­dad pen­sar que mu­chos po­lí­ti­cos, en es­pe­cial del PP, Cs y PSOE, es­ta­rán sa­tis­fe­chos al co­no­cer que ocho miem­bros del Go­vern han si­do obli­ga­dos a pri­sión pro­vi­sio­nal sin fian­za por los gra­ves de­li­tos, de­mo­crá­ti­cos, co­me­ti­dos se­gún la jus­ti­cia es­pa­ño­la.

Pien­so que es el sen­tir de mi­llo­nes de ca­ta­la­nes la preo­cu­pa­ción por lo que la jus­ti­cia se es­tá en­sa­ñan­do con to­do aque­llo que tie­ne que ver con el in­de­pen­den­tis­mo y con las per­so­nas que lo re­pre­sen­tan ins­ti­tu­cio­nal­men­te.

Arri­ma­das y Al­biol, con el apo­yo de Ice­ta, creen que cuan­to más me­jor pa­ra ellos. Se equi­vo­can, el pro­ble­ma no va de in­de­pen­den­tis­mo sí o no, el pro­ble­ma de fon­do es de­mo­cra­cia sí o no. Los que creen que la si­tua­ción ac­tual ca­ta­la­na les pue­de fa­vo­re­cer de­ben sa­ber que, más que nun­ca, tam­bién los que no iban a vo­tar, el pró­xi­mo 21-D lo ha­rán en fa­vor de un go­bierno del cam­bio y so­be­rano, que es el que la ma­yo­ría ca­ta­la­na desea.

JO­SEP MAR­TÍN COLL Sus­crip­tor

Sant Cu­gat del Va­llès

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.