La do­ble im­po­ten­cia

La Vanguardia - - OPINIÓN -

Las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas con­vo­ca­das pa­ra el día 21 de di­ciem­bre eran y son la úni­ca sa­li­da po­si­ble que se ofre­cía a dos im­po­ten­cias. En pri­mer lu­gar, a la im­po­ten­cia de los in­de­pen­den­tis­tas ra­di­ca­les ca­ta­la­nes, en­ce­rra­dos con un so­lo ju­gue­te, que han alum­bra­do una re­pú­bli­ca na­ci­da muer­ta, al ha­ber si­do sus di­ri­gen­tes ab­so­lu­ta­men­te in­ca­pa­ces de pres­ta­ble­cer unas au­tén­ti­cas es­truc­tu­ras de Es­ta­do al­ter­na­ti­vas a las es­pa­ño­las, y al es­tar la cria­tu­ra to­tal­men­te huér­fa­na de re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal, a cau­sa de que sus pro­mo­to­res no han sa­bi­do/po­di­do su­pe­rar el ni­vel de im­plo­ran­te sin res­pues­ta en sus re­la­cio­nes con otros es­ta­dos. Y, en se­gun­do tér­mino, a la im­po­ten­cia del Es­ta­do es­pa­ñol, que, amo­do­rra­do por lar­gos años de inac­ción es­tul­ta y sui­ci­da, se ha en­con­tra­do con que, an­te el gol­pe de Es­ta­do per­pe­tra­do con in­só­li­ta li­ge­re­za, in­ten­ción tai­ma­da y for­mas obli­cuas por los in­de­pen­den­tis­tas el 6 y el 7 de sep­tiem­bre, só­lo dis­po­nía co­mo res­pues­ta del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, cu­ya apli­ca­ción prác­ti­ca cons­ti­tu­ye en to­do ca­so un au­tén­ti­co cam­po de mi­nas di­fí­cil­men­te su­pe­ra­ble por la Ad­mi­nis­tra­ción es­pa­ño­la. Por­que sea­mos cla­ros, ¿qué con­fian­za me­re­ce en es­te pun­to un Es­ta­do que, des­pués de alar­dear de que im­pe­di­rá el re­fe­rén­dum del pa­sa­do 1 de oc­tu­bre, no só­lo no lo­gra im­pe­dir­lo, sino que cuan­do ac­túa –tar­de y mal– de­ja unas ins­tan­tá­neas que, al ser di­fun­di­das in­ter­na­cio­nal­men­te, han ero­sio­na­do la ima­gen ex­te­rior de Es­pa­ña de una for­ma gra­ve? Y la cul­pa no fue de las fuer­zas del or­den pú­bli­co, dis­ci­pli­na­das y efi­ca­ces, que ac­tua­ron en con­di­cio­nes im­po­si­bles, ni de sus man­dos, sino de los po­lí­ti­cos que to­ma­ron a des­tiem­po la de­ci­sión erró­nea.

Es­tan­do en es­ta te­si­tu­ra, es de­cir, en es­ta con­fluen­cia de im­po­ten­cias, el en­ton­ces pre­si­dent Puig­de­mont fue quien tu­vo pri­me­ro la opor­tu­ni­dad de con­vo­car elec­cio­nes pa­ra sa­lir del em­bro­llo en que es­ta­mos, pe­ro des­per­di­ció la opor­tu­ni­dad por de­bi­li­dad. Se bus­ca­rán mil ex­pli­ca­cio­nes y ex­cu­sas, pe­ro la reali­dad es sen­ci­lla: cuan­do Puig­de­mont, ci­ta­da ya la pren­sa, se echó pa­ra atrás y no con­vo­có las elec­cio­nes, no es que rom­pie­se unas ne­go­cia­cio­nes que aún es­ta­ban en cur­so, sino que des­de­ñó la op­ción cier­ta de que dis­po­nía gra­cias a la in­te­li­gen­te, co­me­di­da, per­se­ve­ran­te y res­pe­tuo­sa me­dia­ción de un ter­ce­ro que mos­tró en to­do mo­men­to una fuer­te personalidad po­lí­ti­ca. Fue­ron las acu­sa­cio­nes de trai­ción, las di­mi­sio­nes, los in­sul­tos y los des­de­nes –azu­za­dos des­de ba­bor– los que im­pul­sa­ron el cam­bio de cri­te­rio pre­si­den­cial. To­do lo de­más, bi­su­te­ría.

De for­ma que la pe­lo­ta pa­só al otro ban­do, al que pa­re­cía no que­dar­le más re­cur­so que la apli­ca­ción es­tric­ta del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, uno de aque­llos pre­cep­tos que, cuan­do se es­tu­dian, siem­pre se pien­sa que es­tán en la ley pa­ra dar mie­do, pe­ro no pa­ra apli­car­se. Lo que con­fir­ma la mis­ma redacción del pre­cep­to, que pa­re­ce, por el am­plio marco de dis­cre­cio­na­li­dad que de­ja al in­tér­pre­te, no ser más que una car­ta blan­ca pa­ra jus­ti­fi­car tra­ta­mien­tos ex­cep­cio­na­les en ca­sos de ra­di­cal gra­ve­dad. Es sa­bi­do que el sec­tor más arris­ca­do y mon­ta­raz de las de­re­chas es­pa­ño­las (en plu­ral) tie­ne pues­tas en es­te pre­cep­to to­das sus com­pla­cen­cias, pe­ro no su­ce­de lo mis­mo con el pre­si­den­te Ra­joy, quien es de­ma­sia­do in­te­li­gen­te pa­ra no ver que una in­ter­ven­ción glo­bal de la Ad­mi­nis­tra­ción ca­ta­la­na es un cam­po de mi­nas in­tran­si­ta­ble sin un fuer­te que­bran­to del que lo in­ten­te. De ahí que, tras el pa­so atrás de Puig­de­mont, el pre­si­den­te Ra­joy hil­va­na­se una ha­bi­lí­si­ma ma­nio­bra: in­ter­ve­nir la Ad­mi­nis­tra­ción ca­ta­la­na al am­pa­ro del ar­tícu­lo 155, con lo que apa­ci­gua al sec­tor ul­tra­mon­tano de su par­ti­do, pe­ro, al mis­mo tiem­po y de un mo­do sor­pre­si­vo, di­suel­ve el Par­la­ment y con­vo­ca las elec­cio­nes en el más bre­ve lap­so de tiem­po po­si­ble, con lo que la in­ter­ven­ción se con­vier­te sim­ple­men­te en un ges­to, útil pa­ra con­tro­lar la si­tua­ción du­ran­te el cor­to pe­rio­do que fal­ta has­ta la ce­le­bra­ción de los co­mi­cios, pe­ro irre­le­van­te a cual­quier otro efec­to. Al obrar así, Ra­joy ha apro­ve­cha­do la opor­tu­ni­dad des­per­di­cia­da va­na­men­te por Puig­de­mont. El he­cho de que una si­tua­ción tan gra­ve co­mo la que vi­vi­mos es­té en tran­ce de re­con­du­cir­se, si bien con gra­ví­si­mas di­fi­cul­ta­des, no obs­ta pa­ra que se in­sis­ta una vez más en el desa­tino que nos ha lle­va­do has­ta aquí. Y, pa­ra no caer en la re­tó­ri­ca, se pue­de con­cre­tar es­ta in­sis­ten­cia en dos pre­gun­tas, una a ca­da par­te. A los in­de­pen­den­tis­tas: ¿có­mo es po­si­ble que, des­pués de tan­ta ges­ti­cu­la­ción, tan­ta bra­va­ta, tan­to des­plan­te, tan­to des­pre­cio al otro, tan­ta su­pe­rio­ri­dad im­pos­ta­da y tan­ta men­ti­ra, la Re­pú­bli­ca ha­ya na­ci­do muer­ta al no te­ner nin­gu­na es­truc­tu­ra que la am­pa­ra­se ni nin­gún re­co­no­ci­mien­to que le in­fun­die­se vi­da? Y al Go­bierno del Es­ta­do: ¿có­mo es po­si­ble que, du­ran­te tan­tos años, se ha­ya ne­ga­do la exis­ten­cia del pro­ble­ma ca­ta­lán o se ha­ya minimizado, sin es­for­zar­se en ha­llar una sa­li­da po­lí­ti­ca acor­da­da y fián­do­lo to­do al im­pe­rio rí­gi­do de la ley in­ter­pre­ta­da res­tric­ti­va­men­te, al ca­lor de una dis­pli­cen­te con­des­cen­den­cia? To­tal, que de aque­llos pol­vos, es­tos lo­dos.

Al con­vo­car co­mi­cios el 21-D, Ra­joy ha apro­ve­cha­do la opor­tu­ni­dad des­per­di­cia­da va­na­men­te por Puig­de­mont

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.