Re­co­ser in­fra­es­truc­tu­ras y áreas na­tu­ra­les pa­ra ga­nar ca­li­dad de vi­da

Los es­pa­cios ver­des y “gri­ses” apren­den po­co a po­co a ir de la mano gra­cias a pro­yec­tos de in­te­gra­ción ur­ba­nís­ti­ca que me­jo­ran el pai­sa­je y la uti­li­dad

La Vanguardia - - PÁGINAS ESPECIALES -

AN­NA CANO

Las in­fra­es­truc­tu­ras me­tro­po­li­ta­nas, in­dis­pen­sa­bles pa­ra el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de la me­tró­po­lis, avan­zan po­co a po­co ha­cia su ple­na in­te­gra­ción en las tra­mas ur­ba­nas y tam­bién con los es­pa­cios na­tu­ra­les que las ro­dean. El Área Me­tro­po­li­ta­na de Bar­ce­lo­na (AMB) y los 36 ayun­ta­mien­tos de la co­n­ur­ba­ción tra­ba­jan pa­ra ar­mo­ni­zar el en­ca­je de los es­pa­cios ver­des y “gri­ses” con pro­yec­tos de me­jo­ra del pai­sa­je y de la ca­li­dad de vi­da. Una de las he­rra­mien­tas que más es­fuer­zos de­di­ca a ello es el Pro­gra­ma de ac­tua­cio­nes en pai­sa­jes na­tu­ra­les y ur­ba­nos (PSG), do­ta­do de 15 mi­llo­nes de eu­ros y con una trein­te­na de ac­tua­cio­nes pre­vis­tas has­ta 2019.

“La me­tró­po­lis ver­de y la edi­fi­ca­da no pue­den es­tar com­par­ti­men­ta­das, co­mo ca­jo­nes se­pa­ra­dos; los es­pa­cios ver­des de­ben ser trans­ver­sa­les pa­ra po­der in­fil­trar­se en la ciu­dad y en los con­tor­nos de las in­fra­es­truc­tu­ras y ofre­cer así una cua­li­dad aña­di­da en pai­sa­je y ca­li­dad de vi­da”, re­fle­xio­na An­to­nio Fa­rre­ro, coor­di­na­dor ge­ne­ral de in­fra­es­truc­tu­ras del AMB. De he­cho, más de la mi­tad de los 660 km2 del área me­tro­po­li­ta­na son es­pa­cios li­bres y, si les su­ma­mos los par­ques ur­ba­nos, ca­si el 67% del te­rri­to­rio son es­pa­cios na­tu­ra­les. “Te­ne­mos un gran po­ten­cial pa­ra au­nar aún me­jor el te­rri­to­rio y ha­cer­lo más equi­li­bra­do a tra­vés del di­se­ño y el ur­ba­nis­mo”, se­ña­la. Así, una zo­na agrí­co­la pe­riur­ba­na pue­de en­con­trar con­ti­nui­dad vi­sual y eco­ló­gi­ca en el ajar­di­na­mien­to de las ca­lles que la co­nec­tan con el cen­tro de la lo­ca­li­dad; o las pla­yas y los pa­seos ma­rí­ti­mos pue­den ate­nuar la tran­si­ción ha­cia las áreas re­si­den­cia­les.

Las cuen­cas flu­via­les del Llo­bre­gat y el Be­sòs son es­pa­cios de in­ter­ven­ción es­tra­té­gi­cos por su ri­que­za na­tu­ral y sus sin­gu­la­ri­da­des

En es­te sen­ti­do, las cuen­cas flu­via­les del Llo­bre­gat y el Be­sòs re­sul­tan unos es­pa­cios de in­ter­ven­ción es­tra­té­gi­cos. Du­ran­te años, su ri­que­za na­tu­ral y sus sin­gu­la­ri­da­des se ha­bían vis­to as­fi­xia­das por un uso muy in­ten­si­vo y por gran­des in­fra­es­truc­tu­ras de mo­vi­li­dad y ser­vi­cios de al­to im­pac­to. El AMB y los ayun­ta­mien­tos han rea­li­za­do vi­si­bles es­fuer­zos en los úl­ti­mos años pa­ra re­cu­pe­rar es­tos dos co­rre­do­res na­tu­ra­les y otor­gar­les el va­lor de es­pa­cios de in­te­rés lú­di­co, cul­tu­ral, eco­ló­gi­co y pa­ra la sa­lud. Aho­ra, pa­ra po­der con­so­li­dar es­tos avan­ces es ne­ce­sa­rio com­ple­tar los re­co­rri­dos lon­gi­tu­di­na­les y trans­ver­sa­les con ca­mi­nos na­tu­ra­li­za­dos, va­dos inun­da­bles y otras es­tra­te­gias de mo­vi­li­dad res­pe­tuo­sas con el en­torno que acer­quen al ciu­da­dano a la na­tu­ra­le­za de for­ma co­ti­dia­na.

Una se­gun­da vía de ac­tua­ción pre­vis­ta en el PSG es la mi­ti­ga­ción del im­pac­to de las gran­des in­fra­es­truc­tu­ras. Con el cre­ci­mien­to ur­ba­nís­ti­co, las ron­das de Bar­ce­lo­na, que cru­zan cin­co mu­ni­ci­pios, o las vías de gran ca­pa­ci­dad co­mo la B-23 en la Dia­go­nal o la C-31 en Badalona, han que­da­do ro­dea­das de ciu­dad y ne­ce­si­tan una in­te­gra­ción más flui­da con el en­torno. Los már­ge­nes ol­vi­da­dos de es­tas in­fra­es­truc­tu­ras, co­mo los pa­sos ba­jo los tra­mos ele­va­dos o los rin­co­nes ver­des, pue­den ga­nar pro­ta­go­nis­mo y con­ver­tir­se en alia­dos en la in­te­gra­ción de es­tas ar­te­rias via­les pa­ra ha­cer­las más fun­cio­na­les. “Tie­nen que de­jar de ser tan au­to­pis­tas pa­ra con­ver­tir­se en nue­vas ca­lles, do­ta­das por lo tan­to de trans­por­te pú­bli­co, pe­que­ños pai­sa­jes ver­des y trans­ver­sa­li­dad de pa­so pa­ra cru­zar de un la­do a otro”, ex­po­ne Mar­tín Gu­llón, coor­di­na­dor de pro­gra­mas de in­fra­es­truc­tu­ras del AMB.

FAC­TO­RES A TE­NER EN CUEN­TA

“Las in­fra­es­truc­tu­ras de nue­va cons­truc­ción ya tie­nen pre­sen­tes es­tos es­fuer­zos pa­ra no con­ver­tir­se en ba­rre­ras, pe­ro aún hay que tra­ba­jar en las más an­ti­guas pa­ra per­mea­bi­li­zar­las mu­cho más”, aña­de. La in­te­gra­ción en el en­torno, ade­más, de­be te­ner tam­bién en cuen­ta fac­to­res co­mo la con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca y la acús­ti­ca. El AMB asu­me una par­te im­por­tan­te del man­te­ni­mien­to de las ron­das de Bar­ce­lo­na –unos 8,9 mi­llo­nes de eu­ros anua­les, in­clu­yen­do los cos­tes ener­gé­ti­cos, que ya su­po­nen unos 3 mi­llo­nes– y efec­túa prue­bas pi­lo­to de sus­ti­tu­ción de alum­bra­do por LEDS, una in­ver­sión que re­du­ce el con­su­mo eléc­tri­co y amor­ti­za­ble en me­nos de diez años. Pa­ra­le­la­men­te tam­bién es­tu­dia so­lu­cio­nes de mo­vi­li­dad que re­duz­can el trán­si­to mo­to­ri­za­do en es­tas vías, lo que con­tri­bu­ye a la me­jo­ra de su in­ser­ción en la tra­ma ur­ba­na.

Fi­nal­men­te, una nue­va lí­nea de in­ter­ven­ción pre­vis­ta en el pro­gra­ma PSG es la va­lo­ri­za­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les pa­ra in­cen­ti­var la ges­tión de los bos­ques y zo­nas agrí­co­las. “Pro­duc­tos re­sul­tan­tes de una co­rrec­ta ges­tión te­rri­to­rial, co­mo por ejem­plo la bio­ma­sa, fa­vo­re­cen la bio­di­ver­si­dad y ha­cen sos­te­ni­ble eco­nó­mi­ca­men­te el cui­da­do de es­tos es­pa­cios”, ex­pli­ca Fa­rre­ro. Ade­más per­mi­ten, de re­bo­te, sus­ti­tuir otros sis­te­mas de pro­duc­ción de ener­gía me­nos lim­pios por cal­de­ras de bio­ma­sa.

Asi­mis­mo, el AMB tam­bién se im­pli­ca en la ges­tión de los es­pa­cios na­tu­ra­les me­tro­po­li­ta­nos pa­ra me­jo­rar su en­ca­je y re­for­zar su pro­tec­ción. Un equi­po me­tro­po­li­tano es­tá tra­ba­jan­do en la re­vi­sión del Plan Es­pe­cial de Coll­se­ro­la por en­car­go del con­sor­cio que ges­tio­na el par­que na­tu­ral, con la pre­vi­sión de te­ner­lo lis­to el pri­mer tri­mes­tre de 2018 pa­ra re­ci­bir ya la apro­ba­ción ini­cial. Del mis­mo mo­do que el AMB ya for­ma par­te de es­te con­sor­cio y de otros co­mo el de la Se­rra­la­da de la Marina, pró­xi­ma­men­te se for­ma­li­za­rá tam­bién su in­cor­po­ra­ción al ór­gano ges­tor del Par­que Agra­rio del Baix Llo­bre­gat pa­ra re­for­zar­lo y re­va­lo­ri­zar­lo.

El Pro­gra­ma de ac­tua­cio­nes en pai­sa­jes na­tu­ra­les y ur­ba­nos (PSG) 2016-2019 cuen­ta con 15 mi­llo­nes de eu­ros y una trein­te­na de pro­yec­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.