El brid­ge bus­ca a sus ‘mi­llen­nials’

Los clubs y aso­cia­cio­nes del jue­go de car­tas or­ga­ni­zan cur­sos de ini­cia­ción y tor­neos pa­ra re­ju­ve­ne­cer las sa­las

La Vanguardia - - TENDENCIAS - SA­RA SANS Ta­rra­go­na

Si­len­cio. Se jue­ga al brid­ge. Ca­da lu­nes por la no­che, más de 120 pa­re­jas se ci­tan en me­dia do­ce­na de clubs de Bar­ce­lo­na. Una par­ti­da, tres ho­ras. Con una jer­ga in­com­pren­si­ble pa­ra el neó­fi­to, co­mien­za la subas­ta. Lue­go el car­teo. Se res­pi­ra con­cen­tra­ción mien­tras el ár­bi­tro pa­sea en­tre las me­sas. Pue­den con­tar­se con los de­dos de la mano los ju­ga­do­res de me­nos de cin­cuen­ta años. Aquí los cua­ren­to­nes son los ba­bies. En quin­ce años las li­cen­cias pa­ra ju­gar han caí­do un 10% y la fal­ta de jó­ve­nes en las me­sas preo­cu­pa a clubs y aso­cia­cio­nes, que des­de ha­ce me­ses im­pul­san cur­sos de ini­cia­ción pa­ra for­mar can­te­ra.

“An­tes se ju­ga­ba más a car­tas en las ca­sas, aho­ra la gen­te tie­ne una ofer­ta de ocio in­fi­ni­ta­men­te más gran­de... Se in­cor­po­ran po­cos ju­ga­do­res y la ten­den­cia du­ran­te los úl­ti­mos años ha si­do a la ba­ja; se mez­clan va­rios fac­to­res, tam­bién hay gen­te que pien­sa que el brid­ge es muy di­fí­cil y no lo prue­ba... pe­ro quie­nes apren­den sue­len en­gan­char­se”, man­tie­ne Miguel Tra­pé, pre­si­den­te de la As­so­cia­ció Ca­ta­la­na de Brid­ge. Ha­ce die­ci­séis años ha­bía al­re­de­dor de 5.000 li­cen­cias en Es­pa­ña y de ellas, 1.000 en Ca­ta­lun­ya. Ac­tual­men­te son 4.500 los ju­ga­do- res con li­cen­cia. De ellos, 823 en Ca­ta­lun­ya, cu­na –jun­to a Ma­drid– de los me­jo­res ju­ga­do­res del país. La prác­ti­ca es cla­ra­men­te mi­no­ri­ta­ria si se com­pa­ra con los 80.000 ju­ga­do­res fe­de­ra­dos de Ho­lan­da, o los 100.000 de Fran­cia.

“En Ita­lia, Po­lo­nia, los paí­ses es­can­di­na­vos o el Reino Uni­do hay mu­cha afi­ción; ellos tie­nen fe­de­ra­cio­nes muy po­ten­tes que per­mi­te pro­mo­cio­nar a los ju­ga­do­res in­ter­na­cio­nal­men­te y no­so­tros no”, la­men­ta Juan Pont, di­rec­tor de­por­ti­vo de la aso­cia­ción, pro­fe­sor de brid­ge y ac­tual­men­te uno de los me­jo­res ju­ga­do­res en ac­ti­vo. “Los jó­ve­nes no se apun­tan, la gen­te tra­ba­ja mu­cho y to­do ha cam­bia­do; hay me­nos ac­ti­vi­dad so­cial... an­tes se or­ga­ni­za­ban mu­chos cam­peo­na­tos en ca­si­nos y ha­bía bue­nos pre­mios, aho­ra cues­ta en­con­trar pa­tro­ci­na­do­res... la cri­sis tam­bién ha to­ca­do al brid­ge”, aña­de Pont.

A me­dia­dos de los no­ven­ta va­rias universidades co­mo la UPC o la Ro­vi­ra i Vir­gi­li (URV) de Ta­rra­go­na –es­ta de la mano del tres ve­ces cam­peón de Es­pa­ña jú­nior Es­te­ve Bosch– in­tro­du­je­ron el brid­ge co­mo asig­na­tu­ra de li­bre elec­ción. Unos cur­sos más tar­de la UAB se apun­tó al ca­rro. “Me gus­ta­ban los jue­gos de me­sa y pro­bé; éra­mos unos cin­cuen­ta alum­nos en cla­se y lo que me en­gan­chó del brid­ge es el re­to cons­tan­te, la me­jo­ra con­ti­nua...”, ex­pli­ca Ma­ria Man­si­lla. Ha­ce vein­te años, cuan­do es­tu­dia­ba Ma­te­má­ti­cas en la UAB, se apun­tó a esa op­ta­ti­va y no ha de­ja­do de ju­gar. Aho­ra for­ma par­te de la jun­ta di­rec­ti­va de la As­so­cia­ció Ca­ta­la­na y jun­to a otros ju­ga­do­res de en­tre trein­ta y cua­ren­ta años que apren­die­ron en la uni­ver­si­dad, co­mo el cam­peón de Es­pa­ña por equi­pos Ramón Gó­mez, tra­ba­jan pa­ra pro­mo­ver el brid­ge en­tre las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

En tres años han con­se­gui­do for­mar un gru­po de una do­ce­na de ju­ga­do­res jú­niors. Se en­cuen­tran ca­da jue­ves por la tar­de en el May­da Club. Una se­ma­na dan cla­se y la otra ha­cen tor­neo. En ve­rano seis de ellos par­ti­ci­pa­ron en el cam­peo­na­to de Es­lo­va­quia ju­nior. Fue­ron seis días de tor­neo con tres par­ti­das dia­rias. “Ha­cía más de once años que no po­día­mos ir por­que no te­nía­mos ju­ga­do­res, los cam­peo­na­tos son un ali­cien­te y se apren­de mu­chí­si­mo, aun­que que­de­mos en las úl­ti­mas po­si­cio­nes”, aña­de Man­si­lla.

Cuan­do cam­bia­ron los pla­nes de es­tu­dio, la asig­na­tu­ra del brid­ge pa­só de va­ler cin­co cré­di­tos a uno so­lo. Y de­jó de im­par­tir­se en va­rias universidades, pe­ro ha­ce cua­tro años Ramón Gó­mez vol­vió a plan­tear la cues­tión y tan­to la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.