Las le­yes de sa­lud pú­bli­ca dan cin­co días de vi­da al año a ca­da ciu­da­dano

Las nor­mas de trá­fi­co y an­ti­ta­ba­co re­du­je­ron las en­fer­me­da­des un 37%

La Vanguardia - - TENDENCIAS - CE­LES­TE LÓ­PEZ Ma­drid

Las le­yes de sa­lud pú­bli­ca son efec­ti­vas siem­pre, pe­ro más aún cuan­do se apli­can con ri­gi­dez y van acom­pa­ña­das de san­cio­nes. Así lo de­mues­tra una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por el pro­fe­sor de eco­no­mía apli­ca­da de la Uni­ver­si­dad de Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria Jaime Pi­ni­lla, tras es­tu­diar el im­pac­to de las nor­mas con­tra el ta­ba­co y de trá­fi­co. Los re­sul­ta­dos son sor­pren­den­tes: la apli­ca­ción de am­bas nor­mas han su­pues­to al­go más de cin­co días de vi­da aña­di­dos pa­ra ca­da ciu­da­dano en un so­lo año. En­tre el 2000 y el 2015 la car­ga de en­fer­me­dad de­ri­va­da del ta­ba­quis­mo y la con­duc­ción te­me­ra­ria se re­du­jo en un 37%, en gran par­te de­bi­do a la pues­ta en mar­cha de me­di­das le­gis­la­ti­vas.

Así lo in­di­ca el es­tu­dio ¿Có­mo le­gis­lar pa­ra pro­mo­ver la sa­lud pú­bli­ca? Los ca­sos del ta­ba­co y los ac­ci­den­tes de trá­fi­co, pu­bli­ca­do por el Ob­ser­va­to­rio So­cial de La Cai­xa, que es­tu­dia am­bas nor­mas, le­yes que en un pri­mer mo­men­to se es­ta­ble­cie­ron de una ma­ne­ra más fle­xi­ble (la ley an­ti­ta­ba­co, por ejem­plo, per­mi­tía fu­mar en los ba­res y res­tau­ran­tes de me­nos de 100 me­tros cua­dra­dos y en los de más su­per­fi­cie, en es­pa­cios ha­bi­li­ta­dos). En am­bos ca­sos, se com­prue­ba, se­gún Pi­ni­lla, que aun­que son efec­ti­vas en tér­mi­nos de años de vi­da de ca­li­dad ga­na­dos y re­duc­ción de la car­ga de en­fer­me­dad, los re­sul­ta­dos fue­ron ma­ni­fies­ta­men­te me­jo­res cuan­do se apli­ca­ron sin ex­cep­cio­nes.

Se­gún da­tos del Ins­ti­tu­te for Health Me­trics Eva­lua­tion (IHME), en el año 2000 en Es­pa­ña se per­die­ron 25.000 años de vi­da ajus­ta­dos por dis­ca­pa­ci­dad (AVAD) por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes (per­der un AVAD equi­va­le a per­der un año de vi­da en ple­na sa­lud). Gra­cias en par­te a las in­ter­ven­cio­nes le­gis­la­ti­vas rea­li­za­das en el 2015 con­tra el ta­ba­quis­mo y la con­duc­ción te­me­ra­ria de­ja­ron de per­der­se unos 1.400 AVAD por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes, o lo que es lo mis­mo, más de 650.000 años de vi­da de ca­li­dad pa­ra el to­tal de la po­bla­ción. Unos 5 días anua­les.

Se­gún Pi­ni­lla, el ta­ba­quis­mo y la con­duc­ción te­me­ra­ria son los res­pon­sa­bles di­rec­tos de la pér­di­da de sa­lud de mu­chas en­fer­me­da­des: un 14% y un 3,41% del to­tal de años de vi­da de ca­li­dad per­di­dos en el año 2000, res­pec­ti­va­men­te. Por en­fer­me­da­des, el ta­ba­quis­mo era res­pon­sa­ble, en el año 2000, del 43,55% de los años per­di­dos por en­fer­me­dad res­pi­ra­to­ria cró­ni­ca, un 31,19% por cán­cer y un 19,65% por en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar. En el ca­so de la con­duc­ción te­me­ra­ria o ba­jo los efec­tos del al­cohol y las dro­gas, es­ta fue res­pon­sa­ble del 70% de los años per­di­dos por le­sio­nes en ac­ci­den­tes de trá­fi­co.

En 2015, el ta­ba­quis­mo fue res­pon­sa­ble del 9,63% de la car­ga to­tal de en­fer­me­dad en Es­pa­ña, mien­tras que la con­duc­ción te­me­ra­ria lo fue del 1,09%, lo que su­po­ne, en­tre am­bos ca­sos, un 37% de dis­mi­nu­ción en la car­ga de en­fer­me­dad por es­tos com­por­ta­mien­tos res­pec­to a 2000.

El pro­fe­sor Jaime Pi­ni­lla con­clu­ye su in­ves­ti­ga­ción se­ña­lan­do que las le­yes de sa­lud pú­bli­ca de­ben es­ta­ble­cer­se sin de­jar pa­so a las ex­cep­cio­nes (lo que de­no­mi­na po­lí­ti­cas sa­ni­ta­rias ba­sa­das en “em­pu­jo­nes”, de ma­ne­ra len­ta) por­que si no su efec­to es muy re­du­ci­do. “La ex­pe­rien­cia es­pa­ño­la en me­di­das le­gis­la­ti­vas fren­te al ta­ba­quis­mo y la se­gu­ri­dad vial es un ejem­plo de que es­ta vía no es su­fi­cien­te pa­ra es­tas dos con­duc­tas de ries­go. En el cor­to pla­zo, di­chas po­lí­ti­cas per­die­ron su im­pac­to ini­cial. La re­gu­la­ción par­cial de es­pa­cios li­bres de hu­mo y un per­mi­so de con­du­cir por pun­tos con una pe­na­li­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va de las in­frac­cio­nes no ge­ne­ra­ron in­cen­ti­vos su­fi­cien­tes pa­ra que el ciu­da­dano en­ten­die­ra el em­pu­jón y cam­bia­ra su com­por­ta­mien­to”, se­ña­la.

La adop­ción, años des­pués, de unas nor­mas más coer­ci­ti­va, con la prohi­bi­ción to­tal del con­su­mo de ta­ba­co en lu­ga­res pú­bli­cos ce­rra­dos y la san­ción vía pe­nal de con­duc­tas te­me­ra­rias, sur­tie­ron los efec­tos bus­ca­dos, ga­nar años de vi­da.

Una in­ves­ti­ga­ción re­ve­la que en ma­te­ria sa­ni­ta­ria las po­lí­ti­cas coer­ci­ti­vas son las efi­ca­ces

PA­VEL L

La lu­cha con­tra el ta­ba­quis­mo fue efi­caz cuan­do se apli­có en es­pa­cios ce­rra­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.