La cri­sis po­lí­ti­ca des­es­ta­bi­li­za de nue­vo el pac­to de Co­lau y Coll­bo­ni

BCo­mú se ali­nea con el PDECat, ERC y la CUP y da la es­pal­da a los so­cia­lis­tas

La Vanguardia - - VIVIR - LUIS BENVENUTY

El pac­to de go­bierno de co­mu­nes y so­cia­lis­tas en el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na es­tá atra­ve­san­do sus mo­men­tos más de­li­ca­dos. En cual­quier ins­tan­te pue­de sal­tar en mil pe­da­zos. El pleno mu­ni­ci­pal ex­tra­or­di­na­rio ce­le­bra­do ayer lo pu­so de ma­ni­fies­to de un mo­do muy cru­do. La al­cal­de­sa Ada Co­lau dio la es­pal­da al te­nien­te de al­cal­de so­cia­lis­ta Jau­me Coll­bo­ni y se ali­neó jun­to a los del PDECat, ERC, la CUP y el con­ce­jal no ads­cri­to Ge­rard Ar­da­nuy a fin de exi­gir “la ex­car­ce­la­ción in­me­dia­ta de to­dos los pre­sos po­lí­ti­cos”, “ex­pre­sar el pleno apo­yo al Go­vern y al Par­la­ment”, “ins­tar a la Unión Eu­ro­pea a ejer­cer una me­dia­ción”, “aca­bar con el 155”... En es­tos tér­mi­nos los edi­les del PSC que­da­ron en­tre la es­pa­da y la pa­red. “Pa­re­ce que la úni­ca ley que se apli­ca en es­te pro­ce­so es la ley de Murphy”, di­jo Coll­bo­ni du­ran­te el de­ba­te.

Los edi­les del PSC, a pe­sar de sus de­no­da­dos es­fuer­zos por des­ta­car un per­fil pro­pio in­clu­so den­tro de su pro­pio par­ti­do, de sus com­pli­ca­dos ma­la­ba­ris­mos pa­ra des­mar­car­se de las de­ci­sio­nes del PSOE, aca­ba­ron de nue­vo ais­la­dos en una so­li­ta­ria tie­rra de na­die, en­tre los edi­les so­be­ra­nis­tas y los con­ce­ja­les cons­ti­tu­cio­na­lis­tas de Ciu­ta­dans y el PP. Na­die qui­so apo­yar su pe­ti­ción de “pues­ta en li­ber­tad de los ex­con­se­llers a fin de evi­tar que se agra­ve el con­flic­to que aho­ra vi­ve Ca­ta­lun­ya y que com­por­ta el ries­go de frac­tu­rar la con­vi­ven­cia”. Los lla­ma­mien­tos al diá­lo­go pa­ra so­lu­cio­nar la cues­tión ca­ta­la­na de los so­cia­lis­tas no fue­ron su­fi­cien­te.

En es­ta oca­sión, Co­lau guar­dó si­len­cio cuan­do por enési­ma vez le pi­die­ron des­de los ban­cos de la CUP que de­je atrás a los so­cia­lis­tas. De re­pen­te, pa­ra los co­mu­nes, sus so­cios son un las­tre. Lo que ocu­rrió en el pleno or­di­na­rio ce­le­bra­do ape­nas 24 ho­ras an­tes no fue una ca­sua­li­dad. En­ton­ces la abs­ten­ción de BCo­mú im­pi­dió que el PSC pu­die­ra sa­car ade­lan­te una pro­po­si­ción en pro del diá­lo­go. Las pos­te­rio­res de­ten­cio­nes de los miem­bros del Go­vern eclip­sa­ron es­ta cir­cuns­tan­cia, pe­ro tam­bién agran­da­ron la bre­cha. La com­pli­ci­dad en­tre co­mu­nes y so­cia­lis­tas es­tá atra­ve­san­do sus co­tas más ba­jas. La ver­dad es que vis­ta la agre­si­va pin­za que los con­ce­ja­les del PDECat y de ERC apli­can des­de ha­ce se­ma­nas so­bre el go­bierno de co­mu­nes y so­cia­lis­tas to­do in­di­ca que du­ran­te lo que res­ta de man­da­to Co­lau en­con­tra­ría mu­chas más di­fi­cul­ta­des pa­ra sa­car ade­lan­te sus po­lí­ti­cas de la mano de los so­cia­lis­tas que en so­li­ta­rio. En es­ta oca­sión Co­lau no le brin­dó nin­gún ges­to a Coll­bo­ni. El so­cia­lis­ta, no obs­tan­te, pa­re­ce bien dis­pues­to a aguan­tar to­dos los en­vi­tes.

La pre­sión so­bre la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na es ya as­fi­xian­te. En el sa­lón de ple­nos, en las re­des so­cia­les, en su pro­pio par­ti­do. Es­tos son al­gu­nos de los tuits di­ri­gi­dos a la al­cal­de­sa du­ran­te las úl­ti­mas ho­ras: “Y por dig­ni­dad de pue­blo que de­jes de ir de la mano con los so­cia­lis­tas del 155 en el Ayun­ta­mien­to”, “de to­do el pa­no­ra­ma ca­ta­lán, la po­si­ción más ve­ne­no­sa sin lu­gar a du­da es la de Ada Co­lau”, “¿qué más ne­ce­si­tas pa­ra rom­per con el PSC, cóm­pli­ce de que ha­ya pre­sos po­lí­ti­cos en Es­pa­ña? Eso sí, lue­go mu­cho dis­cur­so emo­ti­vo”.

En­tre tan­to en el seno de BCo­mú con­ti­núa el de­ba­te in­terno so­bre qué ha­cer con los so­cia­lis­tas. Ya se pro­du­je­ron cua­tro se­sio­nes de tra­ba­jo a di­fe­ren­tes ni­ve­les. La dis­cu­sión se re­to­ma­rá es­ta tar­de en­tre los miem­bros de las es­truc­tu­ras co­mu­nes de ba­rrio. Al­gu­nos pe­sos pe­sa­dos tam­bién de­jan caer sus po­si­cio­nes en las re­des. “Un mí­ni­mo pa­ra man­te­ner la de­cen­cia. Gra­cias por el ges­to de dig­ni­dad”, te­cleó Ga­la Pin, la con­ce­jal del dis­tri­to de Ciu­tat Ve­lla, pa­ra elo­giar a Jor­di Ba­llart lue­go de que di­mi­tie­ra co­mo al­cal­de de Te­rras­sa y aban­do­na­ra las fi­las del PSC.

Ade­más, a ve­ces, en po­lí­ti­ca, las cir­cuns­tan­cias son tan fuer­tes co­mo los pro­pios ele­men­tos. Y Co­lau ya no pue­de se­guir sur­fean­do so­bre el tsu­na­mi. No im­por­ta que no le ha­ga nin­gu­na gra­cia. La al­cal­de­sa to­mó la pa­la­bra al tér­mino de la se­sión ple­na­ria de ayer pa­ra des­ta­car la res­pon­sa­bi­li­dad que hoy por hoy su­po­ne di­ri­gir la prin­ci­pal ins­ti­tu­ción ca­ta­la­na en ac­ti­vo es­co­gi­da por los ciu­da­da­nos. “Se tra­ta de una res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da por el go­bierno y la opo­si-

LA PRE­SIÓN SE RE­DO­BLA Par­te de la opo­si­ción y de su pro­pio par­ti­do im­pe­len a la al­cal­de­sa a de­jar atrás al PSC

EL DES­EN­CA­DE­NAN­TE La de­ten­ción de los con­se­llers agra­va las di­fe­ren­cias y pre­ci­pi­ta los acon­te­ci­mien­tos

ción que ha de ser­vir pa­ra for­ta­le­cer la con­vi­ven­cia, la cons­truc­ción de con­sen­sos y la de­fen­sa de los de­re­chos fun­da­men­ta­les”. Si ha­ce un par de años hu­bie­ran va­ti­ci­na­do a la fun­da­do­ra de la Pla­ta­for­ma de Afec­ta­dos por la Hi­po­te­ca que aca­ba­ría acer­cán­do­se tan­to a los aho­ra ex­con­ver­gen­tes se le ha­brían re­vuel­to las tri­pas.

Las de­ten­cio­nes de los miem­bros del Go­vern pre­ci­pi­ta­ron los acon­te­ci­mien­tos. El go­bierno, po­co des­pués de que con­clu­ye­ra el pleno or­di­na­rio, con­vo­có una jun­ta de por­ta­vo­ces muy ur­gen­te. Los re­pre­sen­tan­tes de BCo­mú, PDECat, ERC y la CUP acor­da­ron rá­pi­da­men­te las lí­neas ro­jas de la de­cla­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal de con­de­na a pro­cla­mar la ma­ña­na si­guien­te. La por­ta­voz del PSC apo­yó que se col­ga­ra la pan­car­ta que pi­de la li­ber­tad de “los pre­sos po­lí­ti­cos”. La del Par­ti­do Po­pu­lar no di­jo na­da. A la de Ciu­ta­dans no le dio tiem­po a lle­gar has­ta el fi­nal. Los con­ce­ja­les de los tres par­ti­dos que acor­da­ron la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción pu­die­ron leer el tex­to im­pul­sa­do por el blo­que so­be­ra­nis­ta una ho­ra an­tes de la ce­le­bra­ción del pleno. A los po­cos mi­nu­tos los so­cia­lis­tas hi­cie­ron cir­cu­lar su pro­pues­ta, su úl­ti­mo ma­la­ba­ris­mo. Pe­ro nin­gún otro gru­po le pres­tó apo­yo. Jau­me Coll­bo­ni la le­yó co­mo gato pan­za arri­ba, pa­ra que se se­pa lo que pien­sa.

De to­das for­mas el de­ba­te del pleno ex­tra­or­di­na­rio dis­cu­rrió con unos to­nos y mo­dos mu­cho más atem­pe­ra­dos que las del de la se­sión or­di­na­ria del día an­te­rior. Una vez más unos y otros vol­vie­ron a ser­vir­se de los acon­te­ci­mien­tos pa­ra re­afir­mar sus po­si­cio­nes, pe­ro es­ta vez só­lo los de la CUP sa­ca­ron los cu­chi­llos. En reali­dad la gen­te no te­nía áni­mos pa­ra más es­car­ceos y ri­fi­rra­fes. Las re­fe­ren­cias y mues­tra de so­li­da­ri­dad con el ex­con­ce­jal Joa­quim Forn fue­ron con­ti­nuas. De­ja­ron un gran la­zo ama­ri­llo en el asien­to que acos­tum­bra­ba a ocu­par. “Hoy es un día trá­gi­co pa­ra Ca­ta­lun­ya y la de­mo­cra­cia”, di­jo el te­nien­te de al­cal­de Ge­rar­do Pi­sa­re­llo. “Es­to es un ac­to de ven­gan­za con­tra los que pen­sa­mos de ma­ne­ra di­fe­ren­te”, sub­ra­yó el de­mó­cra­ta Xa­vier Trias. “Es el mo­men­to de ele­gir en­tre el reino de Es­pa­ña y la Re­pú­bli­ca ca­ta­la­na”, di­jo el re­pu­bli­cano Al­fred Bosch. “Cum­plir la ley no es una op­ción –res­pon­dió Ca­ri­na Mejías–. Tu­vie­ron ad­ver­ten­cias y avisos y los ig­no­ra­ron”. “Los po­lí­ti­cos no so­mos jue­ces –aña­dió el po­pu­lar Al­ber­to Fer­nán­dez–, y en Es­pa­ña no hay pre­sos po­lí­ti­cos, sino po­lí­ti­cos pre­sos”. “Es una ver­güen­za que aún se man­ten­ga el pac­to de go­bierno”, es­pe­tó Ma­ria Ro­vi­ra, de la CUP.

DA­VID AIROB

Otra pan­car­ta Des­de la no­che del jue­ves una nue­va pan­car­ta lu­ce en la fa­cha­da prin­ci­pal de la ca­sa con­sis­to­rial, es­ta vez pa­ra exi­gir la li­ber­tad de los lí­de­res de Òm­nium Cul­tu­ral y la ANC y de los con­se­llers de la Ge­ne­ra­li­tat. La cues­tión ca­ta­la­na...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.