Ve­las pa­ra re­cor­dar a los 42 sin­te­cho muer­tos en un año

Al me­nos 42 per­so­nas sin ho­gar han fa­lle­ci­do en Bar­ce­lo­na en once me­ses; la igle­sia de San­ta An­na, Arrels Fun­da­ció y Cà­ri­tas las re­cor­da­ron el jue­ves

La Vanguardia - - VIVIR - DO­MIN­GO MARCHENA Bar­ce­lo­na

Eran 42 in­te­gran­tes del “pue­blo de los ol­vi­da­dos”, co­mo di­je­ron los sa­cer­do­tes Peio Sán­chez y Xa­vier Mor­lans. Una mu­jer y 41 va­ro­nes. Ca­ta­la­nes, an­da­lu­ces, ale­ma­nes, po­la­cos, rumanos, ar­ge­li­nos, ma­rro­quíes... Ve­ci­nos de Bar­ce­lo­na con una me­dia de 59 años, aun­que ha­bía cin­co con me­nos de 50 (el más jo­ven te­nía 38), cin­co sep­tua­ge­na­rios, cin­co oc­to­ge­na­rios y cin­co cu­ya edad no se ha acre­di­ta­do. El pri­me­ro mu­rió en no­viem­bre del 2016 y el úl­ti­mo ha­ce unos días. En la ca­lle, en pen­sio­nes y en al­ber­gues. ¿El pue­blo de los ol­vi­da­dos?

La igle­sia de San­ta An­na, al la­do de la pla­za Ca­ta­lun­ya y del por­tal del Àn­gel, ce­le­bró an­te­ano­che una mi­sa en me­mo­ria de quie­nes “ya tie­nen una ca­sa pa­ra la que no ne­ce­si­tan lla­ve”. El ho­me­na­je con­tó con la com­pli­ci­dad de re­li­gio­sas co­mo Vi­qui Mo­lins, que ha con­sa­gra­do su vi­da al cuar­to mun­do, a los po­bres de El­do­ra­do. Tam­bién apo­ya­ron la ce­re­mo­nia Cà­ri­tas y Arrels Fun­da­ció, que la tar­de del día 22, a par­tir de las 18 ho­ras, ce­le­bra­rá un ac­to pa­re­ci­do en la pla­za del Mac­ba. Y lue­go es­ta­ban ellos.

Per­so­nas co­mo Lean­dro, un bal­se­ro cu­bano que re­ca­ló en Bar­ce­lo­na des­pués de que lo en­via­ran a Es­lo­ve­nia des­de Guan­tá­na­mo. Aun­que so­li­ci­tó asi­lo días des­pués de ate­rri­zar en El Prat, nau­fra­gó y tu­vo que dor­mir en ca­je­ros has­ta que se cru­zó en su vi­da San­ta An­na, que le ha ayu­da­do a ha­llar una ha­bi­ta­ción. Por su­pues­to es­ta igle­sia no es un ca­so úni­co, pe­ro cum­ple a ra­ja­ta­bla los de­seos del pa­pa Fran­cis­co: lu­ga­res de cul­to, pe­ro tam­bién lu­ces en la no­che, som­bras en ve­rano, man­tas en in­vierno y bal­sas en el olea­je. La pa­rro­quia, que tie­ne una sa­la ca­pi­tu­lar y un an­ti­guo mo­nas­te­rio con claus­tro, abrió ha­ce un año un hos­pi­tal de cam­pa­ña, que fun­cio­na las 24 ho­ras del día y don­de to­do el mun­do “aco­ge y es aco­gi­do”.

El ob­je­ti­vo es apli­car en Bar­ce­lo­na lo que ha­ce en Ma­drid la igle­sia de San Antón, en reali­dad, la igle­sia del pa­dre Ángel de Men­sa­je­ros de la Paz. Es­te sa­cer­do­te pre­sen­ta­rá el día 19 en la ca­pi­tal ca­ta­la­na el li­bro Déu al ca­rrer, que re­co­ge sus in­ter­cam­bios epis­to­la­res con Vi­qui Mo­lins. Cual­quie­ra pue­de ir en cual­quier mo­men­to a San­ta An­na pa­ra des­can­sar, to­mar un ca­fé o co­mer al­go. O qui­zá só­lo pa­ra con­ver­sar con vo­lun­ta­rias y vo­lun­ta­rios co­mo Mi­ros­la­va, Cruz y Fermín, que han he­cho de una de las má­xi­mas de Vi­qui la brú­ju­la de su ca­mino: “No ha­go co­sas por­que soy fe­liz; soy fe­liz por­que ha­go co­sas”.

Mu­chos de los 42 des­he­re­da­dos pre­sen­tes y au­sen­tes a la vez en la mi­sa del jue­ves acu­dían con más o me­nos asi­dui­dad a es­tas de­pen­den­cias, ha­bi­li­ta­das en la sa­la de la sa­cris­tía y la ca­pi­lla de la Pie­dad. Su fra­gi­li­dad que­dó re­fle­ja­da en las 42 ve­li­tas cu­yas lla­mas ti­ti­la­ron en re­cuer­do de ca­da uno de es­tos se­res hu­ma­nos, “que no tu­vie­ron más te­cho que las es­tre­llas, los re­fu­gios y los por­ta­les”.

Las pa­la­bras de mo­sén Peio, el rec­tor, te­nían un po­so de tris­te­za por­que es­tá con­ven­ci­do de que es­tas son só­lo las muer­tes que han tras­cen­di­do, pe­ro pue­de ha­ber más. “Y si su­ma­mos las muer­tes de los re­fu­gia­dos que tra­tan de lle­gar o las de quie­nes se hunden en la po­bre­za, aún son mu­chí­si­mas más”. Esa mis­ma tris­te­za se tras­lu­cía en la can­ción de amor que in­ter­pre­tó otro de los ofi­cian­tes, mo­sén Xa­vier, acom­pa­ña­do a la gui­ta­rra por el Abue­lo y al ca­jón por el Ca­ni­jo.

Los 42 nom­bres fue­ron leí­dos uno a uno por edu­ca­do­res de Arrels. Ca­da vez que lo ha­cían, al­guien de­po­si­ta­ba una ve­la en el al­tar de la igle­sia, mo­nu­men­to na­cio­nal des­de 1881. Al­gu­nos, co­mo el cu­bano Lean­dro, que cui­dó con es­me­ro la lla­ma pa­ra que no se apa­ga­ra, sa­ben lo que es dor­mir en el sue­lo. Otros lle­ga­ron con to­das sus ri­que­zas, que ca­ben en una ma­le­ta. Tam­bién ha­bía quien ha di­cho por fin adiós a la ca­lle, co­mo Ra­fael, que pi­dió res­pe­to pa­ra los sin­te­cho.

Pu­do pa­re­cer una jor­na­da ex­tra­or­di­na­ria, pe­ro en reali­dad fue de lo más nor­mal en San­ta An­na, que en la pa­sa­da ope­ra­ción Frío con­vir­tió su na­ve en un dor­mi­to­rio con más de 80 ca­mas. Ade­más de la ca­pi­lla de la Pie­dad, la pa­rro­quia tie­ne otras dos. En una, la de la Vir­gen de Montserrat, hay una es­cul­tu­ra de la ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta y otra de mon­se­ñor Romero con los Evan­ge­lios y una ins­crip­ción: “Bie­na­ven­tu­ra­dos los po­bres”.

Una mu­jer y 41 hom­bres, con una me­dia de edad de 59 años, aun­que cin­co te­nían me­nos de 50 y otros cin­co más de 80

ÀLEX GAR­CIA

Los pa­dres Xa­vier Mor­lans y Peio Sán­chez, ro­dea­dos de fie­les y de per­so­nas sin re­cur­sos que re­cor­da­ron a los ami­gos fa­lle­ci­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.