Bar­ce­lo­na pier­de el Na­va­rra, otro lo­cal con his­to­ria

El ca­fé res­tau­ran­te del pa­seo de Grà­cia es­qui­na con Casp cie­rra sus puer­tas des­pués de 85 años de fun­cio­na­mien­to

La Vanguardia - - VIVIR - LLUÍS PERMANYER Bar­ce­lo­na

Ha si­do obli­ga­do a ce­rrar el Na­va­rra, ca­fé res­tau­ran­te que du­ran­te 85 años ha en­no­ble­ci­do el cha­flán tan re­le­van­te del pa­seo de Grà­cia 4 y la ca­lle Casp. Bar­ce­lo­na pier­de otro es­ta­ble­ci­mien­to em­ble­má­ti­co y el pa­no­ra­ma no ha­ce más que em­po­bre­cer­se, al pre­va­le­cer la me­dio­cri­dad. Lo que apa­re­ce real­za­do por la his­to­ria y la personalidad no me­re­ce en es­tos tiem­pos ser va­lo­ra­do ni pro­te­gi­do.

El ori­gen del Na­va­rra se re­mon­ta a 1932 y de la mano de Es­te­ve Sa­la Ca­ña­dell, quien ya en­ton­ces se ha­bía con­ver­ti­do en el em­pre­sa­rio más des­ta­ca­do en el te­rreno de la res­tau­ra­ción. Po­seía un ra­mi­lle­te de es­ta­ble­ci­mien­tos de pri­me­ra ca­te­go­ría. Su hi­jo, Es­te­ve Sa­la So­ler, que man­tu­vo y ca­si su­peró la lí­nea pro­fe­sio­nal he­re­da­da, fue quien me con­tó el ori­gen y la his­to­ria de es­te lo­cal que ayer ba­jó la puer­ta pa­ra siem­pre.

La ins­pi­ra­ción le vino a ren­glón se­gui­do de ha­ber re­co­rri­do en la em­bo­ca­du­ra de los años trein­ta el País Vas­co. Que­dó pren­da­do de su co­ci­na y del ta­peo, no só­lo por la bon­dad esen­cial de los pro­duc­tos em­plea­dos, sino por la personalidad tra­di­cio­nal con la que eran ela­bo­ra­dos. Lle­va­do por su es­ti­lo de que ca­da uno de sus lo­ca­les tu­vie­ra una mar­ca­da sin­gu­la­ri­dad, se pro­pu­so abrir un es­ta­ble­ci­mien­to que apor­ta­ra

aque­lla ori­gi­na­li­dad tan ge­nui­na.

Lo pri­me­ro fue es­co­ger con tien­to el lu­gar: lo más no­ble de la Dre­ta del Ei­xam­ple, a ti­ro de pie­dra de la pla­za Ca­ta­lun­ya, pe­se a que aún man­da­ba la re­sis­ten­cia de no aven­tu­rar­se tan arri­ba. En aque­lla es­qui­na es­ta­ba en pro­ce­so de de­co­ra­ción un bar, que pa­sa­ba a ocul­tar la de­li­ca­da or­na­men­ta­ción mo­der­nis­ta que a ma­nos lle­nas ha­bía de­rra­ma­do el ar­qui­tec­to En­ric Sag­nier pa­ra las ca­ba­lle­ri­zas de la egre­gia y vo­lu­mi­no­sa ca­sa Pons, tam­bién por él pro­yec­ta­da.

Sa­la man­dó res­tau­rar su as­pec­to ori­gi­nal, pe­se a que en aquel en­ton­ces el es­ti­lo mo­der­nis­ta era ya te­ni­do por tan mal gus­to que me­re­cía la ac­ción de la pi­que­ta. A con­ti­nua­ción pu­so en los fo­go­nes a un co­ci­ne­ro vas­co pa­ra que apor­ta­ra las me­jo­res es­pe­cia­li­da­des de su tie­rra na­tal, signo re­for­za­do con un equi­po de ca­ma­re­ros pai­sa­nos su­yos. Y lo bau­ti­zó con el nom­bre de Euz­ka­di. La di­rec- ción la con­fió a Do­min­go Rie­re­ta, que ha­bía he­cho sus ar­mas en La Pu­ña­la­da y ha­bía me­re­ci­do allí la es­ti­ma de Ru­si­ñol

Se inau­gu­ró la vís­pe­ra de Na­vi­dad del 32. Unos afi­lia­dos lo­ca­les del PNV, en­te­ra­dos de la no­ti­cia, ya ha­bían tra­ta­do de convertirlo en un fo­co de pro­se­li­tis­mo y pi­die­ron que la car­ta fue­ra en eus­ke­ra. Sa­la se opu­so con fir­me­za, só­lo pa­ra man­te­ner­se fiel a su cri­te­rio em­pre­sa­rial de que sus es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les es­tu­vie­ran al mar­gen de la po­lí­ti­ca. Y pre­di­ca­ba con el ejem­plo: no acep­tó la al­cal­día de Bar­ce­lo­na ofer­ta­da años an­tes por el dic­ta­dor Pri­mo de Ri­ve­ra.

Su te­rra­za se con­vir­tió des­de el pri­mer día en un ali­cien­te ten­ta­dor. Y al pun­to fue ani­ma­da por la pre­sen­cia de una ter­tu­lia de jó­ve­nes de plu­ma o pin­cel: Ri­quer,

El ori­gen del es­ta­ble­ci­mien­to hay que bus­car­lo en la pa­sión de su due­ño por la co­ci­na vas­ca

La dic­ta­du­ra fran­quis­ta prohi­bió en 1939 el nom­bre de Euz­ka­di con el que se inau­gu­ró en 1932

Agus­tí, Juan Ar­bó, Ramon Xu­ri­gue­ra, Tei­xi­dor, Mi­quel i Ver­gés, Vin­yo­li, Grau Sa­la, Prim, Merli y un Ben­gue­rel, que la evo­có con pul­so vi­bran­te en sus me­mo­rias. Re­ca­la­ban ca­si a dia­rio des­pués de ce­nar, y el pa­no­ra­ma se ani­ma­ba a la sa­li­da de los tea­tros ve­ci­nos: Tí­vo­li y No­ve­da­des. Es­priu y G. Díaz-Pla­ja su su­ma­ban de for­ma oca­sio­nal.

La dic­ta­du­ra fran­quis­ta prohi­bió en 1939 el nom­bre, que Sa­la hi­jo tro­có por Na­va­rra.

En la nue­va eta­pa man­tu­vo du­ran­te un par de de­ce­nios el mis­mo es­ti­lo. Al caer la no­che, me­nu­dea­ba al­gu­na que otra bus­co­na: sen­ta­das con dis­cre­ción a las me­sas, des­ta­ca­ban por los ves­ti­dos chi­llo­nes y ma­qui­lla­je sal­tón. En los se­sen­ta fue ob­je­to de una mo­der­ni­za­ción to­tal, que se re­pi­tió por se­gun­da vez pa­sa­do un tiem­po.

Ca­ta­la­na Oc­ci­den­te, pro­pie­ta­ria de la enor­me ca­sa en­mar­ca­da por ron­da de Sant Pe­re, pa­seo de Grà­cia y Casp, no ha evi­den­cia­do la me­nor sen­si­bi­li­dad cuan­do el due­ño del Na­va­rra so­li­ci­tó va­riar el pro­yec­to de reha­bi­li­ta­ción con el fin de evi­tar la des­truc­ción de su his­tó­ri­co ca­fé res­tau­ran­te. Jun­to a la lo­na gi­gan­tes­ca que cu­bre to­do el edi­fi­cio, unos car­te­les ex­hi­ben a mo­do de le­ma: “Cui­dem el pa­tri­mo­ni de la nos­tra ciu­tat”. El Na­va­rra no era pa­tri­mo­nio…

NA­VA­RRA

El pri­mer lo­cal des­pués de la res­tau­ra­ción en­car­ga­da a co­mien­zos de los años 30 por Es­te­ve Sa­la Ca­ña­dell

.

El lo­cal del pa­seo de Grà­cia tras la mo­der­ni­za­ción en los se­sen­ta

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.