La in­ge­nie­ra que que­ría ir a Mar­te

Laura Lak se ha pre­pa­ra­do du­ran­te 8 me­ses en una ins­ta­la­ción en un vol­cán de Ha­wái

La Vanguardia - - VIVIR - AL­BERT MO­LINS Bar­ce­lo­na

En una so­li­ta­ria la­de­ra del vol­cán Mau­na Loa en la is­la de Ha­wái, a 2.500 me­tros de al­ti­tud so­bre el ni­vel del mar, la Nasa y la Uni­ver­si­dad de Ha­wái han cons­trui­do una cú­pu­la de dos pi­sos, con me­nos de 100 m2 de plan­ta, en la que seis per­so­nas se han pa­sa­do 8 me­ses vi­vien­do. Ha si­do la quin­ta mi­sión del pro­gra­ma HI-SEAS (Ha­waii Spa­ce Ex­plo­ra­tion Ana­log and Si­mu­la­tion, por sus si­glas en in­glés) que quie­re apro­ve­char las si­mi­li­tu­des geo­ló­gi­cas de es­te en­torno in­hós­pi­to con Mar­te, pa­ra crear una si­mu­la­ción de có­mo se­ría la vi­da en es­te pla­ne­ta, el día en que sea po­si­ble via­jar has­ta él.

Una de las in­te­gran­tes de es­te gru­po de nue­va ge­ne­ra­ción de as­tro­nau­tas ha si­do Laura Lark, una li­cen­cia­da en In­for­má­ti­ca por la Uni­ver­si­dad de Brown, cu­yo pri­mer tra­ba­jo fue co­mo ar­tis­ta de cir­co es­pe­cia­li­za­da en mo­no­ci­clo –se­gún cons­ta en su per­fil de Lin­ke­din–, y cu­ya úl­ti­ma ocu­pa­ción an­tes de in­cor­po­rar­se a la mi­sión del HI-SEAS fue co­mo in­ge­nie­ra en Goo­gle.

El pa­sa­do de Lark no es exac­ta­men­te el que se pue­de es­pe­rar de un as­tro­nau­ta tra­di­cio­nal, pe­ro sus ha­bi­li­da­des son exac­ta­men­te –seir gún la Nasa– las que se ne­ce­si­ta­rán pa­ra fu­tu­ras mi­sio­nes es­pa­cia­les. La fun­ción de los in­ge­nie­ros in­for­má­ti­cos, en el mun­do de los via­jes es­pa­cia­les, es­tá re­ser­va­da a la de dar so­por­te des­de tie­rra fir­me en el cen­tro de con­trol de la mi­sión.

El tra­ba­jo de Lark du­ran­te sus ocho me­ses en la cú­pu­la ha con­sis­ti­do en la ge­ne­ra­ción de ma­pas 3D del te­rreno que la ro­dea­ba y que la tri­pu­la­ción uti­li­zó pa­ra iden­ti­fi­car los si­tios de in­te­rés cien­tí­fi­co que que­rían vi­si­tar, y pa­ra pla­ni­fi­car otros via­jes fue­ra de la cú­pu­la.

Pue­de pa­re­cer que la ex­pe­rien­cia de Lark y sus cin­co com­pa­ñe­ros –en to­tal dos mu­je­res y cua­tro hom­bres– ha­ya si­do to­da una aven­tu­ra, pe­ro no ha es­ta­do exen­ta de di­fi­cul­ta­des. Por ejem­plo, ca­da vez que aban­do­na­ban la cáp­su­la te­nían que ves­ti­dos con un tra­je es­pa­cial. Tam­bién te­nían res­trin­gi­das las co­mu­ni­ca­cio­nes con el mun­do, por lo que Lark só­lo se ha po­di­do co­mu­ni­car con su es­po­so –con el que vi­ve en un apar­ta­men­to en Nue­va York– por correo elec­tró­ni­co, que ade­más, pa­ra tra­tar de si­mu­lar la mis­ma si­tua­ción con la que se en­con­tra­ría en Mar­te, su­fría un re­tra­so in­ten­cio­na­do de 20 mi­nu­tos en ser en­tre­ga­do. A ca­da miem­bro só­lo se le per­mi­tió lle­var dos ma­le­tas, que no po­dían con­te­ner na­da pe­re­ce­de­ro. Lark in­clu­yó en­tre su equi­pa­je su vio­lín, pin­tu­ras, lá­pi­ces y pa­pe­les pa­ra di­bu­jar, así co­mo te­las pa­ra co­ser lo que pu­die­ra ne­ce­si­tar.

Lark ha ex­pli­ca­do a The Ver­ge que se en­te­ró de que ha­bía si­do acep­ta­da pa­ra par­ti­ci­par en el pro­gra­ma por correo elec­tró­ni­co en mi­tad de la no­che, y que lo pri­me­ro que hi­zo fue des­per­tar a su es­po­so pa­ra con­tár­se­lo, y lo se­gun­do vol­ver a dor­mir tran­qui­la­men­te. Des­pués ha re­la­ta­do que lo más im­por­tan­te fue re­nun­ciar a su tra­ba­jo y ase­gu­rar­se de que su es­po­so tu­vie­ra ac­ce­so a sus cuen­tas.

De to­dos mo­dos, ni Laura Lark ni nin­guno de sus cin­co com­pa­ñe­ros po­drán, fi­nal­men­te, ver cum­pli­do el sue­ño de via­jar a Mar­te. Mien­tras es­ta­ban en la cú­pu­la, to­dos re­ci­bie­ron la no­ti­cia de que ha­bían si­do re­cha­za­dos de la úl­ti­ma ron­da de se­lec­ción pa­ra con­ver­tir­se en as­tro­nau­tas.

Lark no po­drá via­jar al pla­ne­ta ro­jo, al no su­pe­rar la úl­ti­ma ron­da de se­lec­ción pa­ra ser as­tro­nau­ta

HI-SEAS

La cú­pu­la. En el vol­cán Mau­na Loa se en­cuen­tra The Do­me, una ins­ta­la­ción se­mi­mó­vil en la que los in­te­gran­tes de las has­ta aho­ra cin­co mi­sio­nes del pro­gra­ma HI-SEAS han pa­sa­do pe­rio­dos de ocho me­ses. La cú­pu­la tie­ne dos pi­sos. En el pri­me­ro es­tán las...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.