CRUCIGRAMA

Núm 11357

La Vanguardia - - VIVIR - For­tuny

HORIZONTALES 1 Tie­ne su ló­gi­ca, pe­ro sue­le ser de men­te. No se unen ni con pega. 2 Ro­da­ja de li­món. Se le ha­ce la bo­ca agua con ex­ce­si­va fa­ci­li­dad. Uti­li­zar un abra­si­vo con in­ten­cio­nes sua­vi­zan­tes. 3 Me­dia on­za. Se desa­rro­lla por fuer­za.

4 Au­men­tan la be­lle­za de los can­tos. Se creen el dios del caos. El meo­llo de la pru­den­cia. 5 Po­nen fin a los de­seos de una ma­ne­ra re­li­gio­sa. Aun­que ten­ga me­dios ca­re­ce de fi­nes. 6 Ai­re afor­tu­na­da­men­te po­pu­lar. El meo­llo de la jor­na­da. Su­fi­jo que pro­du­ce ar­tro­sis. Es­tá en to­do.

7 Es­tán en cin­ta. Ai­re que sa­ca de qui­cio a los ten­de­ros. No­ta que tie­ne pre­mio. 8 Ob­se­sión por los es­quís. Ne­ce­si­ta un buen ojo pa­ra po­der mi­rar le­jos. 9 Des­pués de to­do, es una gran apues­ta (dos pa­la­bras). El ge­ne­ral de los go­rros. Ar­te que hi­zo muy bue­nas de­co­ra­cio­nes. 10 Ca­sino. Pas­ta de so­ja que en ja­po­nés sig­ni­fi­ca “fuen­te de sa­bor”. No es­tá de­bi­da­men­te fir­ma­da y la repu­tación que­da en en­tre­di­cho. 11 No pa­ga. Nú­ria tu­vo un ata­que y que­dó fa­tal. Aun­que se mi­re bien, bue­na no es­tá. 12 Par­ti­da­rio de la es­cla­vi­tud al es­ti­lo ára­be. Vi­ve en­tre los Ura­les y Fi­nis­te­rre. No­ta de la di­rec­ción.

13 Es­tán acos­tum­bra­dos a ser es­ti­mu­la­dos a gol­pes de ta­lón. An­sar anuro fá­cil de co­ger en un ces­to. Cir­cu­lar. 14 Sue­ña con res­pi­rar ai­re li­bre. Se­duz­can con una fan­tás­ti­ca ga­ran­tía.

VERTICALES 1 Su al­tu­ra es in­con­men­su­ra­ble y su har­tu­ra in­con­ce­bi­ble (tres pa­la­bras). Aban­do­na el pa­ro y sa­le re­don­do. 2 Cur­va del es­ta­dio. Sen­ti­rá con­fu­sa­men­te que to­da la plan­ta es de co­lor azu­la­do. Pro­fun­di­zó so­bre el te­rreno y se hi­zo ri­co.

3 In­ver­ti­das en la subida. Flor que no atrae a las abe­jas. Con­jun­to del din­tel y am­bas jam­bas. 4 Pla­zas de hos­pi­tal. Per­so­na to­tal­men­te ne­ga­da. Oro de pe­so. 5 Hay que es­tar al pie del ca­ñón pa­ra po­der­lo ma­ne­jar. Son muy du­ras y se pa­sa­ron de ros­ca. Lar­go es­pa­cio de tiem­po. 6 Ar­tícu­lo tí­pi­co de los gran­des al­ma­ce­nes. La si­gla de la cruz. El eu­ro sube. 7 Apa­ra­to des­ti­na­do a pro­du­cir vai­ve­nes. Osa ce­les­te. 8 Ori­gi­nó una de las fa­mi­lias más gran­des del mun­do. Pa­re­ce idó­neo pa­ra ha­blar de un cier­vo jo­ven. Se re­pi­te con exac­ti­tud. 9 Re­ma­ta el pi­ru­lí. Es­pal­das bes­tia­les. En dos pa­la­bras, in-com­pa­ra­ble. 10 Las ci­tas clan­des­ti­nas le ha­cen creer­se su­pe­rior. El maes­tro ne­ce­si­ta una pla­za pa­ra lle­var­la ca­bo. 11 Pa­rien­te que es­tá en al­za. Más fá­cil de plan­tar en el cam­po que en la ciu­dad. Es exac­ta­men­te así. 12 Na­die quie­re sus be­sos. Ca­da lo­co tie­ne el su­yo. Se en­cuen­tran en el la­go. 13 A ve­ces es­tá si­tua­da al otro la­do de la es­pa­da. In­cli­nar­se de nue­vo an­te el mis­mo mi­cro­bio. Se do­bla al ba­jar. 14 Pi­ro­po con­tun­den­te y pre­cio­so. Reunión de mú­si­cos sin ins­tru­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.