Vir­tu­des y nu­trien­tes de las co­les de Bru­se­las

La Vanguardia - - VIVIR - MAG­DA CARLAS Bar­ce­lo­na

Al igual que la cas­ta­ña o la ca­la­ba­za, la col de Bru­se­las es un ali­men­to tí­pi­ca­men­te oto­ñal. Ali­men­to por cier­to que per­te­ne­ce a la gran fa­mi­lia de las cru­cí­fe­ras co­mo la co­li­flor, el bré­col o la col lom­bar­da. Sea co­mo sea, la col de Bru­se­las es un ve­ge­tal con un mon­tón de pro­pie­da­des que va­le la pe­na re­cor­dar. De en­tra­da su al­ta do­sis de fi­bra, que la con­vier­te en un ali­men­to muy sa­cian­te e ideal pa­ra cui­dar la flo­ra in­tes­ti­nal. Otra co­sa que hay que des­ta­car es su do­sis de vi­ta­mi­na C, que, aun­que que­da mer­ma­da por la coc­ción, du­pli­ca el apor­te de vi­ta­mi­na C de los cí­tri­cos. De ahí que sea in­tere­san­te co­cer es­te ti­po de co­les al va­por o her­vi­das con po­quí­si­ma agua. Por cier­to, la col de Bru­se­las fri­ta es más ener­gé­ti­ca que her­vi­da, pe­ro con­ser­va mu­cho más su apor­te nu­tri­ti­vo.

Otra vir­tud de es­te ali­men­to es la pre­sen­cia de fi­to­quí­mi­cos co­mo por ejem­plo los in­do­les. Su con­te­ni­do en yo­do y áci­do fó­li­co son más pun­tos po­si­ti­vos que co­men­tar. Por su­pues­to es un ali­men­to li­ge­ro, que apor­ta 35 kcal/100 g, y en ge­ne­ral es per­fec­ta pa­ra una die­ta hi­po­ca­ló­ri­ca. No to­do son ven­ta­jas. Las co­les de Bru­se­las pue­den ser fla­tu­len­tas y po­co di­ges­ti­vas. So­bre to­do si se con­su­men de­ma­sia­do de­pri­sa o de­ma­sia­do cru­das. En­ha­ri­na­das y fri­tas son una guar­ni­ción di­vi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.