Con­vul­sión con­cén­tri­ca

La Vanguardia - - VIVIR - AL­BANO-DAN­TE. Ser­gi Pà­mies

Lo vi­mos en los ins­tan­tes pre­vios a la con­fe­ren­cia de pren­sa del pre­si­den­te Puig­de­mont en Bru­se­las y el jue­ves en las puer­tas de unos tribunales re­con­ver­ti­dos, en fun­ción de qué ca­nal de te­le­vi­sión los des­cri­ba, en re­en­car­na­ción de la In­qui­si­ción o col­mo de una jus­ti­cia con tan­ta au­to­es­ti­ma que no rehú­ye el abu­so dis­cre­cio­nal. Des­crip­ción: la su­ma de cá­ma­ras y re­por­te­ros crea una pri­me­ra mu­ra­lla que im­pi­de la vi­sión de un se­gun­do con­tin­gen­te de cá­ma­ras y re­por­te­ros que cons­ta­tan en di­rec­to que no pue­den ver ni oír na­da. Lo más gro­tes­co es que des­de los es­tu­dios cen­tra­les la vi­sión es es­plén­di­da. Y el re­por­te­ro se con­vier­te en una pie­za in­for­ma­ti­va inú­til que, a co­da­zo limpio, lu­cha por abrir­se pa­so en un mo­go­llón de­pre­da­dor que tien­de a la his­te­ria. Y en­ton­ces, ¿por qué es­tán ahí? Pa­ra for­ta­le­cer el ner­vio hi­per­tro­fia­do de la in­me­dia­tez y una di­ver­si­dad de pun­tos de co­ne­xión que no aña­de na­da a la ca­li­dad ob­je­ti­va del re­la­to pe­ro sí a su sub­je­ti­vi­dad emo­cio­nal. Ade­más, la ca­li­dad de las co­ne­xio­nes siem­pre in­clu­ye in­te­rrup­cio­nes o in­ter­fe­ren­cias y pro­ble­mas de re­torno que di­fi­cul­tan un diá­lo­go que de­be­ría ser flui­do (¿me lo pa­re­ce a mí o las co­ne­xio­nes son ca­da vez más ac­ci­den­ta­das?). Y a me­di­da que el país se au­to­des­tru­ye (la tra­di­ción no fa­lla: ca­da vez que el in­de­pen­den­tis­mo du­da, el Es­ta­do lo rear­ma), se im­po­ne la sen­sa­ción de que las reac­cio­nes son un nue­vo gé­ne­ro me­diá­ti­co. Un gé­ne­ro fá­cil­men­te in­fla­ma­ble que se ex­tien­de por los me­dios sin dis­cri­mi­nar lo emo­cio­nal de lo ra­cio­nal, que de­ja que la im­pre­vi­si­ble iner­cia de la mo­vi­li­za­ción to­me las rien­das de un mo­men­to que, con el pe­li­gro que eso con­lle­va, su­pera la in­ter­me­dia­ción del pe­rio­dis­mo.

Cuan­do se es­tu­dien los pro­ta­go­nis­mos del pro­ce­so des­de sus ini­cios has­ta la DUI, des­cu­bri­re­mos una des­pro­por­ción no­ta­ble en­tre pre­sen­cia e in­fluen­cia. Aho­ra, en el fra­gor de ba­ta­llas re­tro­ali­men­ta­das por un bom­bar­deo asi­mé­tri­co de pro­pa­gan­das, se ins­tau­ra un sál­ve­se quien pue­da que ex­ci­ta los po­pu­lis­mos más opor­tu­nis­tas y me­siá­ni­cos. Es una his­te­ria me­diá­ti­ca am­bien­tal que de­man­da re­cur­sos la­cri­mó­ge­nos, po­lé­mi­cos y sen­sa­cio­na­lis­tas an­tes que opi­nio­nes do­cu­men­ta­das. En al­gu­nos ca­sos la in­fluen­cia y la pre­sen­cia es­tán jus­ti­fi­ca­das por el car­go del en­tre­vis­ta­do (en los días pre­vios al ca­tas­tró­fi­co jue­ves, des­de San­ti Vi­la has­ta Oriol Jun­que­ras pa­san­do por Car­les Puig­de­mont, pa­ra en­ten­der­nos). En otros, en cam­bio, la pre­sen­cia no res­pon­de a una ló­gi­ca re­pre­sen­ta­ti­va, co­mo pa­sa con Al­bano-Dan­te Fa­chin, que ha es­ta­ble­ci­do con mu­chos me­dios una re­la­ción de win win (lle­va­ba años in­ten­tan­do co­lo­car es­ta ex­pre­sión en un ar­tícu­lo pa­ra dar­me im­por­tan­cia). Lo ve­mos ex­pre­sar­se con una vehe­men­cia re­vo­lu­cio­na­ria al­go vin­ta­ge, en nom­bre de La Gen­te (siem­pre en ma­yús­cu­las, pe­se al me­nos­pre­cio irres­pon­sa­ble con el que se la tra­ta). Pe­ro in­clu­so los es­pec­ta­do­res me­dia­na­men­te in­for­ma­dos si­guen sin te­ner muy cla­ro a quién re­pre­sen­ta Fa­chin, qui­zás por­que per­te­ne­ce a un es­pa­cio que por na­tu­ra­le­za tien­de a la dis­per­sión mo­le­cu­lar y, si se ter­cia, ató­mi­ca.

Se im­po­ne la sen­sa­ción de que las reac­cio­nes son un nue­vo gé­ne­ro me­diá­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.