El agu­je­ro de la ca­pa de ozono, en ré­cord mí­ni­mo

La Vanguardia - - TENDENCIAS - BAR­CE­LO­NA Redacción y agen­cias

El agu­je­ro de la ca­pa de ozono so­bre la An­tár­ti­da, un fe­nó­meno que se su­ce­de ca­da año en la pri­ma­ve­ra Aus­tral, ha al­can­za­do es­te año su ex­ten­sión más pe­que­ña des­de 1988, se­gún anun­ció la NASA. Ha abar­ca­do es­te sep­tiem­bre un má­xi­mo de 19,6 mi­llo­nes de km2. Es una su­per­fi­cie que du­pli­ca la de EE.UU., pe­ro son 2.100 km2 me­nos que en el 2016 y 5.300 km2 me­nos que en el 2015.

Paul New­man, cien­tí­fi­co de la NASA, di­jo que las tor­men­tas en las ca­pas al­tas de la at­mós­fe­ra han ca­len­ta­do el ai­re y han evi­ta­do que los pro­duc­tos quí­mi­cos, co­mo clo­ro y bro­mo, des­tru­ye­ran el ozono. “Es­te año ha si­do real­men­te pe­que­ño, y eso es al­go bueno”, di­jo New­man.

En cual­quier ca­so, lo su­ce­di­do se su­ma a una ten­den­cia de me­jo­ra, que se ha ido con­so­li­dan­do tras la prohi­bi­ción gra­dual de los ga­ses CFC, uti­li­za­dos en ae­ro­so­les, equi­pos de ai­re acon­di­cio­na­do y re­fri­ge­ran­tes. El agu­je­ro de la ca­pa de ozono al­can­zó su pi­co má­xi­mo en el 2000 (29,86 mi­llo­nes de km2).

El ozono pro­te­ge a la Tie­rra de los pe­li­gro­sos ra­yos ul­tra­vio­le­ta que cau­san cán­cer de piel, da­ños a los cul­ti­vos y otros efec­to da­ñi­nos. Los cien­tí­fi­cos es­ti­man que sin el pro­to­co­lo de Mon­treal (1987), que prohi­bió es­tas sus­tan­cias, en el año 2030 se re­gis­tra­rían dos mi­llo­nes de ca­sos adi­cio­na­les de cán­cer de piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.