El le­ga­do Gur­litt ve la luz

Bonn y Ber­na ex­po­nen ar­te ex­po­lia­do por na­zis que te­nía el co­lec­cio­nis­ta

La Vanguardia - - CULTURA - MA­RÍA-PAZ LÓ­PEZ Ber­lín. Co­rres­pon­sal

Cuan­do en sep­tiem­bre del 2010 la po­li­cía de adua­nas ale­ma­na sos­pe­chó de un ca­so de eva­sión fis­cal al to­par­se con un an­ciano car­ga­do de di­ne­ro en un tren de Zu­rich a Mu­nich, na­die po­día ima­gi­nar que el epi­so­dio con­du­ci­ría al más es­pec­ta­cu­lar des­cu­bri­mien­to ar­tís­ti­co de la pos­gue­rra en Eu­ro­pa. Dos años des­pués, en el 2012, en el pi­so de Mu­nich don­de vi­vía aquel an­ciano ale­mán, de nom­bre Cor­ne­lius Gur­litt, los ins­pec­to­res del fis­co que­da­ron es­tu­pe­fac­tos al en­con­trar en torno a 1.280 cua­dros, di­bu­jos, gra­ba­dos y al­gu­na es­cul­tu­ra de ar­tis­tas co­mo Mo­net, Cé­zan­ne, Cour­bet, Pi­cas­so, Cha­gall y Ma­tis­se, en­tre otros au­to­res de los si­glos XIX y XX, pe­ro tam­bién al­gu­nos de épo­ca an­te­rior. El sen­sa­cio­nal ha­llaz­go no tras­cen­dió has­ta ser des­ve­la­do en no­viem­bre del 2013 por la re­vis­ta Fo­cus .A ini­cios del 2014, pa­ra ma­yor pas­mo, apa­re­cie­ron 238 obras más en otra ca­sa de Gur­litt en Salz­bur­go.

So­bre la co­lec­ción, que el os­cu­ro pro­pie­ta­rio ha­bía he­re­da­do de su pa­dre, Hil­de­brand Gur­litt, un marchante de ar­te que tra­ba­jó pa­ra los na­zis, pe­só de in­me­dia­to la sos­pe­cha de que in­cluía ar­te ex­po­lia­do a ju­díos du­ran­te el ré­gi­men de Adolf Hitler. El hu­ra­ño cus­to­dio fa­lle­ció en ma­yo del 2014 a los 81 años.

Sie­te años des­pués del epi­so­dio del tren, y tras mu­chas otros quie­bros en es­ta ro­cam­bo­les­ca his­to­ria, una par­te de esas obras es­con­di­das du­ran­te de­ce­nios se ex­po­nen por pri­me­ra vez al pú­bli­co en dos ex­po­si­cio­nes pa­ra­le­las inau­gu­ra­das es­ta se­ma­na, una en Sui­za y la otra en Ale­ma­nia, ba­jo el epí­gra­fe con­jun­to de In­ven­ta­rio Gur­litt. La pri­me­ra, que abrió el jue­ves en el Mu­seo de Be­llas Ar­tes (Kunst­mu­seum) de Ber­na con 160 pie­zas, es­tá de­di­ca­da a lo que los na­zis lla­ma­ban ar­te de­ge­ne­ra­do, que fue pros­cri­to en 1937 y 1938. Esas obras eran des­pre­cia­das por ser de au­to­res ju­díos o co­mu­nis­tas, o en el ca­so de im­pre­sio­nis­tas o ex­pre­sio­nis­tas, por no usar for­mas rea­lis­tas. La omi­no­sa eti­que­ta de ar­te de­ge­ne­ra­do con­du­jo a la con­fis­ca­ción de unas 23.000

obras de mu­seos y ga­le­rías de to­da Ale­ma­nia, que fue­ron ven­di­das en el ex­tran­je­ro pa­ra re­ca­bar fon­dos pa­ra el ré­gi­men hitle­riano.

La otra mues­tra, inau­gu­ra­da el vier­nes en la Ga­le­ría Fe­de­ral de Ar­te (Bun­des­kunst­ha­lle) de Bonn con 250 pie­zas, se cen­tra en el ar­te ex­po­lia­do, so­bre to­do a ju­díos, por ro­bo di­rec­to o por­que se les obli­gó a ven­der­lo a pre­cios irri­so­rios; y tam­bién en obras cu­ya pro­ce­den­cia aún no ha po­di­do ser ve­ri­fi­ca­da, jun­to a bio­gra­fías de per­so­nas que su­frie­ron ese la­tro­ci­nio na­zi.

“Con es­tas dos ex­po­si­cio­nes, desea­mos ren­dir ho­me­na­je a las per­so­nas que fue­ron víc­ti­mas de los la­dro­nes de ar­te del na­cio­nal­so­cia­lis­mo, así co­mo a los ar­tis­tas que fue­ron di­fa­ma­dos y per­se­gui­dos por el ré­gi­men, que ca­li­fi­ca­ba su pro­duc­ción de de­ge­ne­ra­da”, di­je­ron en un co­mu­ni­ca­do con­jun­to Rein Wolfs y Ni­na Zim­mer, di­rec­to­res res­pec­ti­vos de los mu­seos de ar­te de Bonn y Ber­na.

Que una de es­tas dos ex­po­si­cio­nes se ubi­que en el mu­seo de Ber­na for­ma par­te del vuel­co que se pro­du­jo en el ca­so Gur­litt a par­tir de su des­cu­bri­mien­to. Da­dos los in­di­cios de que el le­ga­do po­día con­te­ner ar­te ro­ba­do, y pa­ra en­fa­do del an­ciano co­lec­cio­nis­ta, el Es­ta­do ale­mán se hi­zo car­go de las obras a la es­pe­ra de eva­luar cuál de­bía ser su des­tino. En­ton­ces, en una úl­ti­ma vuel­ta de tuer­ca, Cor­ne­lius Gur­litt hi­zo tes­ta­men­to y le­gó su co­lec­ción al Mu­seo de Be­llas Ar­tes de Ber­na.

Al po­co tiem­po fa­lle­ció, amar­ga­do por los sin­sa­bo­res de esos úl­ti­mos tiem­pos. Se­gún pu­bli­có en su día la pren­sa ale­ma­na, du­ran­te de­ce­nios el hi­jo del marchante ha­bía vi­vi­do en so­le­dad ro­dea­do de su fa­bu­lo­sa co­lec­ción, sin tra­ba­jar, sin tar­je­tas de cré­di­to, sin pen­sión de ju­bi­la­ción. De vez en cuan­do ven­día al­gu­na pie­za, nor­mal­men­te en Sui­za, pa­ra po­der man­te­ner­se. De uno de esos via­jes vol­vía cuan­do se to­pó con la po­li­cía adua­ne­ra en el tren.

El Mu­seo de Be­llas Ar­tes de Ber­na, te­me­ro­so de que se le vi­nie­ra en­ci­ma un alud de re­cla­ma­cio­nes de he­re­de­ros, ti­tu­beó an­tes de acep­tar el le­ga­do Gur­litt. Al fi­nal, di­jo sí. La acep­ta­ción de la he­ren­cia se ofi­cia­li­zó en Ber­lín en no­viem­bre del 2014. Pe­ro ese mis­mo mes, Ute Wer­ner, una pri­ma oc­to­ge­na­ria del di­fun­to Gur­litt, re­cla­mó la he­ren­cia ale­gan­do que el an­ciano no es­ta­ba en su sano jui­cio cuan­do tes­tó a fa­vor del mu­seo hel­vé­ti­co. Fi­nal­men­te, en di­ciem­bre del 2016, un tri­bu­nal de Mu­nich re­cha­zó esa de­man­da, y en­ton­ces fue po­si­ble or­ga­ni­zar es­tas dos ex­po­si­cio­nes, un com­pro­mi­so ad­qui­ri­do por Ale­ma­nia y Sui­za, pa­ra que la ciu­da­da­nía pu­die­ra ad­mi­rar las obras.

Los ex­per­tos es­ti­man que, de to­do el le­ga­do que Cor­ne­lius Gur­litt re­ci­bió de su pa­dre (en to­tal, unas 1.500 pie­zas), al­re­de­dor de 500 po­drían pro­ce­der del ex­po­lio a ju­díos. Hil­de­brand Gur­litt (1895-1956) em­pe­zó su ca­rre­ra co­mo di­rec­tor de mu­seo y ga­le­ris­ta pro­mo­vien­do ar­te mo­derno en los años vein­te, pe­ro la lle­ga­da al po­der de Adolf Hitler en 1933 dio al tras­te con sus as­pi­ra­cio­nes, sien­do él mis­mo de ori­gen ju­dío. En­ton­ces se con­vir­tió en ex­per­to en ar­te de­ge­ne­ra­do pa­ra los pro­pios na­zis, que le en­via­ron a Pa­rís a ne­go­ciar com­pra­ven­tas, y de esa ma­ne­ra el marchante apro­ve­chó pa­ra for­mar su pro­pia co­lec­ción. Ter­mi­na­da la gue­rra, los alia­dos no se fi­ja­ron en él, y su co­lec­ción se­cre­ta pa­só a su hi­jo Cor­ne­lius.

He­cho en el 2014 el arre­glo con el mu­seo sui­zo, las 500 obras con­si­de­ra­das sos­pe­cho­sas se que­da­ron en Ale­ma­nia, don­de un co­mi­té de ex­per­tos de va­rias na­cio­na­li­da­des es­ta­ble­ci­do por el Go­bierno las ana­li­za en bus­ca de su pro­ce­den­cia, con el com­pro­mi­so de de­vol­vér­se­las a sus pro­pie­ta­rios, o a sus he­re­de­ros, si es ese el ca­so. La mi­nis­tra de Cul­tu­ra, Mo­ni­ka Grüt­ters, ha di­cho re­cien­te­men­te que el Es­ta­do des­ti­na a ese fin 6,5 mi­llo­nes de eu­ros.

Sin em­bar­go, el tra­ba­jo se es­tá re­ve­lan­do len­to y la­bo­rio­so. Has­ta aho­ra se ha ve­ri­fi­ca­do la pro­pie­dad de seis obras: Mu­jer sen­ta­da , de Hen­ri Ma­tis­se (que era del co­lec­cio­nis­ta fran­cés Paul Ro­sen­berg, y que ha ido a pa­rar a la fa­mi­lia de su nie­ta, la pe­rio­dis­ta An­ne Sin­clair);

Dos ji­ne­tes en la pla­ya, de Max Lie­ber­mann (que per­te­ne­cía al co­lec­cio­nis­ta ju­dío Da­vid Fried­mann); el di­bu­jo de 1874 In­te­rior de una ca­te­dral gó­ti­ca, de Adolph von Menzel (en­tre­ga­do a los des­cen­dien­tes de la hi­ja del abo­ga­do Al­bert Mar­tin Wolff­son); El Se­na vis­to des­de el Puen­te Nue­vo, al fon­do el Lou­vre,

obra de 1902 de Ca­mi­lle Pis­sa­rro (se con­tac­tó con los he­re­de­ros co­no­ci­dos del pro­pie­ta­rio); y Re­tra­to de

mu­jer jo­ven sen­ta­da, del pin­tor fran­cés del si­glo XIX Tho­mas Coutu­re (que per­te­ne­cía al po­lí­ti­co ju­dío fran­cés Geor­ges Man­del). El es­tu­dio con­ti­núa, y lle­va ca­mino de du­rar mu­chos años.

Cor­ne­lius Gur­litt, fa­lle­ci­do en el 2014, he­re­dó la co­lec­ción de su pa­dre, un marchante que tra­ba­jó pa­ra Hitler

En el le­ga­do hay obras ro­ba­das a ju­díos y pie­zas mo­der­nas que los na­zis eti­que­ta­ban co­mo ‘ar­te de­ge­ne­ra­do’

WOLF­GANG RATTAY / REUTERS

Un pa­rien­te de Gur­litt, an­te un Wald­mü­ller ro­ba­do, el jue­ves en Bonn

OLI­VER BERG / AP

Los cua­dros de Bonn. Em­plea­dos de la Ga­le­ría Fe­de­ral de Ar­te (Bun­des­kunst­ha­lle), el jue­ves en­tre al­gu­nas de las 250 pie­zas

que se ex­po­nen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.