El Oro del Rhin

La Vanguardia - - CULTURA - Mà­rius Serra

El tea­tro Ro­mea, es­tos días con­vul­sos, aco­ge una pro­pues­ta es­plén­di­da si­tua­da en ple­na Gue­rra Ci­vil: El la­be­rin­to má­gi­co de Max Aub, en ver­sión de Jo­sé Ramón Fer­nán­dez y di­rec­ción de Er­nes­to Ca­ba­lle­ro. El mon­ta­je, for­mi­da­ble, no par­te de nin­gún tex­to tea­tral, sino que se ba­sa en si­tua­cio­nes y per­so­na­jes de seis no­ve­las de Aub, un ci­clo na­rra­ti­vo co­no­ci­do con es­te tí­tu­lo la­be­rín­ti­co en que las seis no­ve­las lu­cen un Cam­po en el tí­tu­lo: ce­rra­do (1943), de san­gre (1945), abier­to (1951), del Mo­ro (1963), fran­cés (1965) y de los al­men­dros (1968). Quin­ce ac­to­res en­car­nan una cin­cuen­te­na de per­so­na­jes en es­ce­nas que se en­ca­de­nan de ma­ne­ra pro­di­gio­sa. Tan pron­to es­ta­mos en la pla­ya de la Mal­va­ro­sa co­mo en el Ma­drid re­sis­ten­te o en la Bar­ce­lo­na ase­dia­da. El médico co­jo Ju­lián Tem­pla­do (“co­jue­lo” co­mo el dia­blo de Vé­lez de Gue­va­ra) es un hi­lo con­duc­tor, pe­ro el ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­mo es pa­ra la in­ten­si­dad que pro­yec­ta la gue­rra. La su­ce­sión de es­ce­nas, per­so­na­jes y lo­ca­li­za­cio­nes, le­jos de dis­per­sar la ac­ción dra­má­ti­ca, la ato­mi­za. Bas­ta con cua­tro sa­cos, tres si­llas, dos me­sas y una ca­ma pa­ra via­jar al reino de la in­cer­ti­dum­bre que go­bier­na la gue­rra, pa­ra no­tar las sal­pi­ca­du­ras del mie­do, la ra­bia, el desa­so­sie­go, el amor y el odio.

Max Aub fue un es­cri­tor pro­tei­co que cultivó la poe­sía, el tea­tro, la na­rra­ti­va bre­ve, la no­ve­la e in­clu­so la fal­sa bio­gra­fía. En un pre­ce­den­te de las obras de Joan Font­cu­ber­ta, Aub hi­zo pa­sar por bue­na la bio­gra­fía fic­ti­cia de un pre­sun­to pin­tor cu­bis­ta exi­lia­do en Chia­pas, el ca­ta­lán Ju­sep Torres Cam­pa­lans (1958), en un li­bro ho­mó­ni­mo que in­clu­ye un ca­tá­lo­go con las obras que iban a for­mar par­te de una ex­po­si­ción en la Ta­te Ga­llery en 1942 y que, na­tu­ral­men­te, nun­ca se inau­gu­ró. Aub fue un ciu­da­dano te­tra­na­cio­nal: ale­mán co­mo re­fle­jan los ape­lli­dos de sus pa­dres (Aub Moh­ren­witz), fran­cés por­que na­ció en Pa­rís, es­pa­ñol por­que su fa­mi­lia se ins­ta­ló en Va­len­cia cuan­do te­nía 11 años y me­xi­cano du­ran­te el exi­lio. Pre­gun­ta­do so­bre su iden­ti­dad, di­jo ser es­pa­ñol por­que “uno es de don­de ha­ce el ba­chi­lle­ra­to”. Al­gu­nas es­ce­nas bar­ce­lo­ne­sas de El la­be­rin­to má­gi­co pa­san en el Oro del Rhin, un ca­fé res­tau­ran­te que pre­si­dió du­ran­te me­dio si­glo la es­qui­na de Gran Via con ram­bla Ca­ta­lun­ya, jun­to al Co­li­seum. Re­cuer­do que, de pe­que­ño, mi pa­dre siem­pre me con­ta­ba que allí ha­bía vis­to a Joan Ca­pri con una ga­bar­di­na ata­da con un cor­del (de cin­tu­rón) y tam­bién que al­gu­nos fa­bri­can­tes de car­bón y ce­men­tos con los que mi pa­dre co­mer­cia­ba se en­cen­dían los ha­ba­nos con un bi­lle­te de qui­nien­tas pe­se­tas, pa­ra de­mos­trar que iban so­bra­dos. Siem­pre que íba­mos al cen­tro pa­sá­ba­mos por allí y siem­pre me con­ta­ba lo mis­mo, pa­ra­dos an­te la ofi­ci­na ban­ca­ria en que se con­vir­tió el ca­fé a fi­na­les de los años se­sen­ta. Di­ría que del Ban­co de Gra­na­da, uno de aque­llos ban­cos que con só­lo re­cor­dar su nom­bre ya te ha­cen sen­tir vie­jo. Aun­que cuan­do en 1924 abrió el Oro del Rhin, el tea­tro Ro­mea ya ha­cía se­sen­ta años que fun­cio­na­ba. Va­yan al tea­tro an­tes de que los trans­for­men to­dos en ban­cos.

El mon­ta­je, for­mi­da­ble, no par­te de un tex­to tea­tral, sino de si­tua­cio­nes y per­so­na­jes en seis no­ve­las de Aub

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.