Cul­tu­ra co­rre­gi­rá las ayu­das al ci­ne pa­ra apo­yar a las di­rec­to­ras y evi­tar tram­pas

La pro­por­ción de mu­je­res en pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad en el sec­tor es del 26%

La Vanguardia - - CULTURA - FER­NAN­DO GAR­CÍA Ma­drid

La si­tua­ción de las mu­je­res en el ci­ne es­pa­ñol es “de ver­güen­za”. Así lo ad­mi­tió el di­rec­tor ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to del Ci­ne (el ICAA, ads­cri­to al Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra), Ós­car Grae­fen­hain, du­ran­te la pre­sen­ta­ción de un in­for­me al res­pec­to por par­te de la Aso­cia­ción de Mu­je­res Ci­neas­tas y de Me­dios Au­dio­vi­sua­les (CI­MA). El es­tu­dio in­di­ca un es­tan­ca­mien­to en la po­si­ción de las di­rec­to­ras, pro­duc­to­ras y guio­nis­tas con res­pec­to a la de sus co­le­gas mas­cu­li­nos, con una re­la­ción de 26 a 74 –res­pec­ti­va­men­te– por ca­da 100 pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad en el sec­tor: una si­tua­ción que Cul­tu­ra se dis­po­ne sin em­bar­go a co­rre­gir en las pró­xi­mas se­ma­nas, se­gún pro­me­tió Grae­fen­hain en el ac­to.

Las me­di­das pa­ra co­rre­gir la des­ven­ta­ja fe­me­ni­na en el ci­ne se­gui­rán dos vías. La ac­ción más in­me­dia­ta, que el di­rec­tor ge­ne­ral anun­ció pa­ra fi­jar es­te año y apli­car el que vie­ne, se re­fie­re al sis­te­ma de pun­tua­ción es­ti­pu­la­do pa­ra fi­jar las sub­ven­cio­nes a las pro­duc­cio­nes na­cio­na­les. Aun­que la ley ya otor­ga pun­tos en fun­ción de la pre­sen­cia de mu­je­res en las dis­tin­tas je­fa­tu­ras, el me­ca­nis­mo se ha­lla des­vir­tua­do. Pues las pro­duc­to­ras in­clu­yen ahí, in­dis­tin­ta­men­te, tan­to a las res­pon­sa­bles de con­te­ni­dos co­mo a las je­fas de ves­tua­rio o ma­qui­lla­je y pe­lu­que­ría, que tra­di­cio­nal­men­te son le­gión. De ma­ne­ra que una pe­lí­cu­la don­de man­dan los hom­bres pue­de lle­var­se di­ne­ro de una po­lí­ti­ca de gé­ne­ro a ba­se de nom­brar mu­je­res en pues­tos re­la­cio­na­dos so­la­men­te con la es­té­ti­ca. Pa­ra fre­nar ta­les dis­fun­cio­nes o tram­pas res­pec­to al es­pí­ri­tu de la nor­ma­ti­va, en la ba­re­ma­ción a ela­bo­rar el mes pró­xi­mo pa­ra re­gu­lar las ayu­das del ejer­ci­cio 2018 se dis­pon­drá que los pun­tos de gé­ne­ro se des­ti­nen a las pe­lí­cu­las que va­yan a ser di­ri­gi­das y/o es­cri­tas por mu­je­res.

La se­gun­da vía de co­rrec­ción, aún sin pla­zo, con­sis­ti­ría en aco­ger­se a la nor­ma eu­ro­pea que pre­vé ex­cep­cio­nes a los lí­mi­tes en las ayu­das pú­bli­cas cuan­do se tra­ta de apo­yar a mi­no­rías y co­lec­ti­vos. En es­te ca­so, y si­guien­do el ejem­plo del Go­bierno sue­co, se tra­ta­ría de su­pe­rar el to­pe de 50% de fi­nan­cia­ción pú­bli­ca. Pa­ra no te­ner que plan­tear un com­ple­jo cam­bio le­gis­la­ti­vo, es­to se lo­gra­ría a tra­vés de exen­cio­nes fis­ca­les.

Es­tos nue­vos apo­yos ofi­cia­les pa­re­cen más que jus­ti­fi­ca­dos si se tie­nen en cuen­ta los da­tos del in­for­me CI­MA, ex­traí­dos de la am­plia mues­tra de los 154 lar­go­me­tra­jes pre­sen­ta­dos a los úl­ti­mos pre­mios Go­ya. Si el cómpu­to glo­bal en el re­par­to de pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad

es ya más que sig­ni­fi­ca­ti­vo, con ese 74% de hom­bres fren­te al 26% de mu­je­res, el des­fa­se re­sul­ta alar­man­tes cuan­do se des­cien­de a los apar­ta­dos que más im­por­tan. Así, la

pro­por­ción de di­rec­to­ras de fil­mes no pa­sa del 18% (con­tra el 82% de di­rec­to­res), y la de guio­nis­tas fe­me­ni­nas se si­túa en el 17%. Peor es el pa­no­ra­ma en la di­rec­ción de fo­to­gra­fía, don­de la pre­sen­cia de mu­je­res se li­mi­ta a un 2%.

Es­tos por­cen­ta­jes no guar­dan re­la­ción con la pre­sen­cia y éxi­to de las ci­neas­tas fe­me­ni­nas en los fes­ti­va­les na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, un in­di­ca­dor cla­ro de ca­li­dad. Bas­ta pen­sar en cin­tas co­mo Es­tiu 1993, con la cual la bar­ce­lo­ne­sa Car­la Si­món re­pre­sen­ta­rá a Es­pa­ña en los Os­car, o la muy re­co­no­ci­da La no­via (2015), de la ara­go­ne­sa Pau­la Ál­va­rez. Ade­más, el re­co­no­ci­mien­to a las rea­li­za­do­ras en los cer­tá­me­nes ha ido a más en los úl­ti­mos años; no co­mo las po­si­cio­nes cuan­ti­ta­ti­vas de ellas, de las guio­nis­tas y las pro­duc­to­ras, que no han me­jo­ra­do.

Po­co po­der pa­ra tan­to bri­llo. Pe­ro tam­bién po­co di­ne­ro. Por­que, si la si­tua­ción de ellas en los pues­tos

Si la des­ven­ta­ja de las mu­je­res ya es no­ta­ble en tér­mi­nos de man­do, en cuan­to a dis­po­ni­bi­li­dad de di­ne­ro es cla­mo­ro­sa

de man­do más re­le­van­tes del ci­ne es ya des­fa­vo­ra­ble, su in­fe­rio­ri­dad en la dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos eco­nó­mi­cos es cla­mo­ro­sa: así, mien­tras el cos­te me­dio de los lar­go­me­tra­jes di­ri­gi­dos por mu­je­res no lle­ga al mi­llón y me­dio de eu­ros, el de los fil­mes a car­go de hom­bres su­pera los 2,2 mi­llo­nes. Se di­ría que “no hay con­fian­za” en las di­rec­to­ras, in­di­có la pre­si­den­ta de CI­MA, Vir­gi­nia Ya­güe. Prue­ba de ta­les re­ti­cen­cias es la ba­jí­si­ma pro­por­ción de cin­tas con fir­ma de mu­jer co­pro­du­ci­das por las te­le­vi­sio­nes: un 0% en el ca­so de Telecinco; el 7% en el de Atres­me­dia y el 24% en el de RTVE.

ÀLEX GAR­CIA

Car­la Si­món, di­rec­to­ra de Es­tiu 1993, la op­ción es­pa­ño­la a los Os­cars

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.