San­tos y se­ñas

El Ba­rça re­cu­pe­ra a Inies­ta pa­ra el par­ti­do 600 de Mes­si co­mo blau­gra­na

La Vanguardia - - DEPORTES - CAR­LES RUIPÉREZ Bar­ce­lo­na

Al Bar­ce­lo­na le fal­tó jue­go y gol, es­ti­lo y con­tun­den­cia en Ate­nas pe­ro pue­de es­tar tran­qui­lo por­que es un pri­vi­le­gia­do. No só­lo por­que va lí­der des­ta­ca­do en la Li­ga con 8 pun­tos so­bre el Ma­drid, sino por­que tie­ne a Leo Mes­si de en­ho­ra­bue­na y An­drés Inies­ta es­tá de vuel­ta con­tra el Se­vi­lla. Uno siem­pre es­tá y ca­si siem­pre en ra­cha, el otro re­gre­sa y se le ne­ce­si­ta. Con los dos ca­pi­ta­nes el Ba­rça es más li­bre jus­to en la no­che que se an­to­ja uno de los pri­me­ros par­ti­dos gran­des en el Camp Nou es­ta tem­po­ra­da, con un ri­val de Cham­pions, an­tes de un pa­rón de se­lec­cio­nes, con el diez de ce­le­bra­ción e Inies­ta re­cu­pe­ra­do.

Las efe­mé­ri­des son pla­tos del gus­to de Leo Mes­si, que no sue­le fa­llar en las ci­tas se­ña­la­das, sean fi­na­les, días en que pue­de ba­tir ré­cords o cum­pla ani­ver­sa­rios, co­mo 600 par­ti­dos de blau­gra­na. No hay na­da me­jor pa­ra re­vi­ta­li­zar al equi­po que el diez hue­la un ho­me­na­je. “¿Seis­cien­tos? Me pa­re­cen una bar­ba­ri­dad. En un mis­mo club, con lo im­por­tan­te que es pa­ra el club, los go­les que lle­va y con las asis­ten­cias que ha da­do. Es al­go ex­tra­or­di­na­rio co­mo to­do lo que ha­ce Leo, no só­lo por los 600, que me pa­re­cen mu­chos, sino có­mo han si­do esos 600”, di­jo sor­pren­di­do Er­nes­to Val­ver­de.

En el par­ti­do, el ar­gen­tino bus­ca otra ci­fra re­don­da: las tres de­ce­nas. Si ba­te a Ser­gio Ri­co, el Se­vi­lla se­rá el pri­mer equi­po en re­ci­bir 30 go­les de Mes­si. Por al­go el equi­po his­pa­len­se es su víc­ti­ma fa­vo­ri­ta, con dos dia­nas más que al Atlé­ti­co y cin­co que al Ma­drid. Así que a na­die le de­be­ría ex­tra­ñar que los se­vi­llis­tas no ga­nen en el Camp Nou des­de que debutó el ar­gen­tino ha­ce 13 años.

Cuan­do el Bar­ce­lo­na no pa­sa por el me­jor mo­men­to, la sa­bi­du­ría de Inies­ta lle­va, des­de la fi­nal de Pa­rís en el 2006, co­gién­do­le de la mano pa­ra lle­var­le al ca­mino co­rrec­to. Por eso, des­pués de las vi­si­tas a San Ma­més y El Pi­reo, dos de las an­ti­guas ca­sas de Val­ver­de, a las que las emo­cio­nes pre­vias le res­ta­ron bri­llo al equi­po en el cés­ped, a Inies­ta, por su cla­ri­vi­den­cia, se le es­pe­ra con los bra­zos abier­tos. “Es un ju­ga­dor tan ex­tra­or­di­na­rio que cuan­do es­tá y cuan­do no es­tá en el cam­po siem­pre lo no­tas. Si no es­tá tie­nes que sus­ti­tuir­lo, tan­to des­de el pun­to de vis­ta tác­ti­co co­mo in­di­vi­dual. Su au­sen­cia siem­pre se no­ta. So­bre to­do por­que An­drés ha es­ta­do ju­gan­do de una ma­ne­ra bri­llan­te”, re­co­no­ció el téc­ni­co so­bre el man­che­go.

Su fia­bi­li­dad es bá­si­ca en due­los con una pre­sión tan pe­ga­jo­sa co­mo la de los equi­pos de Be­riz­zo. “Es un en­tre­na­dor que no tie­ne mie­do. In­ten­ta­rá ju­gar en nues­tro cam­po, obs­ta­cu­li­zar nues­tra sa­li­da y nos com­pli­ca­rá el do­mi­nio del par­ti­do”, avi­só el téc­ni­co blau­gra­na. Y es que el To­to fue el úni­co que de­rro­tó tres ve­ces al Ba­rça de Luis En­ri­que.

El de Fuen­teal­bi­lla re­ci­bió el al­ta mé­di­ca de la so­bre­car­ga mus­cu­lar en el mus­lo iz­quier­do por la tar­de, des­pués de com­ple­tar el en­tre­na­mien­to. Pe­ro por la ma­ña­na, Ju­len Lo­pe­te­gui ya lo ha­bía con­vo­ca­do pa­ra ju­gar dos amis­to­sos con Es­pa­ña. “Si no es­tá en con­di­cio­nes de ju­gar con su club ha­brá que ha­cer un par­te médico”, apun­tó Val­ver­de pa­ra de­jar cla­ro que no se re­pe­ti­ría el ca­so de Luis Suá­rez con Uru­guay.

De he­cho, el cha­rrúa pa­re­ce que aún arras­tra un quis­te en la ro­di­lla de aque­lla le­sión que no se cu­ró bien. Aun­que Val­ver­de in­sis­te en que no le preo­cu­pa su fal­ta de gol . “El acier­to de­pen­de de que el ba­lón va­ya 10 cen­tí­me­tros a la de­re­cha o 10 a la iz­quier­da. Es cues­tión de per­se­ve­ran­cia y si al­go es Luis es agre­si­vo. Yo he si­do de­lan­te­ro y cuan­do no en­tra el ba­lón tie­nes que in­sis­tir y no ten­go que la sen­sa­ción de que Luis se va­ya a ren­dir”, le re­ce­tó.

Qui­zás por eso, Val­ver­de no quie­re pri­sas con la re­cu­pe­ra­ción de Ous­ma­ne Dem­bé­lé. “Cuan­do los ju­ga­do­res se en­cuen­tran bien siem­pre quie­ren ir más rá­pi­do. Pe­ro no­so­tros no pen­sa­mos te­ner­lo a dis­po­si­ción an­tes de Na­vi­dad”, apun­tó. Pre­ca­vi­do co­mo es, el en­tre­na­dor no quie­re pen­sar en la dis­tan­cia con el Ma­drid. “Ob­je­ti­va­men­te es­to aca­ba de em­pe­zar. En un par­ti­do no po­de­mos mi­rar el mar­ca­dor to­do el ra­to por­que sino no jue­gas. Hay que mi­rar­lo só­lo en los úl­ti­mos mi­nu­tos del par­ti­do. En­ton­ces sí que pien­sas que es­to ya no se me escapa. Con to­do lo que que­da por de­lan­te es un ab­sur­do mi­rar al Ma­drid o al Va­len­ca, y dar sal­tos de ale­gría por­que vas pri­me­ro”, se cen­tró en el pri­mer par­ti­do gran­de en el Es­ta­di.

VÍC­TI­MA PRE­FE­RI­DA

El Se­vi­lla pue­de ser el pri­mer equi­po en re­ci­bir 30 go­les de Leo; al ar­gen­tino le fal­ta uno

ÀLEX GAR­CIA

El ca­pi­tán An­drés Inies­ta, con mu­chas ga­nas de pe­lo­ta tras per­der­se dos par­ti­dos, va a por un ba­lón du­ran­te el en­tre­na­mien­to de ayer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.