El pe­li­gro vie­ne de Ro­sa­rio

El des­pe­gue de Ba­ne­ga es el gran ar­gu­men­to del Se­vi­lla

La Vanguardia - - DEPORTES - AN­TO­NI LÓ­PEZ TOVAR Bar­ce­lo­na

Du­ran­te su efí­me­ro pa­so por el Va­len­cia, Er­nes­to Val­ver­de di­ri­gió a Éver Ba­ne­ga. Es un fut­bo­lis­ta que le en­can­ta, tie­ne to­das las cua­li­da­des pa­ra mar­car el desa­rro­llo y el desen­la­ce de los par­ti­dos. Me­nos una: la re­gu­la­ri­dad. Val­ver­de tu­vo que de­di­car­se más a ofre­cer ex­pli­ca­cio­nes por las ex­tra­va­gan­cias del cen­tro­cam­pis­ta ar­gen­tino que a dis­fru­tar de su ge­nia­li­dad. Tu­vo que mul­tar­le por lle­gar tar­de a un en­tre­na­mien­to y des­men­tir que, ade­más, se pre­sen­ta­ra con un ni­vel de al­coho­le­mia inapro­pia­do. “¡Por fa­vor! No voy a con­tes­tar es­ta pre­gun­ta”, res­pon­dió con la di­plo­ma­cia que le ca­rac­te­ri­za. Lo per­dió de­fi­ni­ti­va­men­te cuan­do en un re­pos­ta­je el ju­ga­dor se ol­vi­dó de ac­cio­nar el freno de mano, el co­che se des­li­zó ha­cia atrás, in­ten­tó de­te­ner­lo ma­nual­men­te y el pie se le que­dó atra­pa­do en­tre la rue­da y un bor­di­llo. Frac­tu­ra de ti­bia y pe­ro­né. Co­sas de Ba­ne­ga.

Es de Ro­sa­rio, co­mo Mes­si, y en­tre Va­len­cia y Se­vi­lla ju­gó una tem­po­ra­da (2013-2014) con el Ne­well’s, el equi­po de Mes­si en Ar­gen­ti­na. Leo cui­da el fí­si­co, es ple­na­men­te cons­cien­te de que el ta­len­to sin fon­do es me­nos ta­len­to, pe­ro su pai­sano es mu­cho más to­le­ran­te en es­te as­pec­to y con fre­cuen­cia le aso­man los ki­los de más. De ahí sus in­ter­mi­ten­cias. Es­te año ha re­gre­sa­do a Se­vi­lla des­pués de una bue­na y bien re­tri­bui­da cam­pa­ña en el In­ter, pe­ro pro­ble­mas fí­si­cos le han im­pe­di­do dar el ni­vel, y es­ta es una de las cau­sas de la de­cep­cio­nan­te tra­yec­to­ria del equi­po de Be­riz­zo. Has­ta el miér­co­les. Con­tra el Spar­tak de Mos­cú en la cuar­ta jor­na­da de la Li­ga de Cam­peo­nes apa­re­ció en el Sán­chez Piz­juán la ver­sión bue­na de Ba­ne­ga en fun­cio­nes de me­dio cen­tro ofen­si­vo, un pro­di­gio en la or­ga­ni­za­ción, las con­duc­cio­nes, los cam­bios de orien­ta­ción y en la apli­ca­ción de sen­ti­do, flui­dez y ve­lo­ci­dad al jue­go. Co­ro­nó su ac­tua­ción con un gol de ban­de­ra y, os­ten­si­ble­men­te fa­ti­ga­do, fue re­le­va­do en el mi­nu­to 77 con vis­tas a la ci­ta de hoy. Las op­cio­nes del Se­vi­lla en el Camp Nou de­pen­den en bue­na par­te del mo­men­to de ins­pi­ra­ción de Ba­ne­ga. Val­ver­de lo tu­vo, lo ad­mi­ró, lo dis­fru­tó y lo pa­de­ció. Y lo sa­be. “A mí lo que me gus­ta de Ba­ne­ga es que jue­ga la fi­nal de la Li­ga Eu­ro­pa co­mo yo ju­ga­ba en el co­le­gio”, de­fi­nió Co­ke en su épo­ca de ca­pi­tán se­vi­llis­ta.

De co­le­gio fue el úl­ti­mo par­ti­do del ar­gen­tino con­tra el Bar­ce­lo­na. En la fi­nal de la Co­pa de 2016, Mas­che­rano fue ex­pul­sa­do en el mi­nu­to 34 y el Ba­rça que­dó de­bi­li­ta­do. Sin go­les, el par­ti­do se en­ca­mi­nó a la pró­rro­ga, pe­ro an­tes de la con­clu­sión Ba­ne­ga fue cas­ti­ga­do con una ro­ja a con­se­cuen­cia de una in­cons­cien­te gres­ca con Ney­mar. Diez con­tra diez, el Bar­ce­lo­na se ad­ju­di­có el tí­tu­lo (2-0) en el tiem­po su­ple­men­ta­rio. Ese es Éver Ba­ne­ga, ma­gia e in­do­len­cia a par­tes igua­les, un fut­bo­lis­ta ca­paz de ga­nar un par­ti­do o arrui­nar una fi­nal. Es­ta no­che, en el Camp Nou, el pe­li­gro vie­ne de Ro­sa­rio. En las dos di­rec­cio­nes.

DOS CO­NO­CI­DOS

Val­ver­de ad­mi­ra la bue­na ver­sión del fut­bo­lis­ta ar­gen­tino, al que di­ri­gió, y pa­de­ció, en el Va­len­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.