Có­mo fun­cio­na el opio

La Vanguardia - - DEPORTES - Da­vid Ca­ra­bén

Que el fút­bol es una inago­ta­ble fá­bri­ca de me­tá­fo­ras tam­po­co ne­ce­si­ta­ba la vic­to­ria del Gi­ro­na, el sá­ba­do pa­sa­do con­tra el Real Ma­drid, pa­ra que­dar con­fir­ma­do. Es po­si­ble que los afi­cio­na­dos em­pe­zá­ra­mos a ser­lo, pre­ci­sa­men­te, por es­ta di­men­sión, por es­ta ca­pa­ci­dad que tie­ne de pro­po­ner ver­sio­nes al­ter­na­ti­vas a la cru­da reali­dad. Inofen­si­vas, absurdas, si que­réis: con­sue­lo de per­de­do­res, va­na re­van­cha, pa­ja men­tal, so­cie­dad del es­pec­tácu­lo, opio del pue­blo. El or­gu­llo del na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol, el bri­llan­te co­lec­cio­nis­ta de Cham­pions, cae con­tra un equi­po re­cién as­cen­di­do a Pri­me­ra, en la ciu­dad de su molt ho­no­ra­ble exal­cal­de exi­lia­do. Ga­na en un es­ta­dio lo que pier­des en el cam­po de ba­ta­lla. Ga­na al do­mi­nó lo que pier­des en el tra­ba­jo. Hu­mi­lla en Twit­ter a quien te ga­na en la vi­da. La mo­der­ni­dad ofre­ce mil tu­bos de escape. ¿No en­cuen­tras el tu­yo?

En la se­ma­na más du­ra pa­ra el au­to­go­bierno de Ca­ta­lun­ya des­de que ten­go uso de ra­zón, la Li­ga anun­cia que el 23 de di­ciem­bre es la fe­cha pa­ra el clá­si­co del Ber­na­beu. Dos días an­tes de la co­mi­da de Na­vi­dad (re­ser­vad me­sa pa­ra el ele­fan­te de la ha­bi­ta­ción) y dos des­pués de las elec­cio­nes que ha con­vo­ca­do un go­bierno al que to­do el mun­do ha­ce res­pon­sa­ble de me­ter en pri­sión al go­bierno que ga­nó las an­te­rio­res. Quien de­fien­de que en Es­pa­ña hay se­pa­ra­ción de po­de­res siem­pre ob­via que to­dos y ca­da uno de ellos con­si­de­ran a los ca­ta­la­nes, en el me­jor de los ca­sos, ciu­da­da­nos do­mes­ti­ca­dos, en­fa­da­dos, a quien hay que ha­cer en­trar en ra­zón o enemi­gos que ba­tir. En lo peor, cri­mi­na­les que hay que en­ce­rrar en la jau­la. ¿Có­mo re­fle­ja­rá la reali­dad, aquel día, el es­pe­jo del fút­bol? Me te­mo que pa­ra los equi­dis­tan­tes no que­da­rán ni los bar­qui­llos.

El po­der de la me­tá­fo­ra ha lle­ga­do tan le­jos, en es­te es­pe­jis­mo que ha si­do la tran­si­ción, que in­clu­so hay quien lo ofre­ce co­mo sus­ti­tu­to de­fi­ni­ti­vo de la reali­dad. “¿Que no veis que, si Ca­ta­lun­ya es in­de­pen­dien­te, ya no ha­brá más par­ti­dos Ba­rça-Ma­drid?!” Ol­vi­dan que el clá­si­co lo es, pre­ci­sa­men­te, por­que ofre­ce a ven­ce­do­res y ven­ci­dos una renovada y pe­rió­di­ca, mo­men­tá­nea y me­ta­fó­ri­ca re­so­lu­ción de un con­flic­to que el ven­ce­dor no quie­re ad­mi­tir en la reali­dad, a ries­go de de­jar de ser­lo. Has­ta aquí lle­ga el ni­vel de des­pre­cio a una iden­ti­dad que que­rrían fol­kló­ri­ca y a sus an­he­los po­lí­ti­cos le­gí­ti­mos. Es la tram­pa más in­fan­til y ri­dí­cu­la que tie­ne que so­por­tar to­do aquel que no se conforma con la fan­ta­sía. El abu­són del pa­tio de es­cue­la te ha ro­ba­do la pe­lo­ta y aho­ra te pro­po­ne que os ju­guéis la se­gun­da que traes en un par­ti­do que no se aca­ba­rá nun­ca. Él de­ci­de dón­de se jue­ga, có­mo se jue­ga y qué nos ju­ga­mos. Y cuan­do in­ten­tas re­cu­pe­rar la pri­me­ra si­guien­do las nor­mas, no te es­cu­cha. Y cuan­do te las sal­tas, pri­me­ro te zu­rra, y des­pués te de­nun­cia a la di­rec­ción de la es­cue­la, pa­ra que te ex­pul­sen.

El or­gu­llo del na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol cae con­tra un re­cién as­cen­di­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.