Na­dal re­cae de la ro­di­lla y po­dría per­der­se el Mas­ters

La Vanguardia - - DEPORTES - SER­GIO HE­RE­DIA Bar­ce­lo­na

Diez días an­tes de que arran­que el ATP Fi­nals de Lon­dres, el tor­neo de las ocho me­jo­res ra­que­tas del año, Ra­fael Na­dal (31) ha te­ni­do que po­ner pie a tie­rra. Es una ma­la no­ti­cia. Su ro­di­lla de­re­cha lo tie­ne amar­ga­do.

Ayer apa­re­ció con­tra­ria­do, de mal hu­mor. Lo hi­zo en el Pa­lais Om­nis­ports de Bercy, a me­dio­día, sin ha­ber sal­ta­do a la pis­ta. No ha­bía po­di­do me­dir­se con Fi­lip Kra­ji­no­vic, su hi­po­té­ti­co ri­val en los cuar­tos de fi­nal del Mas­ters 1.000 de Pa­rís. La ro­di­lla...

“Es­toy te­nien­do que re­ti­rar­me de Pa­rís, la ciu­dad más im­por­tan­te de mi ca­rre­ra. Ha si­do una de­ci­sión du­ra”, di­jo. En aquel jus­to mo­men­to es­ta­ba re­cor­dan­do al­gu­nos de sus me­jo­res días. Ha ga­na­do diez ve­ces el tí­tu­lo de Ro­land Ga­rros.

Tam­bién re­cor­dó que la ro­di­lla lle­va un tiem­po fas­ti­dián­do­le. Ya le ha­bía pues­to con­tra las cuer­das en Shang­hai, a me­dia­dos de oc­tu­bre: tras caer an­te Fe­de­rer en la fi­nal, ha­bía te­ni­do que acu­dir al doc­tor Ángel Ruiz Co­to­rro. En aque­llos días sal­ta­ban al­gu­nas alar­mas. Se ru­mo­rea­ba que la le­sión era im­por­tan­te. Se es­pe­cu­la­ba con la po­si­bi­li­dad de que ahí mis­mo, en oc­tu­bre, tu­vie­ra que ce­rrar la tem­po­ra­da.

Su en­torno lo des­min­tió. Di­jo que Na­dal tan só­lo ne­ce­si­ta­ba re­po­so. Y que re­gre­sa­ría a es­ce­na pron­to.

Lo hi­zo el miér­co­les, en el Om­nis­ports de Bercy, don­de le es­pe­ra­ba Hyeon Chung. Ese día se ju­ga­ba al­gu­nas co­sas. La vic­to­ria le ga­ran­ti­za­ba aca­bar es­te mag­ní­fi­co 2017 co­mo lí­der mun­dial.

Lo hi­zo. Tum­bó a Chung, en dos man­gas (7-5 y 6-3). “No era el ob­je­ti­vo del año. Pe­ro se ha con­ver­ti­do en un mo­men­to muy es­pe­cial”, di­jo en Twit­ter a sus 14,8 mi­llo­nes de se­gui­do­res. Nun­ca un te­nis­ta de 31 años ha­bía ce­rra­do un año co­mo nú­me­ro uno del cir­cui­to: más ci­fras pa­ra la épi­ca de Na­dal.

Y si­guió ade­lan­te al día si­guien­te, en­ton­ces an­te Pablo Cue­vas (6-3, 6-7 (5) y 6-3). Pe­ro aquí la ro­di­lla... “An­te Cue­vas, el do­lor era muy fuer­te. Pe­ro no era el mo­men­to pa­ra pa­rar. No me gus­ta pa­rar en me­dio de un par­ti­do. La ro­di­lla me ha es­ta­do mo­les­tan­do des­de ha­ce un tiem­po. Es el fi­nal de la tem­po­ra­da y he ju­ga­do mu­chos par­ti­dos. He exi­gi­do al cuer­po y es­to pue­de su­ce­der. No me veo en con­di­cio­nes de ju­gar tres par­ti­dos más en es­te tor­neo. Que­ría ju­gar (an­te Kra­ji­no­vic), pe­ro es im­po­si­ble”, di­jo ayer.

En otros par­ti­dos de la jor­na­da, John Is­ner de­rro­tó a Juan Mar­tín del Po­tro en tres sets (6-4, 6-7 (5) y 6-4), y ese re­sul­ta­do tu­vo una do­ble con­se­cuen­cia. Ele­vó las po­si­bi­li­da­des de Is­ner (no­ve­na ra­que­ta), que as­pi­ra a co­lar­se en el O2 Are­na de Lon­dres. Y arrui­nó a Del Po­tro (13), cu­yas op­cio­nes de es­tar en­tre los ocho maes­tros del año se vie­ron del to­do arrui­na­das.

Por úl­ti­mo Fer­nan­do Ver­das­co, el úni­co te­nis­ta es­pa­ñol que que­da­ba en Pa­rís, ca­yó an­te Jack Sock (22) por 6-7, 6-2 y 6-3 .

IN­TEN­SO DO­LOR

“El jue­ves el do­lor era muy fuer­te, pe­ro no que­ría pa­rar”, di­jo Na­dal, que ayer ya no sal­tó a la pis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.