Recuento de ba­jas

La Vanguardia - - ECONOMÍA - Ramon Aymerich

Las gran­des cri­sis po­lí­ti­cas tie­nen efec­tos pro­fun­dos so­bre la eco­no­mía. Des­apa­re­ce la per­cep­ción de ho­ri­zon­te, y aun­que la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va no se vea di­rec­ta­men­te per­tur­ba­da, la pér­di­da de con­fian­za re­tie­ne el con­su­mo y man­tie­ne las in­ver­sio­nes en hi­ber­na­ción. Lo ocu­rri­do en oc­tu­bre en Ca­ta­lun­ya es una cri­sis po­lí­ti­ca pro­fun­da. Arran­có con un re­fe­rén­dum y una du­rí­si­ma res­pues­ta po­li­cial; con­ti­nuó con un ma­si­vo tras­la­do de se­des de gran­des em­pre­sas, la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 y una efí­me­ra de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia. Y aca­ba con la mi­tad del go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat en la cár­cel y la otra mi­tad en Bru­se­las. To­do eso no de­ja in­di­fe­ren­te a na­die. Y ha­cen fal­ta gran­des do­sis de con­fian­za pa­ra em­bar­car­se en gran­des com­pras y pa­ra in­ver­tir.

Los pri­me­ros da­tos ofi­cia­les so­bre lo que le ha pa­sa­do a la eco­no­mía en oc­tu­bre ya son pú­bli­cos. Las ven­tas de co­ches subie­ron un 4,6% en Ca­ta­lun­ya, bas­tan­te me­nos que en Es­pa­ña, un 13,6%. Al­gu­nos me­dios ha­bían aven­tu­ra­do caí­das del 20%. Pe­ro no ha­ce fal­ta ser ca­tas­tro­fis­ta. Los da­tos son los que son. Y di­bu­jan ya la des­ace­le­ra­ción de la eco­no­mía. Co­mo en el em­pleo. Se­gún el INE, las em­pre­sas ca­ta­la­nas crea­ron en oc­tu­bre po­co más de 1.700 em­pleos. En otras zo­nas mul­ti­pli­can por vein­te esa ci­fra.

Co­mo los da­tos son to­da­vía es­ca­sos, las ins­ti­tu­cio­nes han te­ni­do que rea­li­zar si­mu­la­cio­nes so­bre los efec­tos que la cri­sis ca­ta­la­na ten­drá en la eco­no­mía. El Ban­co de Es­pa­ña

Sea cual sea el desen­la­ce fi­nal de la cri­sis, la eco­no­mía de es­te país re­sul­ta­rá pro­fun­da­men­te cam­bia­da

aven­tu­ra una pér­di­da de PIB del 2,5% en­tre los años 2018 y 2019 pa­ra Es­pa­ña en un es­ce­na­rio de cri­sis pro­lon­ga­da (y qué du­da ca­be que tras los en­car­ce­la­mien­tos del 2 de no­viem­bre, es­to va pa­ra lar­go). La Ai­ref, otro ins­ti­tu­to de aná­li­sis, ha­bla de una pér­di­da del 1,2% só­lo en el 2018. Y tan­to uno co­mo el otro va­ti­ci­nan tri­mes­tres de re­ce­sión pa­ra Ca­ta­lun­ya.

En esa di­rec­ción em­pu­jan tam­bién dos fac­to­res im­por­tan­tes en el me­dio pla­zo. Uno, el ve­ro­sí­mil boi­cot a los pro­duc­tos ca­ta­la­nes (en es­tas pá­gi­nas se pu­bli­ca hoy la aler­ta de los tra­ba­ja­do­res de Nestlé con­tra es­tas prác­ti­cas). Otro, el des­pla­za­mien­to de se­des so­cia­les fue­ra de Ca­ta­lun­ya. Un pro­ce­so que se man­ten­drá en un con­tex­to en el que los otros te­rri­to­rios com­pi­ten pa­ra cap­tar esas se­des y (en la es­pe­ran­za fu­tu­ra) su ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va.

Es­tric­ta­men­te ha­blan­do, el cam­bio de se­de so­cial y fis­cal no tie­ne efec­tos in­me­dia­tos. Pe­ro sí an­ti­ci­pa cam­bios más pro­fun­dos. La mar­cha de gran­des em­pre­sas des­ca­be­za la par­te su­pe­rior de la pi­rá­mi­de la­bo­ral, los em­pleos me­jor re­mu­ne­ra­dos y ac­ti­vi­da­des es­pe­cia­li­za­das co­mo los ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les. No es fá­cil que esa ten­den­cia sea re­ver­si­ble. Las gran­des em­pre­sas que ope­ran en sec­to­res re­gu­la­dos quie­ren es­tar al la­do del po­der que dic­ta las nor­mas. Y en una eco­no­mía en fa­se de ace­le­ra­da re­cen­tra­li­za­ción co­mo la es­pa­ño­la, to­da­vía más.

Sea cual sea el desen­la­ce de es­ta cri­sis, y al mar­gen de su pro­fun­di­dad, es­te país va a sa­lir de ella pro­fun­da­men­te cam­bia­do. En su es­truc­tu­ra y mo­de­lo pro­duc­ti­vo. Y con los gran­des cen­tros de de­ci­sión más le­jos. Po­cas co­sas se­rán co­mo an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.