Ve­ne­zue­la quie­re re­es­truc­tu­rar su deu­da ex­ter­na pa­ra evi­tar la quie­bra

Ma­du­ro cul­pa a las san­cio­nes, mien­tras la in­fla­ción se dis­pa­ra un 50% en oc­tu­bre

La Vanguardia - - ECONOMÍA - PIERGIORGIO M. SANDRI Bar­ce­lo­na

Ve­ne­zue­la, el país con las ma­yo­res re­ser­vas pe­tro­le­ras del mun­do, in­ten­ta evi­tar la sus­pen­sión de pa­gos azo­ta­do por la cri­sis eco­nó­mi­ca. El Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro anun­ció la in­ten­ción de re­es­truc­tu­rar la deu­da ex­ter­na, aun­que no que­da­ba cla­ro si es­to im­pli­ca­ría que los acree­do­res, ci­ta­dos pa­ra el pró­xi­mo 13 de no­viem­bre, de­be­rían asu­mir al­gún ti­po de pér­di­da.

De acuer­do con la agen­cia Bloom­berg, hay un 79% de po­si­bi­li­da­des de que ten­ga lu­gar un de­fault es­te año, mien­tras que en los pró­xi­mos cin­co años el por­cen­ta­je sube a un ca­te­gó­ri­co 99%. El man­da­ta­rio cul­pó de la de­li­ca­da si­tua­ción eco­nó­mi­ca que vi­ve el país a las san­cio­nes dic­ta­das por EE.UU., que prohí­ben ne­go­ciar nue­vas emi­sio­nes del Go­bierno de Ca­ra­cas y la pe­tro­le­ra es­ta­tal PDVSA, que es­tá sien­do víc­ti­ma de la caí­da de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les de pe­tró­leo en los úl­ti­mos dos años.

Jus­to hoy ha­bía que li­qui­dar unos 1.121 mi­llo­nes de dó­la­res a los te­ne­do­res de bo­nos de PDSVA. Los ru­sos Ros­neft ade­lan­ta­ron unos 6.000 mi­llo­nes de dó­la­res en con­cep­to de fu­tu­ras en­tre­gas de cru­do y mi­ran con preo­cu­pa­ción a los acon­te­ci­mien­tos. En­tre la deu­da so­be­ra­na y la de la pe­tro­le­ra, en no­viem­bre el país de­be re­em­bol­sar unos 1.890. mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún la consultora Aris­ti­mu­ño He­rre­ra & Aso­cia­dos.Y las re­ser­vas de di­vi­sas de Ve­ne­zue­la es­tán en su ni­vel más ba­jo de los úl­ti­mos vein­te años, unos 10.000 mi­llo­nes, mien­tras que el PIB el año pa­sa­do se des­plo­mó un 10%.

Ángel Gar­cía, di­rec­tor de la consultora Eco­no­me­tría, ase­gu­ra que “miem­bros del círcu­lo de po­der de Ma­du­ro tam­bién po­seen deu­da, de ahí el in­te­rés que tie­ne el Go­bierno Bo­li­va­riano en prio­ri­zar los pa­gos en lu­gar de des­ti­nar re­cur­sos a re­for­mar el sis­te­ma eco­nó­mi­co”.

Pe­se a las di­fi­cul­ta­des, Ca­ra­cas si­gue au­men­tan­do los gas­tos en el apar­ta­do so­cial. Aca­ba de su­bir por quin­ta vez en el año el sa­la­rio mí­ni­mo anual, un 30% más., con lo que la lla­ma­da ren­ta in­te­gral de ba­se ya se si­túa en los 136 dó­la­res. Unas de­ci­sio­nes que Ma­du­ro ha jus­ti­fi­ca­do pa­ra “re­for­zar aún más la pro­tec­ción de los tra­ba­ja­do­res”.

Pe­ro de po­co van a ser­vir, por­que Ve­ne­zue­la en­tró es­ta se­ma­na en la hi­per­in­fla­ción. Los pre­cios se dis­pa­ra­ron un 50,6% en oc­tu­bre res­pec­to al mes an­te­rior. La in­fla­ción es­te año lle­ga­rá un 652% en tér­mi­nos in­ter­anua­les, la más al­ta del mun­do. El FMI cree que pa­ra el 2018 lle­ga­rá al 2.349%. El Go­bierno pre­sen­tó es­ta se­ma­na el nue­vo bi­lle­te de 100.000 bo­lí­va­res. Ha­ce un año, el ma­yor es­ta­ba re­pre­sen­ta­do por 100 bo­lí­va­res, es de­cir 1.000 ve­ces me­nos.“Ve­ne­zue­la es el úni­co país del mun­do en el que a la gen­te le ate­rra un au­men­to sa­la­rial por­que sa­be que to­dos los pre­cios van a au­men­tar en fun­ción de eso”, di­jo Ma­ría Ca­ro­li­na Uz­cá­te­gui, pre­si­den­te del Con­se­jo Na­cio­nal del Co­mer­cio y los Ser­vi­cios. “Es­tas al­zas cau­san dis­tor­sio­nes sa­la­ria­les, fis­ca­les y mo­ne­ta­rias”, con­fir­ma Gar­cía.

Mien­tras tan­to, en los co­mer­cios hay cri­sis abas­te­ci­mien­to de pro­duc­tos bá­si­cos. “El pro­ble­ma es que una vez que ca­ye­ron los in­gre­sos del cru­do, a ni­vel po­lí­ti­co se ha ad­mi­nis­tra­do mal”, sos­tie­ne Wil­heim Ló­pez, eco­no­mis­ta y agen­te de bol­sa en Ca­ra­cas. “Ma­du­ro se en­fren­ta

Ca­ra­cas con­ti­núa sub­si­dian­do la eco­no­mía pe­se a que los in­gre­sos del pe­tró­leo han caí­do

a un di­le­ma: o sus­pen­de pa­gos, pi­de ayu­da al FMI y com­pra bie­nes de pri­me­ra ne­ce­si­dad pa­ra la po­bla­ción. O bien cum­ple con sus com­pro­mi­sos de deu­da”, ex­pli­ca. “Co­mo el Es­ta­do bo­li­va­riano no re­co­no­ce los agen­tes del mer­ca­do du­do de que ha­ga lo pri­me­ro. En to­do ca­so– in­di­ca Ló­pez–, Ma­du­ro de­be­ría ha­ber anun­cia­do la re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da una vez ha­ya al­can­za­do un acuer­do, no an­tes. Es­to só­lo au­men­ta la con­fu­sión”.

ARIA­NA CUBILLOS / AP

Ni­co­lás Ma­du­ro, pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.