“Un pro­ble­ma bien ex­pli­ca­do es­tá muy cer­ca de la so­lu­ción”

Ten­go 57 años. Na­cí en Gre­no­ble y vi­vo en En­tre­cas­teux, un pe­que­ño pue­blo en la Pro­ven­za. Es­toy ca­sa­do y ten­go un hi­jo tam­bién atra­pa­do en las ma­ra­vi­llas del mar. El me­dio am­bien­te de­be­ría con­ver­tir­se en la ma­yor de las prio­ri­da­des po­lí­ti­cas y de las re­li

La Vanguardia - - LA CONTRA IMA SANCHÍS - IMA SAN­CHÍS

Es us­ted un pio­ne­ro del ci­ne en 3D... Cuan­do to­da­vía era al­go ex­pe­ri­men­tal, mi her­mano Fra­nçois y yo, que te­nía­mos una em­pre­sa de pos­pro­duc­ción, nos en­tu­sias­ma­mos y así me con­ver­tí en di­rec­tor de ci­ne. De pe­lí­cu­las sub­ma­ri­nas.

Tam­bién com­par­ti­mos la pa­sión por el mar des­de ni­ños, así que nues­tro pri­mer do­cu­men­tal fue so­bre el Me­di­te­rrá­neo. ¡Ci­ne ex­pe­ri­men­tal en 3D! To­dos nos to­ma­ban por lo­cos.

Ro­dar sus pe­lí­cu­las im­pli­ca mu­chas ho­ras en el mar con las mis­mas per­so­nas.

Es ne­ce­sa­rio co­no­cer muy bien al equi­po por­que no es un en­torno ama­ble y son bar­cos de tra­ba­jo que no hue­len bien, las ca­mas es­tán hú­me­das, el rui­do cons­tan­te del mo­tor… He­mos lle­ga­do a na­ve­gar por la Po­li­ne­sia en un bar­co in­fes­ta­do de cu­ca­ra­chas.

¡...!

Ha­bía tan­tas que pa­ra dor­mir nos po­nía­mos pa­pel de vá­ter en las ore­jas y la na­riz por­que nos tre­pa­ban por los bra­zos e in­ten­ta­ban en­trar.

Qué ho­rror.

En una oca­sión a mi her­mano le ata­ca­ron los ti­bu­ro­nes en Mé­xi­co. No me gus­ta con­tar­lo por­que no quie­ro que la gen­te les co­ja mie­do, pe­ro vi co­mo le gol­pea­ban con el mo­rro, el agua her­vía. Fue un mo­men­to te­rri­ble, pe­ro es­ca­pó.

Han muer­to mu­chos más ti­bu­ro­nes a ma­nos del hom­bre que vi­ce­ver­sa.

Hay al­re­de­dor de unos cien ata­ques de ti­bu­ro­nes a hu­ma­nos al año y en­tre 100 y 200 mi­llo­nes de ti­bu­ro­nes muer­tos por el hom­bre. Al­gu­nas es­pe­cies es­tán al bor­de de la ex­tin­ción.

¿Y es un pro­ble­ma?

Sí, por­que son de­pre­da­do­res que es­tán en lo al­to de la ca­de­na ali­men­ta­ria y se re­pro­du­cen muy len­ta­men­te, es muy fá­cil que se ex­tin­gan y son ne­ce­sa­rios pa­ra la sa­lud del océano.

Veo que le en­tris­te­ce.

En to­do el tiem­po que lle­vo bu­cean­do he vis­to una dis­mi­nu­ción tre­men­da de es­pe­cies. Por eso he­mos he­cho es­ta pe­lí­cu­la, que tra­ta so­bre el amor al océano. En es­tos mo­men­tos mu­cha gen­te ha­bla del me­dio am­bien­te, aun­que prác­ti­ca­men­te to­dos se­ña­lan el cam­bio cli­má­ti­co.

Cier­to.

Pe­ro el océano es la ma­dre de to­das las es­pe­cies de la tie­rra. Si no lo pro­te­ge­mos, no so­bre­vi­vi­re­mos. Gra­cias al fi­to­planc­ton el mar nos da más de la mi­tad del oxí­geno que res­pi­ra­mos. Si aca­ba­mos con él, ya no po­dre­mos res­pi­rar.

Eso nos abo­ca a la ex­tin­ción, cier­to.

Ha ha­bi­do tan­ta so­bre­pes­ca que en los paí­ses de Áfri­ca ape­nas ya se en­cuen­tran pe­ces. La gran in­dus­tria pes­que­ra lo es­quil­ma to­do, a menudo pa­ra ali­men­tar al ga­na­do.

Pa­re­ce con­tra na­tu­ra.

El arras­tre de fon­do es una bar­ba­ri­dad. Si vié­ra­mos he­li­cóp­te­ros arra­san­do el bos­que, arran­can­do los ár­bo­les pa­ra co­ger unos cuan­tos co­ne­jos, nos pa­re­ce­ría una lo­cu­ra. El pro­ble­ma es que só­lo ve­mos la su­per­fi­cie del mar, ig­no­ra­mos lo que pa­sa de­ba­jo. Es­ta­mos cie­gos.

Ima­gi­na­mos que es una des­pen­sa in­fi­ni­ta.

Nos cues­ta en­ten­der que cual­quier por­que­ría que ver­te­mos en la tie­rra aca­ba en el océano. Aun­que vi­va­mos en las mon­ta­ñas más al­tas, to­do va a pa­rar al océano. El agua es un ci­clo: se eva­po­ra, llue­ve y lo arras­tra to­do has­ta el mar.

Ya.

Muy po­cas per­so­nas co­no­cen su be­lle­za, por eso mi mi­sión es lle­var a la gen­te, y so­bre to­do a los ni­ños, eso que tan po­cos ven, por­que co­mo de­cía Jac­ques Cous­teau só­lo pro­te­ges lo que amas.

¿To­da­vía es­ta­mos a tiem­po?

No quie­ro que la gen­te sal­ga tris­te, por eso Las

ma­ra­vi­llas del mar es un can­to a la vi­da. Con­fío en la hu­ma­ni­dad, creo que es­ta­mos a tiem­po y soy cons­cien­te de que ha­ce 20 años ni si­quie­ra exis­tía ni un mi­nis­te­rio de me­dio am­bien­te.

Al­go es al­go...

So­mos la ge­ne­ra­ción que ha arra­sa­do con to­do, el si­glo XX ha si­do el nú­cleo de des­truc­ción me­dioam­bien­tal, y si en el si­glo XXI no so­mos más sa­bios, no ve­re­mos el si­glo XXII.

¿Una cues­tión de va­lo­res?

De su­per­vi­ven­cia. La de­fen­sa del me­dio am­bien­te se aso­cia a los par­ti­dos ver­des y a la iz­quier­da, pe­ro se de­be ser am­bien­ta­lis­ta por en­ci­ma de los par­ti­dos, por­que to­dos be­be­mos la mis­ma agua y res­pi­ra­mos el mis­mo ai­re.

La de­fen­sa del me­dio am­bien­te se in­clu­ye en un pa­que­te.

Sí, en el de las po­lí­ti­cas de de­re­chos so­cia­les, y en ese pa­que­te siem­pre hay pro­ble­mas más ur­gen­tes. Pe­ro el me­dio am­bien­te de­be­ría es­tar por en­ci­ma de to­do.

El me­dio am­bien­te es el pa­ra­guas ba­jo el que to­do lo de­más pue­de exis­tir.

Pe­ro es un pro­ce­so len­to y los po­lí­ti­cos ne­ce­si­tan so­lu­cio­nes rá­pi­das pa­ra con­se­guir vo­tos.

¿Se­rían ne­ce­sa­rias más le­yes pu­ni­ti­vas?

No sir­ven, por­que los lob­bies pre­sio­nan y cuan­do una gran em­pre­sa con­ta­mi­na aca­ba li­ti­gan­do y pac­tan­do, y to­do se re­du­ce a di­ne­ro. Hay que sen­tar­se con ellos a ha­blar, han de en­ten­der.

¿Pro­po­ne tra­tar­los co­mo a ni­ños?

Yo creo que un pro­ble­ma bien ex­pli­ca­do es­tá muy cer­ca de la so­lu­ción. So­mos la úni­ca es­pe­cie en la tie­rra que pue­de de­ci­dir so­bre su fu­tu­ro, y si se­gui­mos co­mo has­ta aho­ra, el océano ya no se­rá ca­paz de sos­te­ner­nos. Es sim­ple. Y hay al­go que no en­tien­do.

Us­ted di­rá.

¿Por qué gas­tar­se tan­tí­si­mo di­ne­ro en ir a un pla­ne­ta ro­jo y se­co cuan­do nos que­da tan­to por des­cu­brir y pro­te­ger en nues­tro océano?

IMA SAN­CHÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.