La nue­ra fa­vo­ri­ta de Trump

LA NUE­RA PRE­SI­DEN­CIAL SE HA CON­VER­TI­DO EN LA PRIN­CI­PAL BA­ZA DE DO­NALD TRUMP, QUIEN, DES­PUÉS DE QUE LE HA­YA DA­DO UN NIE­TO, LA HA NOM­BRA­DO POR­TA­VOZ DE SU CAM­PA­ÑA DE RE­ELEC­CIÓN CON LA MI­SIÓN DE FRE­NAR SU CAÍ­DA DE PO­PU­LA­RI­DAD MIEN­TRAS SE ES­TRE­CHA EL CER­CO JUD

La Vanguardia - - QUIEN - LLUÍS AMIGUET Bar­ce­lo­na

Ca­sa­da con Eric Trump, ter­cer hi­jo del pre­si­den­te, ha tra­ba­ja­do en te­le­vi­sión y do­mi­na las re­des

Ca­da se­ma­na pre­sen­ta ‘Real news’, don­de glo­sa con des­par­pa­jo los lo­gros de la ac­ción pre­si­den­cial

Con los Trump, la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos no es que ha­ya caí­do en el ne­po­tis­mo, es que se ha con­ver­ti­do en una em­pre­sa fa­mi­liar en la que hoy la es­tre­lla as­cen­den­te y ni­ña de los ojos del pre­si­den­te es su nue­ra, La­ra Trump.

El pre­si­den­te aca­ba de po­ner­la al fren­te de su cam­pa­ña de re­elec­ción en mo­men­tos crí­ti­cos que pa­re­cen com­pro­me­ter su se­gun­do man­da­to. Se es­tre­cha ca­da vez más el cer­co ju­di­cial y po­lí­ti­co que in­ves­ti­ga los víncu­los de su equi­po con Ru­sia, mien­tras el pre­si­den­te su­fre, ade­más, la ero­sión en las en­cues­tas cau­sa­da por sus úl­ti­mas me­te­du­ras de pa­ta.

Trump ha bus­ca­do una vez más en la can­te­ra fa­mi­liar el re­pun­te de po­pu­la­ri­dad que ne­ce­si­ta y ha vuel­to a con­fiar en La­ra Trump, de 34 años, ca­sa­da con Eric, ter­cer hi­jo del pre­si­den­te, a quien, ade­más, aca­ba, de dar un nie­to que ha si­do ce­le­bra­do en los pro­gra­mas más po­pu­la­res y pre­sen­ta­do en las re­des con un pei­na­do que ha­ce que su pa­re­ci­do con el abue­lo pa­terno re­sul­te in­quie­tan­te.

Apro­ve­chan­do su es­ta­do de gra­cia te­le­vi­si­vo, La­ra Trump, de sol­te­ra La­ra Yu­nas­ka, ex en­tre­na­do­ra fí­si­ca con ex­pe­rien­cia te­le­vi­si­va co­mo pro­duc­to­ra del po­pu­lar in­for­ma­ti­vo te­le­vi­si­vo In­si­de edi­tion se ha apre­su­ra­do a des­men­tir que el pre­si­den­te hu­bie­ra te­le­fo­nea­do a la viu­da de un mi­li­tar muer­to en com­ba­te pa­ra dar­le el pé­sa­me sin sa­ber­se si­quie­ra el nom­bre del caí­do.

Pa­ra di­fun­dir el des­men­ti­do ha uti­li­za­do su pro­pio ca­nal de te­le­vi­sión de cam­pa­ña pa­ra la re­elec­ción al que el equi­po elec­to­ral ha bau­ti­za­do co­mo Real news up­da­te (ac­tua­li­za­ción de las no­ti­cias reales): to­da una pro­cla­ma­ción de in­ten­cio­nes que re­pli­ca la acu­sa­ción que se ha­ce al pre­si­den­te de ha­ber­se apro­ve­cha­do de fa­kes ela­bo­ra­dos por agen­tes ru­sos y di­fun­di­dos por las re­des so­cia­les en EE.UU. pa­ra ga­nar en la úl­ti­ma cam­pa­ña.

Lo sor­pren­den­te, da­do el tono par­ti­dis­ta y apo­lo­gé­ti­co de sus guio­nes, es que la “nue­ra pre­si­den­cial”, co­mo la apo­dan los ame­ri­ca­nos, ha­ya con­se­gui­do mi­llón y me­dio de vi­si­tas en unas ho­ras.

Só­lo hay que es­cu­char unos mi­nu­tos el ca­nal pa­ra con­cluir que el men­sa­je del ca­nal pre­si­den­cial es la pre­sen­ta­do­ra y sus pan­to­rri­llas mus­cu­la­das, por­que ape­nas hay otro con­te­ni­do.

Pe­ro tam­bién hay que con­ce­der­le que es un men­sa­je que ca­la en su sim­pli­ci­dad en los por­ta­les de ma­yor au­dien­cia en­tre anun­cios de via­gra y fa­kes de la chi­ca de Ken­tucky arres­ta­da por ven­der sus fo­tos des­nu­da en la puer­ta de un co­le­gio.

Es el mun­do de Trump y La­ra lo do­mi­na des­de que Do­nald Trump le con­fió la di­rec­ción de su cam­pa­ña pre­si­den­cial en la cru­cial Ca­ro­li­na del Nor­te y ella le sir­vió el es­ta­do en ban­de­ja or­ga­ni­zan­do un au­to­bús de “mu­je­res por Trump” pa­ra re­ver­tir su caí­da en las en­cues­tas en­tre las vo­tan­tes des­pués de que se di­fun­die­ra una gra­ba­ción en la que se le po­día oír alar­dean­do de su ac­ti­tud de aco­sa­dor.

El éxi­to te­le­vi­si­vo y elec­to­ral de La­ra y su ac­ti­tud de pu­bli­cis­ta “en cam­pa­ña per­ma­nen­te” ha con­ven­ci­do al pre­si­den­te de que es la pro­fe­sio­nal que ne­ce­si­ta pa­ra su com­pli­ca­da re­elec­ción, pues­ta ya en en­tre­di­cho por la ca­ta­ra­ta de jui­cios que se ave­ci­na y que pue­den ir po­nien­do al des­cu­bier­to los la­zos de Trump con Ru­sia y có­mo Pu­tin le ayu­dó a con­se­guir la pre­si­den­cia.

La­ra do­mi­na los gui­ños de ima­gen de los me­dios más po­pu­la­res y lo de­mos­tró yen­do a aplau­dir a su sue­gro en su úl­ti­ma in­ter­ven­ción en la ONU “tan só­lo una se­ma­na des­pués de dar a luz –co­mo se apre­su­ra­ron a des­ta­car– a su nie­to, Luke y lu­cien­do una es­plén­di­da fi­gu­ra”.

Ca­da día, La­ra apa­re­ce en pan­ta­lla y es vi­ra­li­za­da en cam­pa­ña. Es­ta se­ma­na, por ejem­plo, to­do el país pu­do ver­la en las sec­cio­nes de gen­te de los in­for­ma­ti­vos con una ver­sión ca­la­ba­za Ha­llo­ween de la go­rra ro­ja que iden­ti­fi­ca al pre­si­den­te.

“Hay mu­chas fa­ke news –re­pi­te ca­da se­ma­na al pre­sen­tar No­ti­cias

reales en cam­pa­ña– así que al­guien tie­ne que ex­pli­car­les to­do lo que el pre­si­den­te ha he­cho por los ame­ri­ca­nos es­tos días y ese al­guien soy yo”. De mo­men­to, La­ra no ha ex­pli­ca­do qué pa­só, re­pli­can los de­mó­cra­tas, con los 12 mi­llo­nes de dó­la­res que re­cau­dó en teo­ría con­tra el cán­cer in­fan­til y que aca­ba­ron fi­nan­cian­do la cam­pa­ña de su sue­gro.

TASOS KATOPODIS/WIREIMAGE

QUIÉN

AN­DRES KUDACKI / AP

la­ra trump

Eric Trump, ter­cer hi­jo del pre­si­den­te, ha si­do acu­sa­do de des­viar fon­dos de sus cam­pa­ñas hu­ma­ni­ta­rias pa­ra fi­nan­ciar la ca­rre­ra elec­to­ral de su pa­dre con el apo­yo de su po­pu­lar y te­le­gé­ni­ca es­po­sa La­ra, con quien ha te­ni­do aho­ra un hi­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.