De­pre­da­do­res se­xua­les del ci­ne

LA LEY DEL SI­LEN­CIO SE DEROGA EN HOLLY­WOOD: AC­TO­RES Y AC­TRI­CES DE­NUN­CIAN EN PÚ­BLI­CO EL ABU­SO Y EL ACO­SO SE­XUAL QUE HAN SU­FRI­DO EN MA­NOS DE PRO­DUC­TO­RES, DI­REC­TO­RES Y AC­TO­RES

La Vanguardia - - QUIEN - PE­RE SOLÀ GIM­FE­RRER Bar­ce­lo­na

En Holly­wood hay un mal en­dé­mi­co: la exis­ten­cia de hom­bres que des­de su si­tua­ción de po­der creen que pue­den so­li­ci­tar o for­zar fa­vo­res se­xua­les, aco­sar y abu­sar con to­tal im­pu­ni­dad. Só­lo hay que echar la vis­ta atrás y ver la his­to­ria de la in­dus­tria. Ma­rilyn Mon­roe ya ad­ver­tía que ha­bía mu­cho “vi­cio­so y re­tor­ci­do” que con­tem­pla­ba el mun­do del ci­ne co­mo un “pros­tí­bu­lo” en el que ha­cer aque­llo que qui­sie­ra, y una ac­triz se­cun­da­ria de los cin­cuen­ta co­mo Ma­ri­gold Rus­sell acon­se­ja­ba a las re­cién lle­ga­das que si­guie­ran tres re­glas si no que­rían aca­bar sien­do víc­ti­mas de las fau­ces de los de­pre­da­do­res. Ad­ver­tía que hi­cie­ran to­das las reunio­nes en des­pa­chos y en ho­ra­rio de ofi­ci­na, que pa­sa­ran to­das las in­vi­ta­cio­nes y ofer­tas a sus agen­tes, y que nun­ca die­ran su nú­me­ro de te­lé­fono per­so­nal. Era la for­ma de evi­tar los lla­ma­dos “cas­tings de sofá”, en los que los pa­pe­les se in­ter­cam­bia­ban por fa­vo­res se­xua­les. Y, des­pués de es­cu­char las acu­sa­cio­nes que ro­dean al pro­duc­tor Har­vey Wein­stein, que­da cla­ro que los con­se­jos man­tie­nen su vi­gen­cia.

La ca­ja de Pan­do­ra se abrió el pa­sa­do 5 de oc­tu­bre cuan­do The New

York Ti­mes des­ta­pó un se­cre­to a vo­ces: que Wein­stein, pro­duc­tor de

Pulp fic­tion, Sha­kes­pea­re in lo­ve o El dis­cur­so del rey, era un de­pre­da­dor se­xual que ha­bía vio­la­do en­tre otras a la ac­triz ita­lia­na Asia Ar­gen­to. Gwy­neth Pal­trow, Angelina Jo­lie y Ca­ra De­le­vin­gne de­ci­die­ron com­ple­tar el re­la­to, re­co­no­cien­do abier­ta­men­te que tam­bién ha­bían si­do víc­ti­mas del aco­so se­xual de Wein­stein al ini­cio de sus ca­rre­ras. Las víc­ti­mas es­tán har­tas de te­ner mie­do y ca­llar mien­tras los con­su­ma­do­res del de­li­to man­te­nían sus ca­rre­ras in­tac­tas co­mo Wein­stein, que, an­tes de ser des­pe­di­do en oc­tu­bre de The Wein­stein Com­pany, te­nía el ré­cord de agra­de­ci­mien­tos en los Os­cars só­lo por de­trás de Ste­ven Spiel­berg.

So­la­men­te es­ta se­ma­na hay cua­tro nue­vos ca­sos que aca­pa­ran ti­tu­la­res: los ac­to­res Dus­tin Hoff­man, Ke­vin Spa­cey y Je­remy Pi­ven, ade­más del di­rec­tor Brett Rat­ner. So­bre Pi­ven pe­san dos acu­sa­cio­nes de

aco­so se­xual en el tra­ba­jo mien­tras es­ta­ba en la cres­ta de la ola por la se­rie En­tou­ra­ge, por la que ob­tu­vo tres pre­mios Emmy y un Glo­bo de Oro. De Rat­ner ho­rro­ri­za la con­fe­sión de Na­tas­ha Hens­trid­ge (Spe­cies), que ha con­fe­sa­do que el di­rec­tor de X-Men: La de­ci­sión fi­nal la for­zó a prac­ti­car se­xo oral cuan­do te­nía 19 años, y de Oli­via Munn (The news­room), que ha afir­ma­do que Rat­ner se mas­tur­bó de­lan­te de ella. So­bre Hoff­man pe­san las acu­sa­cio­nes de la es­cri­to­ra An­na Graham Hun­ter, be­ca­ria en La muer­te de un via­jan­te en 1985 cuan­do ella te­nía 17 años y Hoff­man, 48. Du­ran­te el ro­da­je le pi­dió un “clí­to­ris” pa­ra desa­yu­nar, ma­sa­jes y le ma­no­seó el cu­lo en re­pe­ti­das oca­sio­nes. El ac­tor ha res­pon­di­do con una dis­cul­pa: “Sien­to el má­xi­mo res­pe­to por las mu­je­res y me sien­to te­rri­ble por cual­quier co­sa que ha­ya po­di­do ha­cer que la pu­sie­ra en una si­tua­ción in­có­mo­da”.

Un mea cul­pa si­mi­lar es el de Ke­vin Spa­cey, que no re­cuer­da una fies­ta que ce­le­bró en su ca­sa en los ochen­ta y don­de es­ta­ba in­vi­ta­do Ant­hony Rapp (Star Trek: Dis­co­very), que en­ton­ces tra­ba­ja­ba en Broad­way co­mo él. Allí Spa­cey le qui­so se­du­cir ¿El pro­ble­ma? Que Spa­cey te­nía 26 años y Rapp, so­la­men­te 14. Por si aca­so, ha pe­di­do dis­cul­pas por lo ocu­rri­do, cul­pan­do al al­cohol, y apro­ve­chan­do el mo­men­to pa­ra sa­lir del ar­ma­rio, un opor­tu­nis­mo muy cri­ti­ca­do por la co­mu­ni­dad LGBT por re­la­cio­nar ho­mo­se­xua­li­dad y pe­de­ras­tia. ¿No re­co­no­cía ser ho­mo­se­xual pa­ra re­ci­bir Os­cars por Sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les o Ame­ri­can beauty pe­ro sí cuan­do se destapa que aco­sa­ba menores. Des­de las pa­la­bras de Rapp, Net­flix ha de­ci­di­do anun­ciar que la sex­ta tem­po­ra­da de Hou­se of cards es la úl­ti­ma y ha pa­ra­li­za­do el ro­da­je pa­ra res­pon­der las preo­cu­pa­cio­nes del equi­po que ro­dea a Spa­cey.

Es­tas con­se­cuen­cias de Spa­cey sor­pren­den en una in­dus­tria que no sue­le to­mar me­di­das. Só­lo hay que ver las ca­rre­ras de Ro­man Po­lans­ki o Woody Allen. O ver que el có­mi­co Bill Cosby si­gue en li­ber­tad des­pués de que más de se­sen­ta mu­je­res le ha­yan acu­sa­do de vio­lar­las des­pués de se­dar­las. O ver que el di­rec­tor Br­yan Sin­ger (res­pon­sa­ble de la fran­qui­cia de X-Men) es­tá ro­dan­do un bio­pic de Fred­die Mer­cury tras re­ci­bir una de­man­da co­lec­ti­va en el 2014 en­ca­be­za­da por el ac­tor Mi­chael Egan III, que ar­gu­men­ta­ba que le ha­bía dro­ga­do y ha­bía abu­sa­do de él con 15 años, un mes des­pués de re­ci­bir otra de­man­da por abu­sos se­xua­les. O ver que Ca­sey Af­fleck ha­bía si­do de­man­da­do en el 2010 por la pro­duc­to­ra Aman­da Whi­te y por la di­rec­to­ra de fo­to­gra­fía Mag­da­le­na Gor­ka por aco­so se­xual (de­man­das que re­sol­vió con com­pen­sa­cio­nes fue­ra de los juz­ga­dos) y re­ci­bía el Os­car al me­jor ac­tor por Man­ches­ter fren­te al mar el pa­sa­do fe­bre­ro.

Lo más tris­te es que, mien­tras se es­cri­ben es­tas lí­neas, pro­ba­ble­men­te ha­yan apa­re­ci­do nue­vas víc­ti­mas de es­ta en­fer­me­dad de la que Holly­wood so­la­men­te re­pre­sen­ta la punta del ice­berg.

Ma­rilyn Mon­roe ya ad­ver­tía que ha­bía vi­cio­sos en Holly­wood que veían la in­dus­tria co­mo un “pros­tí­bu­lo”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.