FE­LI­GRE­SES DE TO­DA LA CIU­DAD

La Vanguardia - - QUIEN -

Así que el kái­ser Gui­ller­mo II de­ci­dió cons­truir en el mis­mo lu­gar la ac­tual ca­te­dral; las obras em­pe­za­ron en 1894 y la inau­gu­ra­ción se ofi­ció en 1905. Co­mo to­dos los gran­des tem­plos ubi­ca­dos en zo­nas cén­tri­cas y tu­rís­ti­cas, la ca­te­dral ber­li­ne­sa bre­ga con el he­cho de ser imán pa­ra vi­si­tan­tes, y con el de­ber de man­te­ner la aten­ción re­li­gio­sa a la co­mu­ni­dad. Son los mis­mos re­tos que afron­tan otras igle­sias y san­tua­rios mo­nu­men­ta­les de ciu­da­des glo­ba­les; les ocu­rre lo mis­mo a las ca­te­dra­les de Bar­ce­lo­na o San­tia­go de Com­pos­te­la, a No­treDa­me de Pa­rís, a las gran­des igle­sias ro­ma­nas y flo­ren­ti­nas, y qué de­cir de la ba­sí­li­ca de la Sa­gra­da Fa­mí­lia... En­ca­jar fe y tu­ris­mo im­pli­ca un con­ti­nuo ejer­ci­cio de lo­gís­ti­ca y crea­ti­vi­dad pa­ra sus pas­to­res, y pa­ra las pro­pias co­mu­ni­da­des. El Ber­li­ner Dom tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de no es­tar asig­na­do ex­clu­si­va­men­te al ba­rrio, así que en­tre sus 1.500 fe­li­gre­ses hay mu­chos del cir­cun­dan­te dis­tri­to de Mit­te, des­de lue­go, pe­ro tam­bién del res­to de Ber­lín, e in­clu­so del land de Bran­dem­bur­go, que ro­dea a la ca­pi­tal. La pas­to­ra prin­ci­pal, Pe­tra Zim­mer­mann, sos­tie­ne que esa com­po­si­ción he­te­ro­gé­nea, uni­da a la ubi­ca­ción de la ca­te­dral y a su re­le­van­cia his­tó­ri­ca, ha­cen que es­ta igle­sia es­té muy uni­da a Ber­lín en su con­jun­to. Y que por to­do ello, igle­sia y co­mu­ni­dad tie­nen mu­cho que de­cir so­bre ur­ba­nis­mo y so­bre de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.