RE­COR­DAN­DO A MAR­TÍN LU­TE­RO

La Vanguardia - - QUIEN -

Es­ta se­ma­na, la ca­te­dral lo ha te­ni­do más fá­cil pa­ra so­bre­lle­var su do­ble co­me­ti­do, pues de­di­có el mar­tes 31 de oc­tu­bre a un gran acon­te­ci­mien­to re­li­gio­so con ti­rón tu­rís­ti­co: el quin­to cen­te­na­rio de la pu­bli­ca­ción por Mar­tín Lu­te­ro en Wit­ten­berg de las 95 te­sis que da­rían lu­gar a la Re­for­ma pro­tes­tan­te. Hu­bo un ser­vi­cio re­li­gio­so es­pe­cial, con mu­cha mú­si­ca de Bach, y la ca­te­dral ates­ta­da. Pe­ro vol­vien­do al edi­fi­cio, lla­ma la aten­ción que la gran na­ve es­té or­na­da pro­fu­sa­men­te: es­cul­tu­ras, már­mo­les, vi­drie­ras, mo­sai­cos, ca­pi­te­les bru­ñi­dos... con un cier­to ai­re a ba­sí­li­ca ro­ma­na en to­do su apo­geo. A de­cir ver­dad, no pa­re­ce una igle­sia lu­te­ra­na, pues acos­tum­bran a ser de pa­re­des blan­cas y de­co­ra­ción es­cue­ta. Pe­ro el kái­ser Gui­ller­mo II qui­so que su ca­te­dral fue­ra sun­tuo­sa co­mo sím­bo­lo de la mo­nar­quía; de­bía ser una ré­pli­ca pro­tes­tan­te de la gran ca­te­dral ca­tó­li­ca de Ale­ma­nia, la ca­te­dral de Co­lo­nia. Tam­bién in­flu­yó que su ar­qui­tec­to, Ju­lius Carl Rasch­dorff, era ca­tó­li­co, y sen­tía fas­ci­na­ción por las cons­truc­cio­nes re­na­cen­tis­tas y ba­rro­cas ita­lia­nas. En la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, los bom­bar­deos alia­dos da­ña­ron gra­ve­men­te la ca­te­dral, y al que­dar en el sec­tor es­te, lan­gui­de­ció en es­ta­do rui­no­so du­ran­te de­ce­nios. La an­ti­gua RDA co­mu­nis­ta aca­ri­ció la idea de de­rri­bar­la, pe­ro fi­nal­men­te en 1975 co­men­zó la res­tau­ra­ción, gra­cias a fon­dos in­yec­ta­dos por la Igle­sia evan­gé­li­ca de la Ale­ma­nia oc­ci­den­tal y por el Go­bierno de la RFA. Las obras aca­ba­ron en 1993, tres años des­pués de la reunificación de Ale­ma­nia. Aho­ra el Ber­li­ner Dom es de to­dos los ber­li­ne­ses, y por su­pues­to tam­bién de los vi­si­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.