Un can­ci­ller no­rue­go, nue­vo je­fe de Da­vos

BRENDE, DE 52 AÑOS, FUE PAR­TE AC­TI­VA CO­MO CAN­CI­LLER DE NO­RUE­GA EN LAS NE­GO­CIA­CIO­NES DEL PRO­CE­SO DE PAZ CON LAS FARC Y LA RE­CU­PE­RA­CIÓN DE LAS RE­LA­CIO­NES EN­TRE OS­LO Y PE­KÍN

La Vanguardia - - QUIEN - GLO­RIA MORENO Bar­ce­lo­na

Hay tre­nes que só­lo pa­san una vez en la vi­da. Y el con­ser­va­dor Bør­ge Brende no lo ha du­da­do. A pe­sar de la re­elec­ción de su par­ti­do en las re­cien­tes elec­cio­nes de No­rue­ga, aca­ba de de­jar el pres­ti­gio­so pues­to de mi­nis­tro de Ex­te­rio­res que ocu­pa­ba des­de el 2013 pa­ra con­ver­tir­se en el nue­vo pre­si­den­te del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, co­no­ci­do co­mo Fo­ro de Da­vos. Se tra­ta de una po­si­ción de nue­va crea­ción, idea­da pa­ra ayu­dar al oc­to­ge­na­rio fun­da­dor y pre­si­den­te eje­cu­ti­vo, Klaus Sch­wab (1938), a ges­tio­nar la fun­da­ción que ca­da año or­ga­ni­za en Da­vos la cum­bre de la éli­te mun­dial.

Tra­ba­jar co­do a co­do con uno de los hom­bres más in­flu­yen­tes del pla­ne­ta no es una opor­tu­ni­dad que se pre­sen­te ca­da día. Ba­jo la ba­tu­ta de Sch­wab, go­ber­nan­tes, ban­que­ros, con­se­je­ros de­le­ga­dos, in­te­lec­tua­les y lí­de­res de opinión de to­do el mun­do se dan ci­ta ca­da mes de enero en los ne­va­dos Al­pes sui­zos pa­ra de­ba­tir acer­ca de los gran­des re­tos que afron­ta la hu­ma­ni­dad.

A Bør­ge Brende, po­lí­ti­co ex­pe­ri­men­ta­do, cul­to y abier­to al mun­do, la ofer­ta le va co­mo ani­llo al de­do. Aman­te de la glo­ba­li­za­ción, siem­pre ha in­ten­ta­do vo­lar le­jos de los asun­tos na­cio­na­les.

En su cu­rrí­cu­lum, su car­go más des­ta­ca­do es el más re­cien­te. Co­mo ti­tu­lar de la car­te­ra de Ex­te­rio­res ha con­se­gui­do gran­des lo­gros, co­mo el éxi­to de las ne­go­cia­cio­nes pa­ra el his­tó­ri­co acuer­do de paz en­tre las FARC y el Go­bierno co­lom­biano o la re­cu­pe­ra­ción de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre No­rue­ga y Chi­na, que lle­va­ban ro­tas des­de el 2010 a raíz de la con­ce­sión del No­bel de la Paz al di­si­den­te Liu Xiao­bo.

Na­ci­do en 1965 en la pe­que­ña lo­ca­li­dad de Od­da, en el su­r­oes­te de No­rue­ga, Brende dio sus pri­me­ros pa­sos en el Par­ti­do Con­ser­va­dor cuan­do to­da­vía era un vein­tea­ñe­ro. Li­cen­cia­do en His­to­ria, De­re­cho y Eco­no­mía, en 1997 en­tró en el Par­la­men­to no­rue­go y cua­tro años des­pués, a la edad de 36, fue nom­bra­do mi­nis­tro por pri­me­ra vez. Hi­zo una bue­na ges­tión al fren­te del Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te y en­tre el 2004 y el 2005, se hi­zo car­go de la car­te­ra de Co­mer­cio e In­dus­tria.

Lue­go, cuan­do su par­ti­do per­dió el po­der, apro­ve­chó pa­ra ale­jar­se de su país. Eli­gió pre­ci­sa­men­te el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, con el que co­la­bo­ró en­tre el 2008 y el 2009 y con pos­te­rio­ri­dad, en­tre el 2011 y el 2013. En­tre me­dio, ocu­pó el car­go de se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Cruz Ro­ja no­rue­ga. Po­si­cio­nes, to­das ellas, que le ayu­da­ron a con­so­li­dar su per­fil in­ter­na­cio­nal y a ser nom­bra­do mi­nis­tro de Ex­te­rio­res a par­tir del 2013, coin­ci­dien­do con el re­torno al po­der de su par­ti­do.

Des­de en­ton­ces, Brende ha si­do uno de los mi­nis­tros me­jor va­lo­ra­dos por los ciu­da­da­nos no­rue­gos. Pe­ro el man­da­to de los car­gos po­lí­ti­cos tie­ne su lí­mi­te en las ur­nas y el atrac­ti­vo del pues­to que se le ofre­cía en Da­vos era di­fí­cil de re­cha­zar, ade­más de que le brin­da una pers­pec­ti­va a un pla­zo mu­cho más lar­go.

Su nom­bre es aho­ra uno de los me­jor si­tua­dos pa­ra su­ce­der a Klaus Sch­wab, de quien se­rá el co­la­bo­ra­dor más pró­xi­mo. Sch­wab, ale­mán de na­ci­mien­to, inau­gu­ró la reunión del Fo­ro de Da­vos en 1971. Pe­ro, aho­ra, su avan­za­da edad –el pró­xi­mo mes de mar­zo cum­pli­rá 80 años– ali­men­ta las qui­nie­las so­bre quién se­rá su su­ce­sor. Con su tras­la­do a Gi­ne­bra, mu­chos apues­tan aho­ra por el ex­mi­nis­tro de Ex­te­rio­res no­rue­go.

De he­cho, es la pri­me­ra vez, que Klaus Sch­wab de­le­ga una bue­na par­te de sus res­pon­sa­bi­li­da­des en otra per­so­na. Pre­gun­ta­do re­cien­te­men­te por la re­vis­ta sui­za Bi­lanz, el gu­rú evi­tó dar pis­tas so­bre qué pa­sa­rá cuan­do ya no es­té. Só­lo di­jo que “en la jun­ta di­rec­ti­va hay des­ta­ca­das per­so­na­li­da­des” en po­si­ción de su­ce­der­le.

Sí ad­mi­tió, en cam­bio, que la lle­ga­da de Brende sig­ni­fi­ca “una re­duc­ción sus­tan­cial de la car­ga de tra­ba­jo” que has­ta aho­ra asu­mía só­lo él. Sch­wab quie­re que su or­ga­ni­za­ción si­ga sien­do ca­paz de dar for­ma a la his­tó­ri­ca trans­for­ma­ción que vi­ve el mun­do de hoy y que él sue­le de­fi­nir co­mo la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial. Y con Brende a su la­do, se sien­te me­jor pre­pa­ra­do pa­ra ello.

De su co­la­bo­ra­dor no­rue­go des­ta­ca su per­fil co­mo “lí­der po­lí­ti­co al­ta­men­te res­pe­ta­do”, con ex­pe­rien­cia en com­pli­ca­dos pro­ce­sos de paz, co­mo el his­tó­ri­co acuer­do con las FARC. Se es­pe­ra que su ta­lan­te di­plo­má­ti­co y va­lio­sos con­tac­tos ayu­den a for­ta­le­cer las re­la­cio­nes con los go­bier­nos y de­más en­tes in­ter­na­cio­na­les de una fun­da­ción que na­ció pa­ra pro­mo­ver una ma­yor coope­ra­ción en­tre las es­fe­ras pú­bli­ca y pri­va­da.

Li­cen­cia­do en His­to­ria, De­re­cho y Eco­no­mía, con 36 años fue nom­bra­do mi­nis­tro de Me­dio Am­bien­te

En el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial se­rá la mano de­re­cha del fun­da­dor, Klaus Sch­wab, que en mar­zo cum­ple 80 años

AFP PHO­TO / LUIS ACOS­TA

Brende, en una en­tre­vis­ta en Car­ta­ge­na (Co­lom­bia), don­de se fir­mó el acuer­do de paz en­tre el Go­bierno y las FARC en sep­tiem­bre del 2016

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.