“Oi­go a de­ma­sia­da gen­te ha­blar en nom­bre del pue­blo y no me gus­ta’’

La Vanguardia - - QUIEN -

El pe­rio­dis­ta Queco Novell (Bar­ce­lo­na, 1963) de­ci­dió un día de­jar la cró­ni­ca po­lí­ti­ca que rea­li­za­ba pa­ra TVE y en­fun­dar­se el tra­je de imi­ta­dor que lo ocu­pa des­de ha­ce más de una dé­ca­da en el exi­to­so pro­gra­ma de sá­ti­ra

Po­lò­nia. Ha­bla en pleno tsu­na­mi po­lí­ti­co por la cues­tión ca­ta­la­na.

La som­bra de la in­ter­ven­ción de TV3 a tra­vés del ar­tícu­lo 155 so­bre­vo­ló el Po­lò­nia. ¿Te­mió que lo eli­mi­na­ran?

La gra­ba­ción del jue­ves en la que Puig­de­mont du­dó en­tre elec­cio­nes o DUI fue la más his­té­ri­ca en do­ce años de pro­gra­ma. Fue un caos, tra­ba­ja­mos con un guión ca­si im­pro­vi­sa­do pe­ro el re­sul­ta­do fue es­pec­ta­cu­lar. El país ne­ce­si­ta reír y cu­rio­sa­men­te bus­ca la ri­sa en un pro­gra­ma que ha­bla de po­lí­ti­ca. El mi­llón de es­pec­ta­do­res que tu­vo aquel Po­lò­nia es un da­to pa­ra re­fle­xio­nar de ca­ra a hi­po­té­ti­cas in­ter­ven­cio­nes en la te­le­vi­sión pú­bli­ca ca­ta­la­na.

Ma­riano Ra­joy es de los po­cos per­so­na­jes que du­ran des­de el prin­ci­pio del pro­gra­ma. ¿Su imi­ta­ción ha evo­lu­cio­na­do?

He­mos apren­di­do a ha­cer­lo bien. Vien­do an­ti­guos Ra­joys pien­so que aho­ra sa­les con eso y te ma­tan. An­tes no le en­con­tra­ba la gra­cia a in­ter­pre­tar a Ra­joy. Has­ta un día con­cre­to, du­ran­te la pa­ro­dia de la es­ce­na de los her­ma­nos Marx, la de “más ma­de­ra es la gue­rra”. Ad­mi­ro mu­cho a Grou­cho y aquel día ha­cien­do de Grou­cho-Ra­joy pen­sé: “Sí, va por aquí”.

Su Ra­joy ayu­da a desa­cra­li­zar el mo­men­to po­lí­ti­co.

Ha­ce un mes que me es­tá cos­tan­do in­ter­pre­tar a Ra­joy. La ac­tua­li­dad nos pe­sa a to­dos. Nos es­tá afec­tan­do las vi­das per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les. Y Po­lò­nia es un lu­gar de tra­ba­jo. Allí nos pin­ta­mos la ca­ra pa­ra in­ter­pre­tar a las per­so­nas que nos es­tán con­di­cio­nan­do la vi­da. Des­de fi­na­les de sep­tiem­bre me cues­ta pa­ro­diar a Ra­joy. Al­gu­na vez sien­to in­co­mo­di­dad al ha­cer reír ha­cien­do de él.

Us­ted en­car­na al pa­ra­dig­ma de lo que es­tá pa­san­do: dos pre­si­den­tes, Puig­de­mont y Ra­joy, que no pue­den en­con­trar­se por­que los in­ter­pre­ta la mis­ma per­so­na. Por eso los de ver­dad no se en­cuen­tran: por­que el gag de Po­lò­nia se­ría im­po­si­ble (ríe). La vi­da me ha lle­va­do a in­ter­pre­tar a los dos per­so­na­jes más an­ta­gó­ni­cos de la his­to­ria de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. En el pla­tó, ca­rac­te­ri­za­do de pre­si­dent, me re­cri­mi­na­ron que el de ver­dad pu­die­ra con­vo­car au­to­nó­mi­cas. Al­gu­nos com­pa­ñe­ros me gri­ta­ban “Puig­de­mont, que te has ra­jao”. Y yo “de­jad­me en paz que no soy Puig­de­mont” (ríe). Y en la ca­lle me pre­gun­tan: “Pre­si­dent, ¿qué pa­sa­rá?”.

En el in­for­ma­ti­vo en ca­ta­lán de TVE a fi­na­les de los 80, fir­ma­ba co­mo Fran­cesc Novell. ¿Su ex­pe­rien­cia en la in­for­ma­ción ge­ne­ral es un gra­do pa­ra imi­tar po­lí­ti­cos? Al­go que­da. En el pla­tó es­tos días es­toy ex­ci­ta­do. Por de­for­ma­ción pro­fe­sio­nal cuan­do pa­san co­sas im­por­tan­tes en el país me en­tra aquel pun­to de ex­ci­ta­ción que les en­tra a los pe­rio­dis­tas en días así. Era co­mo es­tar en un dis­po­si­ti­vo elec­to­ral. Hay mu­cho pe­rio­dis­mo en Po­lò­nia.

¿Se ima­gi­na su vi­da ca­pi­cúa, vol­vien­do a ha­cer un te­le­dia­rio se­rio?

No sé si me ve­rían en un in­for­ma­ti­vo al uso. Pe­ro ha­cer ac­tua­li­dad sin más­ca­ra, sí. Aca­bo de ha­cer de pe­rio­dis­ta en Pa­tria(s), un do­cu­men­tal pa­ra ex­pli­car lo que pa­sa en Ca­ta­lun­ya pa­ra Eus­kal Te­le­bis­ta. Allí he po­di­do ir del blan­co al ne­gro pa­san­do por los gri­ses. Soy muy de gri­ses. Me lo pa­sé me­jor en­tre­vis­tan­do a no po­lí­ti­cos que a po­lí­ti­cos.

Hu­bo in­ten­tos de su pro­duc­to­ra, Mi­no­ria Ab­so­lu­ta, pa­ra con­so­li­dar­se con pro­gra­mas de hu­mor en ca­de­nas es­ta­ta­les. Ni Mi­re us­té

ni La es­co­bi­lla na­cio­nal triun­fa­ron. ¿Nos reí­mos de co­sas dis­tin­tas ca­ta­la­nes y es­pa­ño­les?

No su­pi­mos co­nec­tar con un ti­po de hu­mor que gus­ta fue­ra de Ca­ta­lun­ya. Tam­bién mal­tra­ta­ron el día y ho­ra de emi­sión. Pe­ro es cier­to que no sa­bía­mos tan­to y apun­ta­mos mal, pe­ro no le veo con­no­ta­ción po­lí­ti­ca. Aquí tam­bién gus­tan mu­cho Los Mo­ran­cos. No com­par­to lo del hu­mor ca­ta­lán y el hu­mor es­pa­ñol, creo en el hu­mor uni­ver­sal.

¿Qué le ha­ce reír a us­ted?

Las co­sas que pre­ten­den ha­cer mu­cha gra­cia a mí no me la ha­cen. Río con Far­go, una se­rie ne­gra ne­grí­si­ma, de hu­mor ne­gro, que mues­tra lo pa­té­ti­co que pue­de ser el ser hu­mano. Con la te­le no me río de­ma­sia­do. Con el Po­lò­nia me reí mu­cho los dos me­ses que me rom­pí la cla­ví­cu­la y no pu­de ha­cer­lo.

¿Qui­zás Po­lò­nia ya ha­ce más pen­sar que reír?

El Po­lò­nia pos­te­rior al 1-O no ha­cía reír. Fue el más áci­do y amar­go que ja­más he­mos he­cho. Y a mí me en­can­tó. Reír­se es­tá bien, pe­ro me gus­ta que a me­dia ri­so­ta­da se me con­ge­le la ri­sa. Que no sepas si reír o llo­rar. Eso en ci­ne, tea­tro o li­te­ra­tu­ra me en­can­ta. Que te sor­pren­das pre­gun­tán­do­te: ¿de qué te ríes?

En el tea­tro, co­mo ac­tor, in­ter­pre­tó

el mo­nó­lo­go Con­fes­sió d’un

ex­pre­si­dent.

He re­cor­da­do mu­chos frag­men­tos de aque­lla pie­za. El ex­pre­si­den­te al que in­ter­pre­to se va­na­glo­ria: “Co­noz­co mu­cho al pue­blo, no a la po­bla­ción, eh? Eso son mu­chas per­so­nas y no las co­noz­co a to­das. Pe­ro del pue­blo pue­do ha­blar por­que lo co­noz­co muy bien. Soy un hom­bre del pue­blo”. En es­tos días oi­go a de­ma­sia­da gen­te ha­blar en nom­bre del pue­blo. Y no me gus­ta.

Le que­da tiem­po pa­ra par­ti­ci­par en ter­tu­lias de TV3. Con lo áci­das que han si­do sus pa­ro­dias de los ter­tu­lia­nos.

Y no me en­cuen­tro a gus­to en ese pa­pel. Me sor­pren­de la ca­pa­ci­dad del ter­tu­liano pa­ra ha­blar de to­do. Es­toy in­có­mo­do, en pe­rio­do de prue­ba. Me sor­pren­de có­mo sa­ben cor­tar­te, ele­var la voz, ofen­der­se. Es una vir­tud que no ten­go.

¿Cree que con­fun­den diá­lo­go y dia­léc­ti­ca?

Es que aho­ra es­tá de mo­da que se ha­gan los ofen­di­dos. Cuan­do suel­tan el man­tra “por fa­vor, ¿pue­do aca­bar? Yo no te he cor­ta­do”. Ha­cer­se el im­por­tan­te, ha­cer un Mar­huen­da. Pe­ro las con­su­mo. Y ha­go un jue­go: con un ter­tu­liano en mis an­tí­po­das ideo­ló­gi­cas tra­to de ver en qué coin­ci­do con él. Y me sor­pren­do vien­do que en al­go pen­sa­mos igual. Con es­te ejer­ci­cio te abres.

Aca­ba de dar la so­lu­ción al pro­ble­ma po­lí­ti­co ca­ta­lán.

Los po­lí­ti­cos no pue­den ha­cer­lo. Cuan­do ha­go es­te jue­go en mi ca­sa no me van los in­tere­ses per­so­na­les ni po­lí­ti­cos y a ellos sí. La so­lu­ción es un re­fe­rén­dum con ga­ran­tías, sino es­to no se aca­ba­rá, ni con el 155. Hay un mí­ni­mo de dos mi­llo­nes de per­so­nas en es­te país que es­tán des­co­nec­ta­das de Es­pa­ña.

En Po­lò­nia han vis­to pa­sar cua­tro pre­si­den­tes de la Ge­ne­ra­li­tat. Son co­mo el con­ser­je del mi­nis­te­rio que ve pa­sar mi­nis­tros y se que­da. ¿Te­me que se acabe des­per­so­na­li­zan­do a los po­lí­ti­cos?

Se tie­nen que re­la­ti­vi­zar. Du­ran­te el tiem­po que hi­ce in­for­ma­ción po­lí­ti­ca me acos­tum­bré a mi­rar con dis­tan­cia a los po­lí­ti­cos. Co­no­cí a al­gu­nos que me de­cían una co­sa en pri­va­do y en pú­bli­co, otra. En los in­for­ma­ti­vos ya no me creo el cor­te de voz del po­lí­ti­co. Lo que le pa­sa al país es im­por­tan­te, pe­ro lo real­men­te im­por­tan­te es que te ha­gas unos aná­li­sis mé­di­cos y te sal­gan mal. No me da la ga­na de vi­vir en mo­do dra­ma. Ten­go ga­nas de ser in­de­pen­dien­te pa­ra de­jar de pen­sar en pa­trias.

¿Los po­lí­ti­cos si­guen que­ján­do­se del Po­lò­nia?

Ten­go la con­cien­cia bien tran­qui­la. Des­de el pri­mer día el di­rec­tor To­ni So­ler nos ad­vir­tió: “Aquí to­dos re­ci­ben, te­ne­mos que ser equi­ta­ti­vos en las bo­fe­ta­das. Co­men­zan­do por el go­bierno que apro­ba­rá los pre­su­pues­tos de los que sal­drá nues­tro suel­do”. Si re­par­ti­mos al go­bierno, ten­dre­mos le­gi­ti­mi­dad pa­ra repartir a la opo­si­ción. Sin eso nos li­mi­ta­ría­mos a ha­cer reír.

Hu­bo crí­ti­cas al gag de Ra­jo­yHitler pa­ro­dian­do la pe­lí­cu­la El

hun­di­mien­to. ¿Se au­to­cen­su­ran?

Me gus­tó mu­cho ha­cer­lo. Me pi­die­ron que vie­ra mu­chas ve­ces esa es­ce­na por­que la que­rían igual. Hu­bo gen­te que se en­fa­dó. Y ya es­tá. No hu­bo de­ba­te en la ca­lle. A la se­ma­na si­guien­te sa­ca­mos a To­ni So­ler de Hitler pa­ra de­mos­trar que no pa­sa­ba na­da. Pe­ro echa­mos atrás al­gu­nos gags. Los me­jo­res no se han emi­ti­do.

Po­lò­nia pue­de ser co­mo el Sa­tur­day Night Li­ve que lle­va 42 años de pa­ro­dias en la TV ame­ri­ca­na. ¿No aca­ba­rá nun­ca?

Me en­can­ta­ría den­tro de vein­te años se­guir vien­do Po­lò­nia con otros ac­to­res y otros per­so­na­jes. Bueno, qui­zás al­guien se­gui­rá ha­cien­do de Ma­riano Ra­joy.

“En el ‘Po­lò­nia’ hay mu­cho pe­rio­dis­mo aun­que des­car­ta­mos gags; los me­jo­res no se han emi­ti­do” “Des­de fi­na­les de sep­tiem­bre me cues­ta pa­ro­diar a Ra­joy, sien­to in­co­mo­di­dad ha­cien­do reír con él”

Queco Novell (54 años) es pe­rio­dis­ta, ac­tor y el humorista que in­ter­pre­ta a Ra­joy y a Puig­de­mont en Po­lò­nia, el pro­gra­ma de sá­ti­ra po­lí­ti­ca de TV3

ANA JI­MÉ­NEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.