Pio­ne­ra de Eu­ro­vi­sión

La Vanguardia - - QUIEN - JAU­ME CO­LLELL

Prac­ti­ca sus ejer­ci­cios de gim­na­sia, aún con­du­ce, sa­le con los ami­gos y vi­ve ale­ja­da de la pro­fe­sión

Con­chi­ta Bau­tis­ta cre­ció con la co­pla, es­cu­chan­do a Con­cha Pi­quer y Jua­ni­ta Rei­na, pe­ro cuan­do triun­fó en los es­ce­na­rios acer­có el gé­ne­ro tra­di­cio­nal a la mú­si­ca pop. “En­ton­ces me de­fi­ní co­mo can­tan­te es­pa­ño­la mo­der­na y rít­mi­ca”, re­cuer­da a es­te dia­rio. Fue la pri­me­ra re­pre­sen­tan­te es­pa­ño­la en el Festival de Eu­ro­vi­sión. Aca­ba de cum­plir 81 años y es­tá con­tra­ria­da por­que le han ce­rra­do los dos úl­ti­mos gim­na­sios a los que iba. “Es­pe­ro que el que ten­go cer­ca de ca­sa lo re­abran pron­to, aun­que yo si­go en ca­sa con mis ejer­ci­cios”. Si­gue con­du­cien­do, le gus­ta sa­lir con los ami­gos y vi­ve ale­ja­da de su pro­fe­sión.

Ma­ría Con­cep­ción Bau­tis­ta Fer­nán­dez na­ció en Se­vi­lla en 1936. “So­mos cua­tro her­ma­nas y un her­mano que mu­rió el año pa­sa­do”. El pa­dre era agen­te co­mer­cial y la ma­dre ama de ca­sa. Fue una ni­ña re­vol­to­sa que ti­ra­ba las co­sas por el bal­cón, aun­que tam­bién le gus­ta­ba mu­cho leer. “Me es­con­día en el la­va­bo por­que mi ma­dre me per­se­guía con la za­pa­ti­lla, de­cía que leía de­ma­sia­do”. A los sie­te años debutó can­tan­do en una ca­se­ta de la Fe­ria de Ali­can­te. Es­tu­dió en la es­cue­la fran­ce­sa de Se­vi­lla, era apli­ca­da, y si­guió du­ran­te cua­tro años los es­tu­dios de Co­mer­cio.

Al sa­lir del co­le­gio co­rría ha­cia ca­sa de una tía que te­nía una tien­da y un bar. “Era mi ma­dri­na, me pa­ga­ba las cla­ses de bai­le en una aca­de­mia y fue en su bar don­de un se­ñor re­la­cio­na­do con el mun­do ar­tís­ti­co me pro­pu­so ac­tuar en las ga­las ju­ve­ni­les”. Se tra­ta­ba de unas se­sio­nes ma­ti­na­les que se ce­le­bra­ban en el tea­tro Ál­va­rez Quin­te­ro. Te­nía unos quin­ce años. Allí se ha­cían fun­cio­nes de fin de cur­so en las que Bau­tis­ta in­ter­pre­ta­ba pa­pe­les de prin­ce­sa o de ha­da. La vio otro re­pre­sen­tan­te y pron­to le ofre­ció una gi­ra por to­da Es­pa­ña con Pe­pe Pin­to. Tam­bién fue de gi­ra con To­rre­bruno y Jo­sé Guar­dio­la.

La can­tan­te se acuer­da de Adelita, su pro­fe­so­ra de can­to, y sien­te agra­de­ci­mien­to ha­cia mú­si­cos co­mo Fe­li­pe Cam­pu­zano y Juan Pardo que le com­pu­sie­ron mu­chas can­cio­nes. En 1961 se ce­le­bró en Can­nes la pri­me­ra Eu­ro­vi­sión en la que in­ter­vino Es­pa­ña, aun­que el festival ha­bía arran­ca­do en 1956. Fue es­co­gi­da por TVE, des­pués de un con­cur­so que con­vo­có RNE. Can­tó Es­tan­do con­ti­go, del maes­tro Au­gus­to Al­gue­ró, di­rec­tor tam­bién de la or­ques­ta. Que­dó en no­ve­na po­si­ción. Po­cos años des­pués, en 1965, vol­vió a Eu­ro­vi­sión pe­ro es­ta vez ocu­pó el úl­ti­mo lu­gar de la cla­si­fi­ca­ción.

La ar­tis­ta ha­bía em­pe­za­do a gra­bar en 1952, a sus die­ci­séis años. Pri­me­ro, tan só­lo co­plas, pa­so­do­bles, bu­le­rías, zam­bras… El gi­ro es­ti­lís­ti­co le per­mi­tió lle­gar a un pú­bli­co más am­plio. Em­pe­zó en­ton­ces sus gi­ras por La­ti­noa­mé­ri­ca. “Des­de 1961 iba to­dos los años a un pro­gra­ma de te­le­vi­sión que se ha­cía en Ca­ra­cas”. Ac­tuó tam­bién en Ar­gen­ti­na, Pe­rú, Cu­ba, Ecua­dor, Pa­na­má… En 1975 abrió un pa­rén­te­sis en su vi­da ar­tís­ti­ca. Bau­tis­ta fue ma­dre sol­te­ra, una si­tua­ción na­da có­mo­da en la Es­pa­ña de aquel mo­men­to, y jus­to es­te año mu­rió su hi­ja de un tu­mor ce­re­bral.

La in­tér­pre­te desa­rro­lló cier­ta ca­rre­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. “He par­ti­ci­pa­do en tre­ce pe­lí­cu­las, me ha di­ri­gi­do Juan An­to­nio Bar­dem, ac­tué con Pe­ret en A mi las mu­je­res ni fu ni fa”. Es­ta mu­jer ma­ce­ra­da en la pó­ci­ma del re­per­to­rio fol­kló­ri­co, que fue evo­lu­cio­nan­do ha­cia la mú­si­ca ye­yé, si­gue es­tan­do al día. “Es­toy lo­ca con el or­de­na­dor y el iPad, has­ta el pun­to de que mis her­ma­nas cuan­do tie­nen pro­ble­mas me con­sul­tan có­mo re­sol­ver­los”.

Los años le han atem­pe­ra­do el fuer­te ca­rác­ter pa­sio­nal que ex­hi­be co­mo buen escorpio. “Quie­ro mu­cho a la gen­te, to­dos co­nec­tan bien con­mi­go; res­pe­to a mi fa­mi­lia, a los ami­gos; no soy am­bi­cio­sa, pe­ro soy in­quie­ta y me gus­ta ave­ri­guar co­sas; dis­fru­to es­pe­cial­men­te en dar, re­ga­lar lo que ten­go, aun­que no soy mi­llo­na­ria. Soy muy cre­yen­te y prac­ti­can­te. Re­co­noz­co que a ve­ces ten­go un pron­to muy fuer­te pe­ro nun­ca he pues­to re­pa­ros a pe­dir per­dón”.

Ya lo de­cía su can­ción: “Es­tan­do con­ti­go, con­ti­go, me sien­to fe­liz”.

GIAN­NI FE­RRA­RI / GETTY

PAO­LO BLOCCO / GETTY

Arri­ba, Con­chi­ta Bau­tis­ta en su ca­sa de Ma­drid, en 1965. En co­lor, la ar­tis­ta en el fu­ne­ral de Ma­ru­ji­ta Díaz en el 2015

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.