BRO­TES DE GLO­BA­LI­ZA­CIÓN

La Vanguardia - - QUIEN - TE­RE­SA AMIGUET

Pa­sa­da la re­sa­ca de ese gran hap­pe­ning que fue la re­vo­lu­ción del 68, el mun­do en­ca­ró la dé­ca­da de los 70 con nue­vos ai­res. Woods­tock de­ja­ba un po­co an­ti­guos a Ni­xon, Brézh­nev y com­pa­ñía. La ló­gi­ca de la gue­rra fría em­pe­za­ba a re­sul­tar can­si­na pa­ra los hip­pies y, en pa­ra­le­lo, los pa­dres de es­tos −que pa­ga­ban la fies­ta− se en­fren­ta­ban a cam­bios mo­nu­men­ta­les que to­ca­ban su bol­si­llo. Por­que ya se sa­be que el di­ne­ro ja­más duer­me y, al lle­gar 1971, re­sul­ta­ron evi­den­tes al­gu­nas dis­fun­cio­nes pro­vo­ca­das por lo que hoy, con la pers­pec­ti­va del tiem­po, po­de­mos iden­ti­fi­car co­mo los pri­me­ros bro­tes de la glo­ba­li­za­ción.

El ejem­plo más pal­ma­rio fue la mul­ti­tu­di­na­ria ma­ni­fes­ta­ción de 100.000 cam­pe­si­nos que tu­vo lu­gar el 23 de mar­zo de 1971 en Bru­se­las, la ca­pi­tal eu­ro­pea, que ini­cia­ba así la tra­di­ción de ser es­ce­na­rio de ac­cio­nes “crea­ti­vas”, las cua­les se han ido su­ce­dien­do has­ta es­ta mis­ma se­ma­na, sin ir más le­jos. Los his­to­ria­do­res ex­per­tos en mo­vi­mien­tos so­cia­les ca­li­fi­can la re­be­lión co­mo “la pri­me­ra re­vuel­ta de los agri­cul­to­res eu­ro­peos”, ya que la con­cen­tra­ción de cua­tro ho­ras pa­ra pro­tes­tar por los pre­cios de los pro­duc­tos fi­ja­dos por la Po­lí­ti­ca Agra­ria Co­mu­ni­ta­ria em­pe­zó con ori­gi­na­li­dad −los ga­na­de­ros con­du­je­ron sus va­cas has­ta la sa­la don­de se ce­le­bra­ba una reunión de de­le­ga­dos de los paí­ses miem­bros− y aca­bó co­mo el ro­sa­rio de la au­ro­ra. Se­má­fo­ros arran­ca­dos, ca­bi­nas te­le­fó­ni­cas des­tro­za­das, cien­tos de es­ca­pa­ra­tes ro­tos, tien­das sa­quea­das y mu­cho pro­duc­to agrí­co­la por las ca­lles: hue­vos, pa­ta­tas, ha­ri­na y has­ta po­llos. A pe­sar de que la CEE só­lo con­ta­ba seis paí­ses miem­bros, sus agri­cul­to­res es­ta­ban muy en­fa­da­dos y la po­li­cía bru­se­len­se, tam­bién. ¿El ba­lan­ce? Un agri­cul­tor bel­ga muer­to y dé­ca­das de pro­tes­tas cam­pe­si­nas. El pe­tró­leo tam­bién iba a en­trar en gue­rra ese año. Des­de que el re­vo­lu­cio­na­rio Ga­da­fi tu­vo la idea de exi­gir una ma­yor par­te del be­ne­fi­cio que ob­te­nían las com­pa­ñías pe­tro­lí­fe­ras oc­ci­den­ta­les de los po­zos en Li­bia, su país, otros de­ci­die­ron re­pli­car su exi­to­sa po­lí­ti­ca, que po­nía una es­pa­da de Da­mo­cles so­bre to­das las ga­so­li­ne­ras de Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca. Seis es­ta­dos del gol­fo Pér­si­co −Irán, Irak, Ara­bia Sau­dí, Ku­wait, Qa­tar y Abu Da­bi− lo­gra­ron la mis­ma me­jo­ra tras la fir­ma de los acuer­dos de Tehe­rán con las 22 pe­tro­le­ras más im­por­tan­tes. Has­ta en­ton­ces, el fru­to del pe­tró­leo se re­par­tía al 50%, pe­ro, a par­tir del nue­vo pac­to, el 55% pa­sa­ría a los paí­ses de cu­yo sub­sue­lo bro­ta­ba el oro ne­gro. Es­te asun­to tam­po­co aca­ba­ría aquí.

Por for­tu­na, tam­bién hu­bo opor­tu­ni­da­des pa­ra la dis­ten­sión. Di­cen los mé­di­cos que el ping-pong es un de­por­te que, a pe­sar de su apa­rien­cia me­nor, otor­ga gran­des be­ne­fi­cios a la sa­lud, me­jo­ran­do los re­fle­jos y el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar sin los pe­li­gros del con­tac­to fí­si­co. Qui­zá por to­do ello las au­to­ri­da­des chi­nas y es­ta­dou­ni­den­ses es­co­gie­ron una com­pe­ti­ción de ping pong en Pe­kín, con sus res­pec­ti­vos equi­pos na­cio­na­les, co­mo for­ma de rom­per la gran mu­ra­lla que ha­bían ex­ten­di­do mu­tua­men­te des­de la gue­rra de Co­rea. ¿El re­sul­ta­do del match?

El de las pis­tas fue lo de me­nos: unos me­ses des­pués, la

Re­pú­bli­ca Po­pu­lar de Chi­na era ad­mi­ti­da en la ONU, des­pués de ha­ber­lo in­ten­ta­do en vein­te oca­sio­nes sin éxi­to. Eso sí fue crea­ti­vi­dad.

Bru­se­las, siem­pre efer­ves­cen­te, es­ce­na­rio de in­dig­na­dos

La di­plo­má­ti­ca pe­lo­ti­ta unió a Ni­xon y Mao Ze­dong

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.