Bru­jas y mon­jes

La Vanguardia - - QUIEN - AR­TU­RO SAN AGUS­TÍN

Pú­bli­ca­men­te, de­ter­mi­na­dos poe­tas de la po­lí­ti­ca, que siem­pre po­nen su afec­ta­da li­ra al ser­vi­cio del que man­da y del que pue­de man­dar, fin­gen llo­rar. Esos no son, pues, va­tes sino pla­ñi­de­ras, ofi­cio que en Ca­ta­lun­ya sue­le prac­ti­car­se más en tie­rras ge­run­den­ses, que fue don­de, ha­ce al­gún tiem­po, me ase­gu­ra­ron que la dis­cre­ta Mar­ce­la To­por, es­po­sa de Car­les Puig­de­mont, so­lía acu­dir a las vra­ji­toa­re, que son unas bru­jas ru­ma­nas. Aho­ra aque­llos ru­mo­res ge­run­den­ses se han con­ver­ti­do en reali­da­des. Vas­luiiaus Le­nu­ta, sue­gra de Puig­de­mont, ha con­fir­ma­do, se­gún leo, que su yerno cuen­ta con un amu­le­to, un mar­tzi­sor, pa­ra que la suerte no le aban­do­ne. Y ex­pli­ca la di­fe­ren­cia en­tre un amu­le­to y un ta­lis­mán, que se­ría un asun­to más se­rio eso­té­ri­ca­men­te ha­blan­do. Tan­to Le­nu­ta co­mo su es­po­so, An­drei To­por, no pa­re­cen es­tar muy bien in­for­ma­dos de lo que es­tá pa­san­do en Ca­ta­lun­ya, pe­ro se in­tu­ye que son bue­nas per­so­nas y, ade­más, se su­po­ne que su­frie­ron con­ce­den los tí­tu­los de Ram­blis­tes d’Ho­nor. Aní­bal, que tie­ne la iro­nía, la pre­sen­cia y el bi­go­te de un co­ro­nel in­glés re­ti­ra­do, fue agen­te co­mer­cial y Mer­cè, mo­dis­ta. Vi­vie­ron en la Ram­bla has­ta ha­ce 10 años, que fue cuan­do la es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria los ex­pul­só de ese pa­seo, al ne­gar­les el muy ne­ce­sa­rio as­cen­sor. En el ac­to al que ha­go re­fe­ren­cia, mien­tras es­cu­cha­ba el pre­gón de Jo­sep Cu­ní y ob­ser­va­ba a Ada Co­lau, que cuan­do es­tá ca­lla­da di­ce más co­sas que cuan­do ha­bla o ame­tra­lla, se­guía sin en­ten­der por qué, sal­vo Jor­di He­reu, a ca­si to­dos los al­cal­des de Bar­ce­lo­na les so­bre­vie­ne un de­li­rio de gran­de­za uni­ver­sal, cós­mi­co, en cuan­to les dan la va­ra. ¿Por qué es­tos apa­ren­tes sal­va­do­res de la hu­ma­ni­dad nun­ca pien­san, por ejem­plo, en los ve­ci­nos del Ra­val que han su­fri­do du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po a los oku­pas nar­co­tra­fi­can­tes? O en Aní­bal y Mer­cè, que tu­vie­ron que aban­do­nar su que­ri­da Ram­bla.

Es más fá­cil y có­mo­do de­cir que quie­res sal­var el mun­do en­te­ro que tra­ba­jar. Mu­cho más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.