La jo­ven que plan­ta ca­ra al aco­so ca­lle­je­ro

ES­TA CHI­CA HO­LAN­DE­SA SU­FRIÓ CO­MEN­TA­RIOS SE­XIS­TAS EN BAR­CE­LO­NA Y DE­CI­DIÓ CREAR UN PER­FIL EN INS­TA­GRAM PA­RA DE­NUN­CIAR ES­TA PRÁC­TI­CA

La Vanguardia - - QUIEN - LO­RE­NA MON­TÓN Bar­ce­lo­na

Du­ran­te un mes se de­di­có a ‘ca­zar’ fo­to­grá­fi­ca­men­te a los hom­bres que la aco­sa­ban por la ca­lle

Cat­ca­lling es el tér­mino que se uti­li­za en in­glés pa­ra des­cri­bir la ac­ción de pi­ro­pear a una mu­jer por la ca­lle con in­ten­cio­nes más allá de la adu­la­ción. Pa­la­bras gro­se­ras, nor­mal­men­te con con­no­ta­cio­nes se­xua­les, son las que ca­rac­te­ri­zan es­ta ac­ti­vi­dad eje­cu­ta­da por hom­bres que, en mu­chas oca­sio­nes, no se dan cuen­ta de lo mo­les­to que pue­de re­sul­tar pa­ra quien las re­ci­be. Noa Jans­ma, una jo­ven es­tu­dian­te ho­lan­de­sa, es la res­pon­sa­ble de po­ner en mar­cha una ini­cia­ti­va que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo de­nun­ciar es­tas si­tua­cio­nes y dar­les el nom­bre que me­re­cen: aco­so ca­lle­je­ro.

Dear­cat­ca­llers es el nom­bre de la cuen­ta de Ins­ta­gram que des­de el pa­sa­do mes de agos­to se ha de­di­ca­do a pu­bli­car imá­ge­nes de hom­bres que po­nen en prác­ti­ca el cat­ca­lling. La idea sur­gió cuan­do Jans­ma, de 20 años y re­si­den­te en Ams­ter­dam, via­jó a Es­pa­ña pa­ra pa­sar unos días de va­ca­cio­nes. Su es­tan­cia en Bar­ce­lo­na se vio mar­ca­da por la can­ti­dad de in­di­vi­duos que, sin co­no­cer­la, se di­ri­gían a ella por la ca­lle re­sal­tan­do sus atri­bu­tos fí­si­cos. No era un fe­nó­meno ex­clu­si­vo de nues­tro país, pe­ro Noa que­dó im­pac­ta­da por la nor­ma­li­za­ción de una ac­ti­vi­dad que re­sul­ta in­có­mo­da pa­ra cual­quier mu­jer. Las ca­lles de Ciu­tat Ve­lla fue­ron tes­ti­go del na­ci­mien­to de un per­fil de Ins­ta­gram don­de Noa pu­bli­ca­ría sel­fies, a mo­do de de­nun­cia, jun­to a aque­llos hom­bres que se ha­bían di­ri­gi­do a ella con pa­la­bras ofen­si­vas y de ca­rác­ter se­xual.

“Des­pués de se­guir­me du­ran­te diez mi­nu­tos se­gui­dos: ‘Chi­ca sexy, ¿a dón­de vas? ¿Pue­do ve­nir con­ti­go?”, es­cri­bía Noa en una fo­to que la si­túa en una de las ca­lles co­lin­dan­tes a la Ram­bla. Has­ta die­ci­séis ins­tan­tá­neas rea­li­za­das en Bar­ce­lo­na se pue­den en­con­trar en el per­fil Dear­cat­ca­llers, fo­tos en las que apa­re­cen hom­bres de di­ver­sas eda­des, et­nias y pro­fe­sio­nes. Pe­ro el pe­ri­plo de Noa Jans­ma no se que­dó en la ca­pi­tal ca­ta­la­na.

De re­gre­so a Ams­ter­dam, la jo­ven con­ti­nuó re­tra­tan­do la reali­dad del aco­so ca­lle­je­ro con sel­fies que, tal y co­mo se pue­de apre­ciar, son to­ma­dos con to­tal con­sen­ti­mien­to de sus pro­ta­go­nis­tas. Ya fue­se ca­mi­nan­do, des­de el co­che, des­de una mo­to e in­clu­so des­de la le­ja­nía, los cat­ca­llers no ce­sa­ron de in­cre­par a es­ta es­tu­dian­te que se ha he­cho vi­ral des­pués de ser en­tre­vis­ta­da en una pu­bli­ca­ción de su país. “Nun­ca su­pe muy bien có­mo res­pon­der a los lla­ma­dos cat­ca­llers. Pe­ro al no ha­cer­les ca­so, sen­tía co­mo to­dos esos hom­bres me po­drían de­cir lo que qui­sie­ran sin con­se­cuen­cias”, ex­pli­ca­ba a un pe­rio­dis­ta de Het Pa­rool.

Co­mo ocu­rre en in­ter­net, en cues­tión de días el nom­bre de Noa Jans­ma y la cuen­ta de Ins­ta­gram que pu­so en mar­cha (y que ya tie­ne más de 350.000 se­gui­do­res), apa­re­cie­ron en to­do ti­po de por­ta­les y dia­rios on­li­ne. Es­ta jo­ven se ha­bía con­ver­ti­do en una he­roí­na al atre­ver­se no so­lo a al­zar su voz, sino a po­ner ros­tro a un ti­po de aco­so que mu­chos si­guen sin con­si­de­rar­lo co­mo tal. “Es­tá cla­ro que no veo co­mo un cum­pli­do que al­guien me di­ga por la ca­lle ‘Quie­ro fo­llar­te’”, re­la­ta­ba la mu­cha­cha.

La ges­tión del pro­yec­to Dear­cat­ca­llers por par­te de Noa lle­gó a su fin el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre con in­ten­ción de que otras mu­je­res to­men el con­trol y mues­tren sus pro­pias vi­ven­cias des­de cual­quier par­te del mun­do. “Mi mes de pu­bli­ca­cio­nes ha ter­mi­na­do pe­ro eso no quie­re de­cir que los cat­ca­llers sean al­go del pa­sa­do”, es­cri­bió Jans­ma en el úl­ti­mo de sus posts. “Gra­cias a to­dos por vues­tros men­sa­jes de apo­yo. Ha que­da­do cla­ro que el cat­ca­lling es aún un he­cho fre­cuen­te con el que mu­chas de no­so­tras te­ne­mos que li­diar”, con­clu­ye la jo­ven ho­lan­de­sa que no ha du­da­do en dar la ca­ra pa­ra que el aco­so ca­lle­je­ro de­je de ser al­go acep­ta­do y con­sen­ti­do por la so­cie­dad.

Al­gu­nas de las imá­ge­nes cap­ta­das por Noa Jans­ma y en las que apa­re­cen sus pro­pios aco­sa­do­res, que des­co­no­cían que pos­te­rior­men­te iban a apa­re­cer en la cuen­ta de Ins­ta­gram abier­ta pa­ra de­nun­ciar es­ta prác­ti­ca ma­chis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.