ada co­lau

Cuan­do es­tá ca­lla­da, la al­cal­de­sa di­ce más co­sas que cuan­do ha­bla o ame­tra­lla

La Vanguardia - - QUIEN -

las fe­ro­ci­da­des del ma­tri­mo­nio Ceau­ses­cu. Yo creo que a los To­por-Le­nu­ta hay que per­do­nar­les su fal­ta de in­for­ma­ción, por­que una hi­ja si­gue sien­do una hi­ja.

Tam­bién una bru­ja si­gue sien­do una bru­ja. Las bru­jas han re­cu­pe­ra­do cier­to pro­ta­go­nis­mo so­cial. Ig­no­ro si las vra­ji­toa­re for­man par­te de ese gru­po de bru­jas ru­ma­nas que vi­ven en gran­des ca­sas y to­do a su al­re­de­dor es do­ra­do, des­de la ta­pi­ce­ría de si­llo­nes y si­llas has­ta las cor­ti­nas, al­fom­bras y mue­bles. Aun­que mu­cho más asil­ves­tra­das y sin du­da me­nos pe­li­gro­sas, es­tas bru­jas ru­ma­nas en ma­te­ria de gus­tos es­té­ti­cos vie­nen a ser co­mo al­gu­nos je­ques del pe­tró­leo y co­mo el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump. Yo pre­fie­ro a las bru­jas ma­llor­qui­nas que vi­vie­ron en Lluc­ma­jor.

Así es­tán aquí las co­sas. Mien­tras al­gu­nos mon­jes de la mon­ta­ña pa­re­cen nue­va­men­te em­pe­ña­dos en que­rer con­fun­dir a Dios con el Cé­sar, la dis­cre­ta Mar­ce­la To­por con­sul­ta el fu­tu­ro con sus pai­sa­nas, las bru­jas ru­ma­nas. Pe­ro afor­tu­na­da­men­te, más allá de los mon­jes, las bru­jas y los me­ji­llo­nes bel­gas, que es el pla­to de mo­da mien­tras es­cri­bo es­ta cró­ni­ca, si­guen exis­tien­do ciu­da­da­nos bar­ce­lo­ne­ses co­mo Aní­bal Ro­drí­guez y su es­po­sa Mer­cè Ca­ne­lles. Los co­no­cí en el ac­to anual que los Amics de la Ram­bla or­ga­ni­zan en el Sa­ló de Cent y don­de se

.

Ca­ne­lles y Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.