El ac­tor del per­so­na­je más enig­má­ti­co de ‘Jue­go de tro­nos’

WLASCHIHA, QUE EN­CAR­NA AL AS­TU­TO CRI­MI­NAL DE LA SE­RIE MÁS EXI­TO­SA DE HBO, INAU­GU­RÓ EN BAR­CE­LO­NA LA EX­PO­SI­CIÓN SO­BRE LA SA­GA

La Vanguardia - - QUIEN - AN­DRÉS GUE­RRA Bar­ce­lo­na

Na­ció en la an­ti­gua RDA ha­ce 44 años, ha­bla cin­co idio­mas y re­co­no­ce que no le atraía el ci­ne fan­tás­ti­co

“En es­ta se­rie en­cuen­tro a Sha­kes­pea­re en to­das par­tes; to­do ocu­rre en un ni­vel muy hu­mano”

“Lle­gué es­ta tar­de a Bar­ce­lo­na y al sa­lir del ho­tel pa­ra ve­nir aquí, tres chi­cos, na­da más ver­me, gri­ta­ron ‘¡Va­lar morg­hu­lis!’. En fin, fi­gú­ra­te la es­ce­na. Así que subí a la ha­bi­ta­ción a po­ner­me ga­fas de sol. He de­ci­di­do no qui­tár­me­las mien­tras ca­mi­ne por la ca­lle”. Tom Wlaschiha (Doh­na, Ale­ma­nia, 1973) cuen­ta la anéc­do­ta di­ver­ti­do, sin aso­mo de so­ber­bia. El ac­tor so­lo pre­ten­de zam­bu­llir­se tran­qui­lo en la Bar­ce­lo­na que tan­to le gus­ta y la que tan­tas ve­ces ha vi­si­ta­do an­te­rior­men­te. ¿Qué ha cam­bia­do des­de la úl­ti­ma vez? Que su vi­da cam­bió al con­ver­tir­se en Ja­qen H’ghar, el maes­tro en el ar­te del ase­si­na­to y el dis­fraz de Ar­ya Stark en Jue­go de tro­nos, la se­rie más vis­ta de la his­to­ria.

Tom Wlaschiha, jun­to con Ian Beat­tie –el ac­tor que en­car­na a Sir Meryn Trant– y al­tos di­rec­ti­vos de HBO, ca­nal ar­tí­fi­ce de éxi­tos co­mo Los So­prano, The wi­re y Se­xo en Nue­va York–, fue­ron los en­car­ga­dos de inau­gu­rar la pri­me­ra ex­po­si­ción ofi­cial de Jue­go de tro­nos, mues­tra que arran­ca su gi­ra in­ter­na­cio­nal en las Dras­sa­nes Reials de Bar­ce­lo­na, don­de po­drá ver­se has­ta el 7 de enero. “Mi vi­da pro­fe­sio­nal ha cam­bia­do mu­cho, na­tu­ral­men­te. Pa­ra cual­quier ac­tor es un lu­jo for­mar par­te de una his­to­ria de tan­to éxi­to. Tu ca­ra y tu nom­bre, de re­pen­te, los co­no­ce to­do el mun­do y eso ha­ce más fá­cil que te ten­gan en cuen­ta pa­ra otros pro­yec­tos. Pa­ra mí ha si­do un re­ga­lo ser par­te de Jue­go de tro­nos. Des­de en­ton­ces he te­ni­do mu­chas ofer­tas de tra­ba­jo y es­toy muy agra­de­ci­do por ello”, ex­pli­ca el ac­tor en con­ver­sa­ción con La Van­guar­dia.

Wlaschiha na­ció en la des­apa­re­ci­da RDA y vi­vió la caí­da del Mu­ro con 17 años. Apren­dió ru­so en el co­le­gio –ade­más de su len­gua ma­ter­na, ha­bla tam­bién in­glés, fran­cés, ita­liano y, na­tu­ral­men­te, al­to valy­rio– y la lla­ma de la in­ter­pre­ta­ción co­men­zó a alum­brar­lo por den­tro ha­cia los 14 años. En­ton­ces so­lo ha­bía un ca­nal de te­le­vi­sión en su país y via­jar a Holly­wood era, sen­ci­lla­men­te, una qui­me­ra. “Aún hoy, cuan­do co­jo un avión y ate­rri­zo en EE.UU. me si­gue pa­re­cien­do un tan­to irreal”, re­co­no­ce. Pe­ro lo­gró su sue­ño in­clu­so an­tes de

Jue­go de tro­nos in­ter­vi­nien­do en

Mu­nich (de Ste­ven Spiel­berg) y

Valky­ria (Br­yan Sin­ger). “Eran dos pa­pe­les muy pe­que­ños pe­ro me sir­vie­ron pa­ra apa­re­cer en los tí­tu­los de cré­di­to”, bro­mea. Wlaschiha ha ro­da­do 30 pe­lí­cu­las y ha par­ti­ci­pa­do en 35 series –la prác­ti­ca to­ta­li­dad, pro­duc­cio­nes ale­ma­nas– y tras pa­sar por la se­rie es­tre­lla de HBO, la pro­duc­ción que acu­mu­la más pre­mios Emmy en la his­to­ria de la TV, su te­lé­fono no de­ja de so­nar. Es­te año ha par­ti­ci­pa­do en cin­co se- ries –el día an­tes de ate­rri­zar en Bar­ce­lo­na fi­na­li­za­ba el ro­da­je de Das Boot, ba­sa­da en el éxi­to de ci­ne de los 80–, tie­ne pen­dien­tes tres es­tre­nos pa­ra 2018 y en nin­gu­na ha­ce de ase­sino sin ros­tro: “No te­mo al en­ca­si­lla­mien­to por­que creo que eso es al­go que de­pen­de de uno mis­mo. Tú eres quien es­co­ge qué ha­rás des­pués. Cla­ro que me han lle­ga­do más ofer­tas de fan­ta­sía, pe­ro des­de siem­pre he pro­cu­ra­do in­ter­pre­tar di­fe­ren­tes pa­pe­les. Es una de las ra­zo­nes por las que qui­se con­ver­tir­me en ac­tor, pa­ra ser mu­chas per­so­nas”.

Tom Wlaschiha sa­bía bas­tan­te me­nos del per­so­na­je que le ha da­do fa­ma mun­dial que los fans de Can­ción de hie­lo y fue­go, la sa­ga li­te­ra­ria de Geor­ge R. R. Mar­tin en que se ba­sa la se­rie. De he­cho, nos ex­pli­ca que nun­ca es­tu­vo par­ti­cu­lar­men­te in­tere­sa­do en las his­to­rias de es­pa­da y bru­je­ría pe­ro cuan­do el guión ca­yó en sus ma­nos, su­po de in­me­dia­to que se tra­ta­ba de al­go dis­tin­to. “Yo no era un fan del ci­ne de fan­ta­sía pe­ro es que en es­ta se­rie en­cuen­tro a Sha­kes­pea­re en to­das par­tes. To­do ocu­rre en un ni­vel muy hu­mano, más allá de los ele­men­tos fantásticos: la ira, la en­vi­dia, la cruel­dad, la am­bi­ción, la trai­ción… Es­to me re­sul­ta muy in­tere­san­te”. Y es es­ta lec­tu­ra pro­fun­da lo que se pier­den quie­nes evi­tan una pro­duc­ción de tan­tí­si­ma ca­li­dad só­lo por ser mains­tream. “Pa­ra mí, su éxi­to mun­dial ra­di­ca en re­crear un uni­ver­so pa­ra­le­lo com­ple­to. No es so­lo una his­to­ria o va­rias sino un uni­ver­so ri­quí­si­mo en de­ta­lles; el au­tor in­clu­so in­ven­tó dis­tin­tas len­guas. Tam­bién por­que te per­mi­te es­pe­cu­lar con­ti­nua­men­te so­bre qué pue­de ocu­rrir. To­do es im­pre­vi­si­ble”, afir­ma el ac­tor. ¿Quién le ha­bría gus­ta­do ser de no ha­ber en­car­na­do al per­so­na­je más enig­má­ti­co de la sa­ga? “Uno de mis fa­vo­ri­tos es el mal­va­do Ram­sey Bol­ton. Es que siem­pre me han in­tere­sa­do más los ti­pos ma­los. Creo que fui la úni­ca per­so­na en el mun­do que se en­tris­te­ció cuan­do mu­rió el rey Jof­frey”.

DA­VID AIROB

Tom Wlaschiha, ac­tor de la se­rie Jue­go de tro­nos, en la ex­po­si­ción de la se­rie que se pue­de vi­si­tar en las Dras­sa­nes de Bar­ce­lo­na has­ta el pró­xi­mo 7 de enero

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.