Oto­ño de ca­za

La Vanguardia - - QUIEN -

Des­flo­re­ce el oto­ño por fin, caen las pri­me­ras ho­jas ocres que al­fom­bran el par­que de El Ca­pri­cho y los ma­chos his­pá­ni­cos más po­de­ro­sos que al­gún día le die­ron una zu­rra a una mu­jer que no era la su­ya em­pie­zan a tem­blar. En Ma­drid –en re­dac­cio­nes, go­bier­nos y em­pre­sas– es­tán bien iden­ti­fi­ca­dos los pi­chas lo­cas. La con­fe­sión pú­bli­ca es im­pa­ra­ble en Holly­wood y en las cor­tes: has­ta el mi­nis­tro de De­fen­sa bri­tá­ni­co, que ha di­mi­ti­do por po­ner­le la mano en la ro­di­lla a una pe­rio­dis­ta –¡en la ro­di­lla, sí! con los carros y ca­rre­tas que han aguan­ta­do mu­chas pe­rio­dis­tas es­pa­ño­las por par­te de be­su­co­nes sa­li­vo­sos–. Re­cuer­do a una aza­fa­ta que aún con el sus­to en el cuer­po, me con­tó que su di­rec­ti­ví­si­mo in­sis­tió en acom­pa­ñar­la a ca­sa y, co­mo en las ma­las pe­sa­di­llas, el co­che aca­bó en un des­cam­pa­do don­de él in­ten­tó cam­par a sus an­chas.

Tam­bién ten­go en men­te a aquel po­lí­ti­co que re­ci­bía en al­bor­noz, o a un re­por­te­ro in­tré­pi­do que en mi­tad de la na­da le pe­día a su com­pa­ñe­ro de fa­ti­gas que se tum­ba­ra en la ca­ma por­que que­ría mas­tur­bar­se mi­rán­do­lo. A ca­si to­das las mu­je­res nos han pues­to una mano el cu­lo cuan­do me­nos lo es­pe­rá­ba­mos. Al­gu­nas con­tes­tá­ba­mos con una bo­fe­ta­da, otras con una pe­li­gro­sa ri­si­ta fal­sa. Mu­chos truha­nes de la lla­ma­da al­ta so­cie­dad han pa­sea­do dos mo­ra­les: la pri­va­da y la pú­bli­ca. He co­no­ci­do a di­rec­to­res eje­cu­ti­vos que te­nían la aman­te en Pa­rís y en ve­rano le po­nían pi­so en Mar­be­lla pa­ra te­ner­lo to­do cer­ca.

El fin del de­re­cho de per­na­da es el te­ma del día, ade­más del look tin­ti­ne­ro de Puig­de­mont, con­ver­ti­do hoy en có­mic. Con qué fa­ci­li­dad pa­sa­mos de la preo­cu­pa­ción al es­per­pen­to. El asun­to ca­ta­lán es tra­ta­do aho­ra en es­te Ma­drid don­de per­ma­ne­cen en los bal­co­nes las ban­de­ras es­pa­ño­las igual que en un libreto zar­zue­le­ro. Ahí es don­de hay que pi­sar pa­ra en­ten­der la ciu­dad, el Tea­tro de la Zar­zue­la, ese vi­va la Pe­pa aplau­di­do por las es­pec­ta­do­ras cas­ti­zas fie­les al car­da­do y la la­ca El­nett.

Ter­ce­ra edad hi­per­ven­ti­la­da y pú­bli­co gay con plu­ma, sin du­da los dos sec­to­res de la po­bla­ción más ani­mo­sos, des­pi­die­ron a

Rossy de Pal­ma, a quien to­dos se ri­fan, en la ope­re­ta El can­tor de

Mé­xi­co. A fi­nal de mes, se es­pe­ra allí a Síl­via Pé­rez Cruz, que pre­sen­ta­rá su dis­co Ves­ti­da de nit . La can­tan­te en­tu­sias­ma a los ma­dri­le­ños por su voz y su be­lle­za, que re­sul­tan tan exó­ti­cas co­mo fa­mi­lia­res. Ella no ha­ce de la len­gua un gé­ne­ro, sino que ha­ce mú­si­ca con el cuer­po en­te­ro y en cual­quier len­gua: por­tu­gués, in­glés, ca­ta­lán, cas­te­llano...

El ran­cio abo­len­go abre la tem­po­ra­da de ca­za, mien­tras que las fin­cas pa­ra bo­das y bau­ti­zos se re­nue­van a fin de sa­cu­dir­se la cas­pa y el ver­de lo­den. La Ha­cien­da Cam­poa­mor, don­de se ca­san las fa­mi­lias del pi­je­río me­se­ta­rio, ha si­do renovada por el maes­tro de de­co­ra­do­res Pas­cua Or­te­ga. Do­ra­dos y es­pe­jos, tan en ten­den­cia; vi­bran­tes co­lo­res de cam­po ilus­tra­do; lo clá­si­co –has­ta al­gún ta­piz en la pa­red– y mo­derno (co­mo plan­tas col­gan­tes aquí y allá) her­ma­na­dos y, de fon­do, un es­pí­ri­tu rus­tic chic en bus­ca de fil­tros de luz.

Pa­ra la inau­gu­ra­ción, hu­bo un cóc­tel en un pri­mer sa­lón, don­de las eti­que­tas que re­po­sa­ban so­bre las me­sas sen­ta­ban a gran­des per­so­na­jes ya fa­lle­ci­dos. Las se­ño­ras bo­to­xo­mi­za­das bus­ca­ban de­ses­pe­ra­da­men­te su nom­bre, aun­que so­lo ha­lla­ban los de Sa­ra Mon­tiel, Mar­lon Bran­do, Pablo Pi­cas­so o Ed­gar Allan Poe. El se­gun­do sa­lón sí era pa­ra ce­nar: gaz­pa­cho, sar­di­nas –aho­ra man­jar de ri­cos– y so­lo­mi­llo. Allí se reunie­ron el ci­ru­jano de las vips, En­ri­que Mo­ne­reo, Roberto To­rret­ta y su mu­jer, Car­men Eche­va­rría –los ca­si con­sue­gros de Aman­cio Or­te­ga–, Ana Gar­cía Si­ñe­riz, An­to­nio Es­cá­mez, las her­ma­nas Blan­ca y Ma­ría Suel­ves, la con­de­sa de Car­va­jal , el em­pre­sa­rio ca­ta­lán Juan Ma­ta, que se au­to­pre­sen­ta “exi­lia­do en Ma­drid”.

Hoy, to­do el mun­do que sa­le en te­le­vi­sión y en re­des pre­ten­de ser

ce­le­brity full ti­me job. Se­gún los re­la­cio­nes pú­bli­cas de la vi­lla y cor­te, los vips más pre­cia­dos e icó­ni­cos pa­ra las fies­tas si­guen sien­do Isa­bel Preys­ler y su en­torno. “Son las que me­jor lo han he­cho”, me di­cen los re­la­cio­nes pú­bli­cas: han sa­bi­do ex­po­ner­se sin que­mar­se .Ta­ma­ra Fal­có fe­li­ci­tó en su Ins­ta­gram la el día de To­dos los San­tos reivin­di­can­do “nues­tra fies­ta cris­tia­na”.

Otro nom­bre ca­da vez más so­li­ci­ta­do es el de Ale­jan­dra Sil­va, no­via de Ri­chard Ge­re, em­pre­sa­ria de éxi­to muy in­vo­lu­cra­da en Fun­da­ción Rais, que vi­ve en­tre Ma­drid y Nue­va York. De ella di­cen sus ín­ti­mos que es “una per­so­na ín­te­gra, so­li­da­ria y muy es­pi­ri­tual”. Los ape­lli­dos reales ya no venden, ex­cep­to los de la in­fan­ta Ele­na y sus hi­jos. Es tiem­po de ca­cho­rros de la al­ta so­cie­dad, al­mas bu­dis­tas y con­cien­cias de­la­to­ras.

La Ha­cien­da Cam­poa­mor, don­de se ca­san las fa­mi­lias del pi­je­río me­se­ta­rio, ha inau­gu­ra­do es­ta se­ma­na su nue­va de­co­ra­ción ‘rus­tic chic’

LV

Gon­za­lo Or­tiz, director ge­ne­ral de In­mi­gra­ción de Ma­drid, y su ge­me­lo Ma­nuel, can­di­da­to del PP en Ma­ja­dahon­da, con Ma­ría Fitz-Ja­mes

LV

El de­co­ra­dor Pas­cua Or­te­ga fir­ma la nue­va ima­gen de la Ha­cien­da Cam­poa­mor, con de­ta­lles de es­ti­lo mo­derno y clá­si­co

CAR­LOS AL­VA­REZ / GETTY IMAGES

Ale­jan­dra Sil­va, em­pre­sa­ria de éxi­to y no­via de Ri­chard Ge­re, es una de las más so­li­ci­ta­das en las fies­tas de Ma­drid

Ro­ber­to To­rret­ta y su mu­jer, Car­men Echevarría, con Ma­ría Ca­lle­ja y Juan Mata

LV

Ana García Si­ñe­riz y Ka­ren Az­zi­na­ri, di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­ción de Dior Es­pa­ña, jun­to al –cree­mos– due­ño de la Ha­cien­da Cam­poa­mor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.