Mi no­via juez

La Vanguardia - - VIVIR - Car­los Za­nón

Du­ran­te unos años tu­ve una no­via juez. Era bue­na chi­ca pe­ro nun­ca en­ten­dió a los hu­ma­nos. Tra­ba­ja­ba de lu­nes a vier­nes y guar­dias y días fe­ria­dos y por fe­riar. Co­mo es usual fue una bri­llan­te es­tu­dian­te de De­re­cho. De he­cho, yo cam­bié de es­tu­dios para te­ner al­go de que ha­blar con ella. Por esa épo­ca yo que­ría ser pe­rio­dis­ta para po­der ser es­cri­tor, pe­ro aca­bé sien­do abo­ga­do para ser es­cri­tor y ter­mi­nar sien­do al­go así co­mo pe­rio­dis­ta. Ah, la vi­da, esa co­sa ex­tra­ña con nom­bre de zu­mo de fru­tas.

Te­nía bue­nos sen­ti­mien­tos mi no­via juez pe­ro nun­ca en­ten­dió que la gen­te du­da­ra y se equi­vo­ca­ra, que si­guie­ra du­dan­do y equi­vo­cán­do­se has­ta la de­ci­sión erró­nea fi­nal. Es­tu­dia­ba a to­das ho­ras mi no­via juez. A ve­ces la acom­pa­ña­ba a la bi­blio­te­ca, pe­ro uno aca­ba­ba le­yen­do li­bros ton­tos de poe­tas in­gle­ses, de esos que siem­pre po­sa­ban con ca­sa­cas ro­jas, ca­ras de tí­si­cos y pe­los lle­va­dos por el vien­to del nor­te. Ella que­ría ha­cer un mó­du­lo de em­pre­sa y yo sa­lir to­das las no­ches con ella. Te­nía no­vio así que me es­ti­mó en se­gun­da ins­tan­cia: es­tu­vi­mos jun­tos va­rios años pe­ro ape­nas la veía. Siem­pre es­ta­ba en­tre te­ma­rios, fe­chas y con­vo­ca­to­rias. Mien­tras ella es­tu­dia­ba la usu­ca­pión y cré­di­tos sin­di­ca­dos de in­te­rés flo­tan­te para con­se­guir lle­gar a ma­trí­cu­las, yo me arras­tra­ba por las cla­ses. Ella aca­bó la ca­rre­ra en cin­co años y en mi úl­ti­mo cur­so só­lo el rec­tor era más ve­te­rano que yo. En­la­zó el fi­nal de la ca­rre­ra con opo­si­cio­nes mien­tras yo me apun­té a un gru­po de tea­tro de gen­te lo­cuaz, dro­ga­dic­ta y al­go pro­mis­cua. Tra­ba­jé en co­sas pe­que­ñas y me pe­lea­ba con mis pa­dres mien­tras ella con­si­guió una be­ca para po­der es­tu­diar diez ho­ras dia­rias. Aca­ba­mos por ver­nos só­lo el do­min­go por la tar­de, yo en plan Lou Reed de Per­fect day y ella, en plan Do­ris Day de Qué se­rá se­rá. Yo no me pa­re­cía en na­da a su pa­dre y ella de­ma­sia­do a mi ma­dre. Mien­tras yo co­no­cí y vi­ví en­tre gen­te gran­de, pe­que­ña, idio­ta, di­ver­ti­da, lis­ta, mar­ca­da y sin mar­car en no­ches ra­ras y días lar­gos. Cho­can­do y abra­za­do a ti­pos ta­ra­dos, ri­cos, po­bres, ob­se­si­vos, de­pen­dien­tes, co­bar­des, arro­ja­dos, con­fu­sos, pil­tra­fas, hé­roes y vi­lla­nos, las­tre, pu­rria y ben­di­ción de Dios, lea­les, pe­ga­jo­sos, tó­xi­cos y vi­ta­les, ella se pa­só tres años con li­bros, exá­me­nes y una ra­dio ro­ja en la que sin­to­ni­za­ba Kiss FM.

Al fi­nal ella con­si­guió lo que que­ría: ser juez y un ma­ri­do ca­bal. Aho­ra su tra­ba­jo con­sis­te en de­ci­dir las cui­tas y los erro­res de to­da esa gen­te con la que no coin­ci­dió ni una so­la vez en to­da su vi­da. Esos per­so­na­ji­llos que se equi­vo­can, que se les en­gan­cha el pie en el es­ca­lón al ti­rar­se en mar­cha, que aman a quien no les con­vie­ne o in­vier­ten lo que no tie­nen en el ne­go­cio del cu­ña­do ladrón. Du­ran­te unos años tu­ve una no­via juez. No tu­ve nun­ca no­via tan pe­li­gro­sa. Me pre­gun­to qué ha­brá si­do de ella.

“Era bue­na chi­ca pe­ro nun­ca en­ten­dió a los hu­ma­nos; tra­ba­ja­ba de lu­nes a vier­nes y días fe­ria­dos y por fe­riar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.