¿Fin de la gran coa­li­ción?

La Vanguardia - - OPINIÓN - Ma­nuel Cas­tells

Re­cuer­da us­ted cuan­do el fin del bi­par­ti­dis­mo im­pi­dió la for­ma­ción de go­bierno y obli­gó a la re­pe­ti­ción de elec­cio­nes en Es­pa­ña? ¿Re­cuer­da cuan­do se va­ti­ci­na­ban to­da cla­se de ca­tás­tro­fes ca­so de re­pe­tir las elec­cio­nes y se po­nía a Ale­ma­nia co­mo ejem­plo de es­ta­bi­li­dad, en base a la gran coa­li­ción en­tre con­ser­va­do­res y so­cial­de­mó­cra­tas? Pues aho­ra en Ale­ma­nia ocu­rre tres cuar­tos de lo mis­mo. Y la sig­ni­fi­ca­ción de es­te he­cho su­pe­ra el con­tex­to es­pe­cí­fi­co ale­mán. Por­que la es­ta­bi­li­dad económica y po­lí­ti­ca ale­ma­na ha cons­ti­tui­do du­ran­te lar­go tiem­po la base so­bre la cual la Unión Eu­ro­pea se iba cons­tru­yen­do con­tro­lan­do los olea­jes de so­cie­da­des ca­da vez más crí­ti­cas con sus go­bier­nos. Y aho­ra re­sul­ta que tras los em­ba­tes de la cri­sis económica y la lle­ga­da ma­si­va de re­fu­gia­dos, el Par­la­men­to se ha frag­men­ta­do en seis gru­pos di­fe­ren­tes, los so­cial­de­mó­cra­tas se nie­gan a re­edi­tar una gran coa­li­ción que les ha he­cho caer en pi­ca­do y los in­ten­tos de con­ci­liar li­be­ra­les y ver­des en una coa­li­ción a tres es­ta­ban con­de­na­dos al fra­ca­so co­mo lo es­tu­vo en Es­pa­ña el in­ten­to de aliar Po­de­mos y Ciu­da­da­nos, in­com­pa­ti­bles en todo.

Las elec­cio­nes de sep­tiem­bre mos­tra­ron que, pe­se al li­de­raz­go de An­ge­la Mer­kel, po­si­ble­men­te la úni­ca po­lí­ti­ca eu­ro­pea con ta­lla de es­ta­dis­ta, los de­mo­cris­tia­nos per­die­ron 8,6 pun­tos y se que­da­ron en el 32,9% del vo­to, muy le­jos de una ma­yo­ría go­ber­na­ble. Pe­ro la he­ca­tom­be fue pa­ra los so­cial­de­mó­cra­tas, que ca­ye­ron al ni­vel más ba­jo de su his­to­ria, el 20,5%, por­que pa­ga­ron su apo­yo a las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad por la iz­quier­da y a las po­lí­ti­cas hu­ma­ni­ta­rias por la derecha. Mien­tras que los li­be­ra­les del FDP re­mon­ta­ban. Pe­ro la ver­da­de­ra des­es­ta­bi­li­za­ción pro­vino no só­lo de los xe­nó­fo­bos de Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia, sino del im­por­tan­te vo­to pro­gre­sis­ta a la iz­quier­da de los so­cial­de­mó­cra­tas. Al­ter­na­ti­va ob­tu­vo el 12,6%, mien­tras que Die Lin­ke (ex­tre­ma iz­quier­da) al­can­za­ba el 9,2% y los Ver­des, el 8,9%. O sea, que la crí­ti­ca de iz­quier­da su­pe­ra en mu­cho a la ex­tre­ma derecha.

En ese Par­la­men­to frag­men­ta­do, la úni­ca so­lu­ción es­ta­ble era re­edi­tar la fa­mo­sa gran coa­li­ción, la for­mu­la que fas­ci­na a los so­cia­lis­tas es­pa­ño­les que cons­pi­ra­ron con­tra Pe­dro Sán­chez. Pe­ro re­sul­ta que Mar­tin Schultz, lí­der so­cial­de­mó­cra­ta, ex­pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo, hi­zo sus cuen­tas y cons­ta­tó el des­cen­so cre­cien­te de los vo­tos po­pu­la­res con­for­me se iban ali­nean­do no tan­to con las po­lí­ti­cas de Mer­kel sino con las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad de sus mi­nis­tros de Fi­nan­zas. Y de­ci­dió que has­ta aquí ha­bían lle­ga­do. Re­sul­ta­do, Mer­kel no tie­ne ma­yo­ría pa­ra go­ber­nar y se mul­ti­pli­can las crí­ti­cas por su tác­ti­ca de pa­cien­cia in­mo­vi­lis­ta pa­ra can­sar al per­so­nal has­ta que se rin­dan. ¿Les re­cuer­da a al­guien? Por tan­to, en prin­ci­pio ame­na­za con con­vo­car nue­vas elec­cio­nes en el 2018. Y ahí se des­en­ca­de­na­ron to­das las ad­ver­ten­cias so­bre la ines­ta­bi­li­dad. Lla­ma­mien­tos del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca (el so­cial­de­mó­cra­ta Stein­meier) a la res­pon­sa­bi­li­dad y, so­bre todo, ofen­si­va den­tro del SPD pa­ra des­ca­bal­gar al lí­der del par­ti­do, Mar­tin Schultz.

Por el mo­men­to, tie­nen que ha­cer tres vo­ta­caio­nes en el Par­la­men­to y si no hay ma­yo­ría el pre­si­den­te di­sol­ve­rá el Par­la­men­to y con­vo­ca­rá elec­cio­nes. En unas se­ma­nas hay un comité fe­de­ral so­cial­de­mó­cra­ta y ya se han po­si­cio­na­do can­di­da­tos pa­ra ha­cer di­mi­tir a Schultz y vol­ver a la gran coa­li­ción que les pi­den los gru­pos eco­nó­mi­cos y las ins­ti­tu­cio­nes. Por aho­ra, Ma­nue­la Sch­we­sing, pre­si­den­ta de Mec­klem­bur­go-An­te­po­me­ra­nia, y Olaf Scholz, al­cal­de de Ham­bur­go, em­pie­zan a mo­ver­se.

La re­sis­ten­cia de Schultz no es ca­pri­cho­sa. Par­te del aná­li­sis de la cri­sis de la so­cial­de­mo­cra­cia eu­ro­pea en su elec­to­ra­do por ha­ber re­nun­cia­do a su pro­pio pro­gra­ma, en par­ti­cu­lar en la de­fen­sa del Es­ta­do de bie­nes­tar y en su re­la­ción con los sin­di­ca­tos. Du­ran­te la cri­sis económica, la alian­za del Pa­sok grie­go con los con­ser­va­do­res lle­vó a su ca­si extinción. Lo mis­mo su­ce­dió en Ho­lan­da, otro bas­tión his­tó­ri­co de la gran coa­li­ción. En Fran­cia, los so­cia­lis­tas de Ho­llan­de se au­to­des­tru­ye­ron de­fen­dien­do po­lí­ti­cas neo­li­be­ra­les en ple­na cri­sis. En reali­dad, el Par­ti­do So­cia­lis­ta fran­cés ha de­ja­do de

Es­ta fór­mu­la se ha hun­di­do por

más que sus su­per­vi­vien­tes se

atrin­che­ren en unas ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas ca­da vez más des­le­gi­ti­ma­das

exis­tir y su tráns­fu­ga Ma­cron in­ten­ta un reino pre­si­den­cia­lis­ta que reite­ra la gran coa­li­ción den­tro de su par­ti­do. En el Reino Uni­do, la ter­ce­ra vía de Blair, o sea, ha­cer una po­lí­ti­ca de de­re­chas y be­li­cis­ta des­de un par­ti­do de iz­quier­da, lle­vó a la vic­to­ria aplas­tan­te de los con­ser­va­do­res y de ahí al Bre­xit co­mo mo­vi­mien­to an­ti­es­ta­blish­ment a la vez con­tra con­ser­va­do­res y la­bo­ris­tas. Mi­ren por don­de hay una re­mon­ta­da es­pec­ta­cu­lar de los la­bo­ris­tas, que ga­na­rían hoy las elec­cio­nes se­gún las en­cues­tas con el pro­gra­ma cla­ra­men­te de iz­quier­da tra­di­cio­nal de Je­remy Corbyn. Tan só­lo los so­cia­lis­tas por­tu­gue­ses, alia­dos con la iz­quier­da y los so­cial­de­mó­cra­tas sue­cos, re­ti­cen­tes al neo­li­be­ra­lis­mo, man­tie­nen sus elec­to­ra­dos.

¿Qué quie­re de­cir es­te re­co­rri­do por la po­lí­ti­ca so­cia­lis­ta eu­ro­pea? Que la fór­mu­la de gran coa­li­ción fue la ex­pre­sión po­lí­ti­ca del con­sen­so neo­li­be­ral que do­mi­nó Eu­ro­pa y el mun­do has­ta desem­bo­car en la cri­sis fi­nan­cie­ra. Y que el par­ti­do que te­nía más que per­der fue la so­cial­de­mo­cra­cia por­que pa­ra lle­gar al po­der dio la es­pal­da a su tra­di­ción histórica, ade­más de per­der, al igual que to­dos los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, el apo­yo de los jó­ve­nes. Por eso la gran coa­li­ción ya no exis­te sino en las in­ten­cio­nes de al­gu­nos di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas dis­pues­tos a ga­nar tiem­po pa­ra lle­gar a la ju­bi­la­ción aun a cos­ta de li­qui­dar sus par­ti­dos.

Aún hay al­go más pro­fun­do. Es una con­tra­dic­to­ria tran­si­ción histórica ha­cia nue­vas for­mas de re­pre­sen­ta­ción de­mo­crá­ti­ca, in­te­gran­do nue­vos va­lo­res y crean­do nue­vos mo­de­los de par­ti­do. El bi­par­ti­dis­mo se trans­for­mó en al­ter­nan­cia mo­no­par­ti­dis­ta. Es­ta fór­mu­la se ha hun­di­do por más que sus su­per­vi­vien­tes se atrin­che­ren en unas ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas ca­da vez más des­le­gi­ti­ma­das. De ahí sur­gen los Trump, Bre­xit, Ma­cron. Y tam­bién ful­go­res de una nue­va po­lí­ti­ca que aún es­tá apren­dien­do a an­dar por las rui­nas del mun­do que fue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.