Con­tra­tos tro­cea­dos

La Vanguardia - - SUMARIO - PÁ­GI­NA 64

La ten­den­cia de las em­pre­sas de en­ca­de­nar con­tra­tos tem­po­ra­les con un mis­mo tra­ba­ja­dor para aho­rrar gas­tos se ha in­cre­men­ta­do no­ta­ble­men­te, con im­por­tan­tes cos­tes para la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

La ro­ta­ción en el mer­ca­do la­bo­ral se ha dis­pa­ra­do en los úl­ti­mos años: una par­te de los tra­ba­ja­do­res en­tra y sa­le de él con enor­me fre­cuen­cia, con cos­to­sas im­pli­ca­cio­nes para el sis­te­ma de pro­tec­ción y para las tra­yec­to­rias de co­ti­za­ción de es­tos asa­la­ria­dos. Prue­ba de ello son los ca­da vez más abun­dan­tes con­tra­tos de muy cor­ta du­ra­ción (los de me­nos de una se­ma­na re­pre­sen­tan el 25% del to­tal de los dos mi­llo­nes que se re­gis­tran al mes). Un aná­li­sis de los in­ves­ti­ga­do­res de Fe­dea Flo­ren­tino Fel­gue­ro­so y Mar­cel Jan­sen se cen­tra en par­te de es­ta pre­ca­ri­za­ción la­bo­ral, la re­con­tra­ta­ción, y po­ne ci­fras al uso “muy in­ten­si­vo” de em­plear reite­ra­da­men­te en una em­pre­sa a un mis­mo tra­ba­ja­dor por pe­rio­dos cor­tos de tiem­po y pa­san­do con asi­dui­dad por las ofi­ci­nas de des­em­pleo.

El ex­ten­di­do há­bi­to de con­tra­tar, en­viar al pa­ro y al po­co in­cor­po­rar a la plan­ti­lla de nue­vo al mis­mo tra­ba­ja­dor apa­re­ce re­fle­ja­do, de pro­me­dio, en na­da me­nos que dos de ca­da tres con­tra­tos tem­po­ra­les que se fir­man ca­da mes en Es­pa­ña. Así, se­gún el es­tu­dio de Fel­gue­ro­so y Jan­sen, ba­sa­do en to­das las con­tra­ta­cio­nes fir­ma­das y las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo con­ce­di­das en­tre el 2007 y el 2017, só­lo un 36% de los nue­vos con­tra­tos tem­po­ra­les no vie­ne pre­ce­di­do de otra re­la­ción la­bo­ral en los úl­ti­mos tres años en­tre el mis­mo tra­ba­ja­dor y la mis­ma em­pre­sa.

Se tra­ta, ad­vier­ten los in­ves­ti­ga­do­res, de una prác­ti­ca cos­to­sa para la Se­gu­ri­dad So­cial e “in­jus­ta” para las em­pre­sas (y sus tra­ba­ja­do­res) que no lle­van tan al lí­mi­te la con­tra­ta­ción tem­po­ral. La re­con­tra­ta­ción tie­ne “un im­pac­to”, avi­sa Fel­gue­ro­so. “To­das las em­pre­sas con­tri­bu­yen bá­si­ca­men­te de la mis­ma ma­ne­ra, pe­ro las que uti­li­zan es­te re­cur­so en ex­ce­so son más deu­do­ras res­pec­to a las que no des­pi­den nun­ca o muy po­co”. Ade­pi­cos más, “es­te sis­te­ma per­ver­so in­cen­ti­va un ma­yor uso de las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo y dis­tor­sio­na los sa­la­rios”.

“La ta­sa de re­con­tra­ta­ción en Es­pa­ña es muy al­ta –des­ta­ca Mar­cel Jan­sen–, in­clu­so ma­yor que en un país co­mo Es­ta­dos Uni­dos, don­de es­tá ci­fra­da en el 40%”. Los au­to­res del es­tu­dio ad­vier­ten de que el ac­tual sis­te­ma de co­ti­za­ción alien­ta que una re­la­ción con­trac­tual que po­dría du­rar un año se frac­cio­ne en va­rias de me­ses o se­ma­nas; y, así, los em­pre­sa­rios que abu­san se ahorran el pa­go a los tra­ba­ja­do­res de va­ca­cio­nes, fes­ti­vos y sa­la­rios de pe­rio­dos fue­ra de los de tra­ba­jo, cuan­do –re­cuer­dan los ci­ta­dos in­ves­ti­ga­do­res– hay fi­gu­ras en la le­gis­la­ción la­bo­ral que per­mi­ten dar ma­yor es­ta­bi­li­dad al em­pleo, co­mo los fi­jos dis­con­ti­nuos o la con­tra­ta­ción a tiem­po par­cial.

El in­for­me con­clu­ye que es­ta prác­ti­ca de “tro­cear” los con­tra­tos tem­po­ra­les es­tá ex­ten­di­da en “la ma­yo­ría” de las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas. En to­do ca­so, en los úl­ti­mos tres años cer­ca de la mi­tad de las re­con­tra­ta­cio­nes se pro­du­je­ron en la hos­te­le­ría, las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y la agri­cul­tu­ra y otra ter­ce­ra par­te de los ca­sos se acumuló en la in­dus­tria, el co­mer­cio, la sa­ni­dad y la cons­truc­ción.

El re­cu­rren­te pa­so por el des­em­pleo de es­tos tra­ba­ja­do­res, se­ña­lan Fel­gue­ro­so y Jan­sen, tam­bién pa­sa fac­tu­ra al gas­to en pres­ta­cio­nes: en el 2016, só­lo el 37% del des­em­bol­so en es­te ti­po de ayu­das por fi­na­li­za­ción de con­tra­to no se co­rres­pon­de a un tra­ba­ja­dor con una vin­cu­la­ción pre­via o pos­te­rior a la mis­ma em­pre­sa. Por to­do ello, los ex­per­tos de Fe­dea se mues­tran par­ti­da­rios de in­tro­du­cir un sis­te­ma bo­nus/ma­lus so­bre la co­ti­za­ción que abo­nan las em­pre­sas a la Se­gu­ri­dad So­cial, aun­que re­co­no­cen que no es sen­ci­llo de apli­car. “Di­se­ñar es­te ti­po de me­di­das es to­do me­nos fá­cil”, ad­mi­te Jan­sen.

Pre­ci­sa­men­te, el pa­sa­do sep­tiem­bre, la mi­nis­tra de Em­pleo, Fá­ti­ma Bá­ñez, pro­pu­so a los agen­tes so­cia­les es­ta­ble­cer nue­vas pe­na­li­za­cio­nes para las em­pre­sas con un gra­do de tem­po­ra­li­dad más ele­va­do que el del sec­tor al que per­te­ne­cen. Las ne­go­cia­cio­nes en­tre Em­pleo, sin­di­ca­tos y pa­tro­nal so­bre la lu­cha con­tra la pre­ca­rie­dad la­bo­ral es­tá aún en pa­ña­les, aun­que la mi­nis­tra ase­gu­ró en su día que ha­bía que lle­gar a un acuer­do an­tes de que con­clu­ya el año. En

ABU­SO

Al­gu­nas em­pre­sas re­con­tra­tan a la mis­ma per­so­na para aho­rrar­se va­ca­cio­nes o des­can­sos

PRE­CA­RIE­DAD

Dos de ca­da tres nue­vos con­tra­tos re­pi­ten el víncu­lo de com­pa­ñía y em­plea­do

ca­so con­tra­rio, ad­vir­tió Bá­ñez, el Go­bierno pre­sen­ta­rá an­te el Par­la­men­to su pro­pia pro­pues­ta. Ade­más del bo­nus/ma­lus en las co­ti­za­cio­nes, el Eje­cu­ti­vo quie­re lle­var ade­lan­te su com­pro­mi­so con Ciu­da­da­nos para re­du­cir los con­tra­tos a tres ti­pos (in­de­fi­ni­do, tem­po­ral y de for­ma­ción) e in­tro­du­cir una in­dem­ni­za­ción cre­cien­te para los de du­ra­ción de­ter­mi­na­da.

LUIS TA­TO / AR­CHI­VO

La res­tau­ra­ción es un sec­tor pro­cli­ve a la re­con­tra­ta­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.