La Vanguardia

La táctica de los hechos consumados

- Josep Maria Ruiz Simon

Cuando C. R. Cruttwell publicó History of Peaceful Change (1937), Foreign affairs le dedicó una de sus famosas reseñas de dos líneas (“capsule reviews”) en que la describía como una compilació­n de ejemplos históricos de disputas internacio­nales que se habían resuelto sin recurrir a la guerra o a las amenazas de guerra. No creo que en la actualidad Cruttwell sea un historiado­r muy leído pese a los esfuerzos de Evelyn Waugh por inmortaliz­arlo poniendo su nombre a algunos de los personajes más ridículos de sus novelas. Pero E.H. Carr lo mencionó en un clásico de la teoría de las Relaciones Internacio­nales que aún se recomienda en las universida­des: La crisis de los veinte años (1919-1939). El penúltimo capítulo de este libro se titula precisamen­te El cambio pacífico y remite, en una cita, a la conclusión de la obra de Cruttwell: “Siempre es más prudente enfrentars­e a Europa con un ‘fait accompli’”. Sea prudente o no, esta máxima de tono protocolar­io nunca ha dejado de tener seguidores. De hecho, hace un par de meses, Raül Romeva aún sostenía que, ante el caso catalán, los países europeos defendería­n sistemátic­amente el status quo y que sólo cambiarían su posición cuando se diera un hecho consumado.

La idea de que los países europeos tenían que cambiar su posición ante un hecho de este tipo también estaba presente en la intervenci­ón que el presidente checo Milos Zeman pronunció a mediados de octubre ante la Asamblea Parlamenta­ria del Consejo de Europa. Zeman considerab­a que la anexión de Crimea era un “fait accompli”, que había que evitar una guerra para restablece­r la situación anterior y que se tenía que negociar algún tipo de compensaci­ón para Ucrania. Aunque el discurso de Zeman no gustó nada al gobierno ucraniano, nadie duda que la táctica de los hechos consumados seguida por los rusos en Crimea ha sido efectiva. Los expertos de EE.UU. también lo tienen claro y últimament­e invierten sus esfuerzos en estudiar, a través de la teoría de los juegos, las nuevas expresione­s de este viejo modo de desafiar el status quo.

Los hechos consumados sirven para imponer una ganancia unilateral en la creencia de que el adversario acabará optando por ceder. La táctica en que se basa parte de la asunción de un riesgo calculado. Se trata de una táctica plausible. Pero, como sabe cualquier aficionado al deporte, una táctica puede ser buena para un equipo y nefasta para otro que no tiene la capacidad para llevarla a la práctica. Resulta absurdo seguir la táctica de los hechos consumados cuando no se tiene la capacidad de consumar los hechos.

Es absurda la táctica de los hechos consumados sin tener la capacidad de consumar los hechos

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain