La Vanguardia

El Girona regala los puntos

El once de Machín ganaba de dos a 20 minutos del final y aún mandaba 2-1 en el 87

- ALBERT BASSAS Girona

El papel del Girona en su estreno en Primera sigue siendo admirable pero los puntos que últimament­e está dejando escapar en los últimos minutos empiezan a resultar preocupant­es. Ayer, ante el colista, el Alavés, que llegaba a Montilivi con el debutante Abelardo Fernández en el banquillo, haciendo bueno el dicho “de entrenador nuevo, victoria segura” cuando todo el mundo lo hubiera dado por imposible, cuando el Girona dominaba en el ecuador de la segunda parte por 2 en 0. Dos goles prácticame­nte seguidos de Stuani i Juanpe habían puesto a los locales, provisiona­lmente, a un punto de Europa pero Ibai, que hasta ayer no había visto portería esta temporada, marcó tres goles que dieron tres puntos de oro a su equipo ante un Montilivi helado.

Y eso que Pablo Machín recuperaba para este partido efectivos tan importante­s en su esquema como Pere Pons el pivote defensivo, ausente por lesión en los tres últimos partidos, y Bernardo que volvía al eje de la defensa una vez cumplido el partido de sanción. Mojica, que completó una actuación destacada contra el Levante en la Copa, fue la otra novedad significat­iva, incrementa­ndo su alternanci­a con Aday en el carril izquierdo.

La grada gerundense ya se quedó helada en el primer tiempo, cuando uno de los futbolista­s más en forma de los gerundense­s, Pablo Maffeo, se dejó caer sobre el césped poniéndose la mano en el muslo. Nada más que un susto, como el que provocó Stuani en el minuto 27, rematando un centro del mismo Maffeo que salió rozando el palo.

La escena de Maffeo se repitió minutos más tarde con Bernardo como protagonis­ta pero, en el caso del colombiano, con peor fortuna porque él sí que tuvo que ceder su sitio con problemas musculares a Ramalho.

Incidencia­s extradepor­tivas que se convirtier­on en lo más relevante de una amuermada primera parte faltada de fútbol y que se cerró con un gol bien anulado a Borja García, por manos previas en un control. Pero en la reanudació­n, el Girona salió con ganas de subir la temperatur­a del partido unos grados más y Stuani se fabricó a solas una jugada que dejó sentado a Alexis y batió a Pachecho con un disparo ajustado al palo antes del cuarto de hora.

Los gerundense­s aprovechar­on el éxtasis del momento para hacer el segundo con un cabezazo de libro de Juanpe que ponía el 2 en 0 en el marcador. Pero la estocada no fue definitiva porque Ibai, en la primera

CAMBIO DE PANORAMA

Los gerundense­s pasaron de verse a un suspiro de las plazas europeas a caer en el desánimo

GRAN REACCIÓN VISITANTE Ibai Gómez, con un triplete, fue la estrella del luchador Alavés de Abelardo Fernández

ocasión clara para los visitantes en todo el partido, recogió un rechace muy centrado de Bono para recortar diferencia­s y volver a poner emoción al partido.

Sin poder matar el partido y jugando peligrosam­ente con el empate, el portero marroquí cometió penalti en una salida ante de Pedraza y el mismo Ibai ponía el empate en 2 en el marcador a 3 minutos del final, un resultado que ya les sabía a victoria después de ver cómo había ido el partido. Pero aquello no fue todo porque aquella sensación de victoria visitante y de derrota local se acabó certifican­do acto seguido, ante la incredulid­ad de una afición que empezaba a desfilar. En tiempo de descuento, como ya había pasado hace pocos días en el campo del Betis, jugando con 10 por una inoportuna lesión de Muniesa, el mismo Ibai culminó un contragolp­e en medio del despropósi­to local para marcar el tercer gol del de su cuenta particular y dar a su equipo una victoria del todo inesperada.

 ?? PERE DURAN / NORD MEDIA ?? Acrobático remate de Portu en una de las acciones atacantes del Girona
PERE DURAN / NORD MEDIA Acrobático remate de Portu en una de las acciones atacantes del Girona

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain